Entrevista al Secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolái Patrushev, en el Diario Izvestia, de Moscú.

Los estadounidenses necesitan a Ucrania sólo por sus recursos naturales, y necesitan al país sin su población tradicional. Por eso Occidente está en guerra con Rusia hasta el último ucraniano. Lo dijo el Secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolái Patrushev, en una entrevista al diario Izvestia, de Moscú. También habló del silenciamiento del papel de Rusia en la victoria sobre el fascismo, de las teorías occidentales de dominación económica y del sometimiento de Europa a Estados Unidos.

-----------

Moscú. Diario Izvestia

Los estadounidenses necesitan a Ucrania sólo por sus recursos naturales, y necesitan al país sin su población tradicional. Por eso Occidente está en guerra con Rusia hasta el último ucraniano. Lo dijo el secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolái Patrushev, en una entrevista al diario Izvestia, de Moscú. También habló del silenciamiento del papel de Rusia en la victoria sobre el fascismo, de las teorías occidentales de dominación económica y del sometimiento de Europa a Estados Unidos.

Esta entrevista la realizamos en vísperas del 78º aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria. No es ningún secreto que en el mundo actual, sobre todo en Occidente, muchos quieren olvidar esta fecha lo antes posible, para oscurecer el papel de nuestro país en la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué opina de semejante campaña?

Nikolái Patrushev: Un resultado importante de la Segunda Guerra Mundial fue la creación de las Naciones Unidas. La Unión Soviética desempeñó un papel clave en su creación y ocupó en ella una de las posiciones de liderazgo.

Con el colapso de la URSS, Washington y Londres pensaron que tenían la oportunidad de crear un mundo unipolar. Incluso hoy los anglosajones no se retractan de esas ideas. La forma radical de cambiar el orden mundial en Occidente es destruir a Rusia o debilitarla hasta convertirla en un país de tercera categoría bajo control externo.

Sin embargo, sus deseos no tienen en cuenta la fuerza de nuestro Estado y la voluntad de independencia del pueblo ruso. Por lo tanto, al buscar el dominio, los anglosajones pretenden revisar el resultado de la guerra, privar a Rusia de su condición de nación victoriosa y de miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, reescribir la historia y obligarla a olvidar las heroicas hazañas del pueblo soviético multinacional.

Los intentos de distorsionar la historia de la Segunda Guerra Mundial comenzaron en Occidente incluso antes de que sonaran los últimos disparos. Ya en las primeras fases del conflicto, en Inglaterra se intentó publicar una colección de documentos falsificados para culpar principalmente a la Unión Soviética del estallido de la guerra en Europa. Los modernos expertos en falsificar los hechos sin ningún pudor pretenden equiparar la ideología agresiva de la Alemania nazi con las ideas comunistas de la URSS, pero en realidad utilizan los tópicos de sus predecesores.

Así, el olvido de la historia en Occidente va acompañado del silencio sobre la esencia antihumana del fascismo. ¿Cómo se explica esta tendencia a reescribir la historia?

Nikolái Patrushev: ¿Cómo no hacerlo? Hay muchos hechos irrefutables sobre cómo la élite anglosajona compartía las ideas fascistas y apoyó financiera y organizativamente a Hitler y hoy tienen que mantener una cara "democrática". Con frac o con uniforme, el fascismo y el nazismo son el mal incondicional, lleven la ropa que lleven. Sin embargo, para resolver los problemas geopolíticos modernos, los anglosajones reviven de buen grado la ideología neonazi. Tales experimentos no conducen a la dominación, sino a la catástrofe mundial, por lo que deben ser tratados con dureza y sin concesiones.

Algunos expertos occidentales sostienen que el dominio mundial es necesario para que Occidente garantice su propia prosperidad económica. ¿Parece que Rusia se lo ha impedido históricamente?

