Nicaragua firmó este 31 de agosto un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China. En entrevista exclusiva con Sputnik, el ministro nicaragüense de Fomento, Industria y Comercio, Jesús Bermúdez, habla más a fondo sobre los beneficios y las expectativas alrededor del documento.

De acuerdo con el funcionario, el TLC entre el país latinoamericano y el gigante asiático es un "paso estratégico" del Gobierno de Nicaragua, al mando de Daniel Ortega, en un contexto político en donde las relaciones comerciales entre países se han politizado.

"La firma del TLC con China (...) es para Nicaragua un paso estratégico de nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en la dirección correcta, en este mundo en donde cada vez las relaciones comerciales internacionales se están politizando, creando trabas y sanciones ilegales que obstaculizan el comercio bilateral, regional y multilateral", sentenció el ministro en entrevista con Sputnik.

Con base en datos de autoridades nicaragüenses, el 91,4% de los productos exportables del país latinoamericano gozarán de preferencias arancelarias con la entrada en vigencia del TLC en enero de 2024. Además, el 71% de estos productos se encuentran en condición de acceso inmediato al mercado chino.

El ministro Bermúdez aseveró que para el Gobierno de Nicaragua, China es un socio de gran relevancia debido a su poder de consumo, sus avanzadas tecnología e inversiones importantes.

"China para nosotros es un socio política y económicamente confiable con más de 1.400 millones de consumidores, con grandes avances en tecnologías, capitales de inversión importantes; así que esperamos grandes beneficios a partir del TLC para ambos países", detalló.

Las expectativas alrededor del TLC

Tras la ceremonia de la firma del TLC, Laureano Ortega Murillo, asesor presidencial para la Promoción de Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional de Nicaragua, indicó que el acuerdo generará beneficios económicos y sociales, así como nuevas inversiones y la creación de nuevas fuentes de trabajo.

Con él coincide el ministro Bermúdez, quien agregó se prevé que el TLC traiga consigo "beneficios bastante amplios" para los dos países en sentido de las importaciones y exportaciones de varios productos.

"Esperamos, por ejemplo, que toda nuestra producción agropecuaria pueda beneficiarse, no solamente a partir de las exportaciones, sino también de la importación de insumos, materias primas, bienes intermedios, maquinaria y equipos a menores costos desde China. También esperamos que se beneficien nuestras industrias de zonas francas, particularmente las industrias automotrices", explicó el funcionario.

Asimismo, Nicaragua espera que la inversión china fluya al interior del país latinoamericano, lo que puede beneficiar a la agroindustria, el turismo, la construcción, el sector financiero y los servicios logísticos.

El ministro Jesús Bermúdez aseveró que para que este TLC entre Nicaragua y China dé frutos, la participación y disposición de ambos gobiernos es esencial, pero también se requiere "el concurso de los productores, empresarios e inversiones nacionales, de forma tal que esté en manos de ellos usar este instrumento en beneficio propio y de nuestro país".

Pero este TLC no solo beneficiara a los empresarios, subrayó Bermúdez, sino que también está pensado para ser un instrumento que ayude a los ciudadanos, quienes, explicó, recibirán bienes de consumo a precios menores y con una oferta más amplia y de calidad.

"También nuestros consumidores se podrán beneficiar, esperamos, de los menores costos de producción con respecto a los alimentos que ya producimos en el país a través de la compra en China de las materias primas, insumos, bienes intermedios y bienes de capital que no producimos y que utilizamos para reproducirlos. Esperamos que los importadores nicaragüenses también vean estas oportunidades para completar este beneficio para ambos actores de nuestra economía", abundó.

¿Un primer paso hacia los BRICS?

El TLC, recordó el ministro de Fomento, Industria y Comercio, "es producto de la cooperación entre ambos países y muestra concreta de la profundización de los ya fuertes lazos políticos, de amistad y cooperación".

"Así que sí, los lazos políticos entre nuestros países siguen estrechándose en beneficio de ambos pueblos, a través del TLC y de toda la fluida cooperación bilateral, en una cada vez más amplia gama de sectores en los ámbitos políticos, económicos, sociales y culturales", sentenció.

En este contexto, el funcionario nicaragüense apuntó que la forma de este Tratado de Libre Comercio con China podría ser un primer paso rumbo a una posible adhesión del país latinoamericano al bloque que, actualmente, representa más del 31% del Producto Interno Bruto global y el 42% de la población mundial.

"Sería un honor pertenecer a este grupo", dijo el ministro, quien describió al bloque como "fruto del multilateralismo tan necesario en estos tiempos en donde el hegemonismo quiere prevalecer".

"Este grupo [los BRICS] está siendo un contrapeso a la hegemonía, una práctica maliciosa, viciosa y perniciosa que ha impuestos cientos de años de atraso y saqueo a los países en desarrollo como Nicaragua. Nicaragua comparte los principios y compromisos del grupo y sería un honor ser parte de dicho grupo", aseguró.

China, agregó Bermúdez, ha estado impulsando en los últimos años la cooperación con respeto a la soberanía de los Estados, lo que le ha permitido al gigante asiático estrechar lazos con diversos países del centro y sur de América.

"El TLC que se acaba de suscribir con Nicaragua, de alguna manera es también producto de esos esfuerzos de China por acercarse de estas regiones (centro y Sudamérica) con los cuales existe no solamente una afinidad política, sino también objetivos compartidos en otros ámbitos de la política exterior", dijo.

Jesús Bermúdez aseveró que el gigante asiático es un socio comercial "de gran peso, un socio muy grande", por lo que las oportunidades económicas son diversas. "Esperamos aprovechar esto en el corto, mediano y largo plazo".

"Nos gustaría una cooperación con Rusia en estos mismos niveles"

Durante la entrevista con Sputnik, el ministro Bermúdez hizo votos para que en el corto plazo la relación comercial entre Nicaragua y Rusia esté al mismo nivel al que ya se llegó con China.

"Nos gustaría que nuestra relación también con Rusia estuviera en esos mismos niveles de cooperación y de intercambio comercial. Así que esperamos pronto también poder tener un acuerdo comercial importante con Rusia que nos permita cultivar nuestras relaciones comerciales y bilaterales", indicó.

El funcionario nicaragüense recordó que ya ha habido varios acercamientos con las autoridades rusas para lograr un acuerdo. Asimismo, agregó que Nicaragua busca cooperar de forma importante con las naciones euroasiáticas.