Con la presencia de nicaragüenses que se dedican profesionalmente al tema de bienes raíces, el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (MIFIC) celebró una capacitación sobre la actualización de la Ley 1129 o Ley sobre Correduría y Bienes Raíces de Nicaragua.

Esta ley fue promulgada el 8 de septiembre de 2022 y entró en vigencia en diciembre pasado. El propósito de esta ley es ordenar y reglamentar este mercado de bienes y mobiliario. Es importante destacar que ya existía una ley sobre esta labor, pero tenía que actualizarse y por eso se aprobó una nueva ley por la Asamblea Nacional.

"Teníamos una ley del 2012 que no se había implementado y hay un gran cambio en la ley, se crea una unidad de correduria de bienes raíces que coordina el MIFIC y es la autoridad competente para llevar este ordenamiento. La ley lo que busca es que todos los corredores de Nicaragua consten con una licencia para operar como corredores de bienes raíces, que todos vayan en la misma línea para que el mercado sea transparente", dijo Nohemy Solano, Directora de Comercio Interior del MIFIC.

CURSO

Desde diciembre que entró en vigencia la ley, el MIFIC ha realizado diversos cursos para que el profesional de bienes raíces trámite su licencia y de esa manera cumpla con la ley.

"Hemos hecho 5 cursos para corredores y 7 cursos para sus agentes y ahorita estamos en el proceso de trámite de la licencia. Estamos haciendo que cada uno de los corredores actúe con los mismos criterios y requisitos, queremos que tengan sus obligaciones y también sus derechos y regular toda la actividad del corretaje. Hoy queremos divulgar la ley para que aquel que ejerce la actividad de corretaje sepa que tiene que tener una licencia", agregó Solano.

Aquel que trabaje en esta labor y no tenga una licencia puede tener problemas y ser sujeto de multas y sanciones, tal y como lo establece la ley.

Desde diciembre a la fecha hay 120 corredores que cuentan con su licencia y hay otra cantidad de agentes que están en el proceso de trámite de las mismas.

"Una vez que conocimos de la ley nos hemos abocado al MIFIC, hemos participado de los cursos, en mi caso cumplí con los requisitos y ya tengo mi licencia, eso me da más tranquilidad para poder ejercer bien la profesión y nos da un mejor control acerca del derecho y las obligaciones que tenemos", dijo María Teresa Monterrey, corredora de bienes raíces.

CURSO

Manuel Ignacio Lacayo de la agencia MIL y Asociados, considera que la aprobación de la ley 1129 fue muy adecuada porque representa seguridad jurídica tanto para el corredor y todas las partes que intervienen.

"Está ley viene a dar un clima de seguridad jurídica y de confianza entre los inversores y los que se dedican al corretaje de seguros. Las licencias se están emitiendo con el tiempo adecuado siempre y cuando uno cumpla con los requisitos que la ley establece", dijo Lacayo.

Uno de los aspectos de la ley es que el mayor beneficiado es el cliente. Dicha ley establece que son derechos de los corredores de bienes raíces y sus agentes, recibir el pago de su comisión y ejercer todos los derechos establecidos en la misma, así como los obliga a cumplirla, suscribir lo contratos para la prestación de sus servicios, observar conducta ética, acatar las resoluciones del MIFIC, cumplir los compromisos adquiridos, mantener en lugar visible su licencia de corredor de bienes raíces vigente, y que sus agentes porten su carnet expedido por el MIFIC.