Nikolái Patrushev: En este sentido es posible incluso estar de acuerdo con ellos. Rusia es un hueso en la garganta de Occidente que intenta crear su propio orden mundial. Hace más de cien años, el geógrafo inglés Halford John Mackinder (1861-1947) formuló la famosa teoría del eje geográfico de la historia y el llamado "Heartland", es decir, el terreno intermedio que ocupa Rusia. Sostenía que el control de Heartland significaba el dominio de la "Isla del Mundo", como él la llamaba a Eurasia. La dominación de Heartland, en su opinión, crea una base para el control sobre el espacio euroasiático, y esto a su vez conduce a la dominación mundial.

También es suya la idea del aislamiento de nuestro Estado mediante el llamado cordón sanitario de los pequeños países de Europa del Este. La iniciativa de separar Ucrania de Rusia, así como otras franjas nacionales del antiguo imperio, también partió de Mackinder. Han pasado muchos años, pero sus objetivos no han cambiado.

¿Parece que la geopolítica occidental sigue desarrollándose en su línea?

Nikolái Patrushev: La estrategia global occidental antirrusa no ha cambiado desde hace siglos. Recordé a Mackinder en relación con el hecho de que fue uno de los primeros que resumió la teoría bajo numerosas "cruzadas" agresivas de la llamada civilización occidental contra Rusia. Incluso la expansión de la OTAN hacia el Este sigue la misma línea que Napoleón, el Kaiser Wilhelm y Hitler. Todas las grandes campañas de conquista contra nuestro país se han llevado a cabo para eliminarlo como fuerza geopolítica importante en Eurasia.

Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ideó una serie de planes para destruir la Unión Soviética, con la intención de pulverizar decenas de ciudades soviéticas y chinas. Esto estaba motivado por la impunidad del terror nuclear contra el pueblo japonés tras el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki.

El Secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, habló en Japón sobre el sufrimiento humano causado por las bombas nucleares. Pero deliberadamente guardó silencio sobre el hecho de que Washington las había llevado a cabo. ¿Por qué creen que no ha condenado la posibilidad misma de un conflicto nuclear?

Nikolái Patrushev: No es de extrañar. Los estadounidenses no saben en absoluto lo que es la guerra. En su continente, la última batalla se libró en 1865. No han experimentado los horrores del asedio, la devastación, el hambre, los campos de concentración, no han perdido a millones de personas. Por eso sus élites discuten fácilmente sobre la necesidad de armarse, de infligir una derrota militar a Rusia, de prepararse para nuevas guerras. Violan los acuerdos internacionales y se preparan sin miramientos para reanudar las pruebas nucleares en vivo. Deciden cínicamente transferir a Australia tecnología para construir submarinos de propulsión nuclear en el marco de la asociación militar AUKUS (acrónimo por las iniciales en inglés de Australia, Reino Unido y Estados Unidos).

Pero Europa está, de hecho, en el epicentro de este conflicto. ¿Hay allí políticos capaces de evaluar objetivamente lo que está ocurriendo y de rechazar el camino propuesto por Washington?
Nikolái Patrushev: La política europea se encuentra hoy en el más profundo declive moral e intelectual. Un ejemplo paradigmático es la Conferencia de Seguridad de Múnich, donde los políticos occidentales se reúnen sólo para leerse unos a otros los manuales del Departamento de Estado.

Al crear los mecanismos de la Alianza del Atlántico Norte para sus propios fines, Estados Unidos, de hecho, ocupó Europa. Los funcionarios europeos, en una posición de desesperación, han convertido el viejo continente en una base económica para los experimentos estadounidenses, llevando a cabo obedientemente las tareas militares de la OTAN. Y el mando de la OTAN, dirigido por el Pentágono, interactúa directamente con los fabricantes de armas, ignorando simplemente a las autoridades oficiales de otros países.

La ampliación de la OTAN permite a Washington poner bajo su control nuevos territorios de Europa del Este. El algoritmo para la adhesión de nuevos países a la alianza es ilustrativo a este respecto. Prescribe el juramento ante el "amo" mediante la transferencia de los documentos de ratificación al gobierno estadounidense y no a cualquier otra persona.

Occidente tiene teorías y justificaciones para todas sus acciones. Por ejemplo, las élites europeas se han tomado muy en serio el concepto del "nuevo mundo maravilloso" de Klaus Schwab, fundador y director del Foro Económico Mundial, que implica la creación de una vida próspera sólo para un determinado círculo de personas. ¿Podría afirmarse que sus acciones están ahora dictadas por este concepto?

Nikolái Patrushev: Según las teorías de Schwab y otros como él, el "mundo maravilloso" no se aplica a Rusia ni a su pueblo. De acuerdo con sus planes, Occidente ha aumentado constantemente la presión política, militar y económica sobre nuestro país.

La OTAN ha desplegado contingentes militares adicionales en el territorio de los países de Europa del Este. Hay aproximadamente 60 mil militares estadounidenses destacados en la región. La Alianza ha modernizado la infraestructura militar cerca de nuestras fronteras, ha aumentado la escala y la intensidad del adiestramiento operativo y de combate de las tropas. Suministra equipos y armas a Ucrania y ha abierto decenas de centros de entrenamiento de soldados para el ejército ucraniano.

Alegando falsamente la importancia de la lucha contra el terrorismo, Occidente utiliza activamente organizaciones terroristas y extremistas contra Rusia, empleando métodos que ya utilizaron en los años noventa en el Cáucaso Norte. Los servicios especiales occidentales entrenan a terroristas y saboteadores para que cometan delitos en el territorio de nuestro país, esperando infundir miedo en la población de Rusia y socavar los fundamentos constitucionales de nuestro Estado.

A la hora de bloquear los activos financieros de Rusia, los anglosajones utilizan patrones probados por Inglaterra en la década de 1920, cuando Londres se apropió sin escrúpulos de la reserva de oro del Imperio ruso.

Sin embargo, además de la presión sobre la propia Rusia, Occidente también utiliza activamente la información y la presión psicológica sobre los rusos. ¿Cuál es, al fin y al cabo, su objetivo último?

Nikolái Patrushev: Occidente intenta socavar la unidad interna de nuestro país y de nuestro pueblo, desmoralizar a nuestros ciudadanos, inculcarles un sentimiento de inferioridad. Instituciones enteras de EEUU y Europa trabajan sin descanso para crear las teorías pseudocientíficas más descabelladas. Justifican la necesidad de reformatear la conciencia de los rusos, su arrepentimiento ante conciudadanos de otras nacionalidades y religiones, que supuestamente están bajo la llamada opresión imperial.

Varias fundaciones estadounidenses están presentando activamente a la élite de Washington sus documentos académicos, redactados apresuradamente a petición del Departamento de Estado y el Departamento de Defensa de Estados Unidos, titulados "El Estado fallido: una guía para dividir a Rusia". La principal apuesta, según los autores, es crear y mantener la inestabilidad en los Estados vecinos de Rusia, así como la guerra de la información, incluido el apoyo a la "quinta columna" y el fomento del separatismo interno ruso.

Sólo las estructuras de George Soros, quien, por cierto, extraditó a sus compatriotas húngaros a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, aportan 800 millones de dólares al año para crear vídeos ficticios, fotografías escenificadas y plataformas falsas en las redes sociales.

Occidente intenta destruir los cimientos de la identidad nacional y totalmente rusa imponiéndonos con todas sus fuerzas innovaciones extranjeras como la diversidad de género y el revisionismo histórico.

¿Estamos en condiciones de frustrar esta agresión cultural?

Nikolái Patrushev: Los adversarios de Rusia están acostumbrados a abusar de nuestra amabilidad y generosidad. Los apologistas de las ideas antirrusas, alimentadas por occidentales, que propagan el liberalismo y rechazan las nociones de Patria y amor a la Patria, echan agua en el molino del enemigo. Debemos defender con firmeza nuestros intereses nacionales, nuestra cultura y nuestra historia preocupándonos por el futuro del Estado.

La maquinaria propagandística occidental no funciona cuando se topa con el honor, la nobleza, la firmeza de espíritu y la moral inquebrantable propios de nuestro pueblo. Los valores espirituales y morales tradicionales deben ser apoyados y reforzados de todas las formas posibles, sin olvidar desacreditar las teorías pseudocientíficas rusófobas que se convierten en la base de acciones agresivas antirrusas.

Hablemos de presiones de otro tipo. ¿Cree que es cierto que Occidente intenta hacerse con el control de los recursos naturales de Rusia a través de la cuestión climática?

Nikolái Patrushev: Estados Unidos y sus clientes europeos se permiten promover sin pudor ideas sobre el uso de los recursos hídricos de Rusia por parte de todos los Estados del planeta desde tribunas de organizaciones internacionales. Juegan descaradamente con el hecho de que las supuestas reservas de agua dulce existentes en Rusia no guardan correlación con el número de habitantes y la actividad económica del país.

Científicos y políticos occidentales comprometidos se toman la libertad de afirmar categóricamente que sólo los países del Occidente colectivo tienen derecho a disponer de los recursos naturales disponibles en el mundo, mientras que Rusia supuestamente los recibió injustamente. Con tales declaraciones, Occidente admite en realidad que no puede prescindir de los recursos naturales de Rusia.

Alemania cerró recientemente sus tres últimas centrales nucleares, abandonando la energía nuclear. ¿Con qué cree que cuenta Berlín?

Nikolái Patrushev: Al promover la reducción de la capacidad de generación, el gobierno alemán está privando a la economía nacional de una producción intensiva de energía. Las energías renovables por las que apuestan los responsables europeos no pueden sustituir totalmente a la energía generada por la energía nuclear. La energía nuclear no es sólo una fuente fiable de electricidad, sino también una de las formas más limpias de generar electricidad.

En los últimos 20 años, Europa ya ha perdido una cuarta parte de sus bosques por el aumento de la tala, ya que el 60% de la energía renovable procede de la biomasa, casi la mitad de la cual procede de los bosques. A este ritmo, Europa se quedará sin bosques.

Los funcionarios europeos han ignorado categóricamente los argumentos de los ecologistas profesionales sobre los beneficios de la cooperación energética con Rusia.

La fiabilidad de las fuentes de energía alternativas es muy dudosa. Por ejemplo, la erupción del volcán Shiveluch en Kamchatka dejó fuera de combate a los paneles solares. Pero Shiveluch no es ni el Vesubio italiano ni el Yellowstone estadounidense, considerado el volcán inactivo más peligroso del mundo...

Nikolái Patrushev: ¿Recuerdas el volcán de Yellowstone? Si se despierta, sería un desastre sin precedentes. Es capaz de erupciones miles de veces mayor que las conocidas por el hombre. Las observaciones muestran que, con el paso de los años, la actividad del volcán aumenta, con el magma subiendo a la superficie a gran velocidad. También aumenta el número de terremotos en la caldera circundante, que alcanza los 2,000 al año.

Los estudios realizados han permitido simular el curso de la erupción propuesta y sus consecuencias. La muerte de toda la vida en Norteamérica se considera inevitable. Una cadena de otras erupciones volcánicas, terremotos, tsunamis y lluvia ácida afectará a la mayor parte de la población mundial. Pero esta es una preocupación de los habitantes de América, no de sus políticos.

El problema de proteger a la población y las infraestructuras económicas del poder destructivo de los volcanes exige el desarrollo de la investigación científica en vulcanología. Los países occidentales, obsesionados por el aumento de las sanciones, no deberían cercarse a Rusia, sino continuar su cooperación científica, también en geología. La investigación y los avances en aras del progreso y la preservación de la vida humana deben ponerse a disposición de toda la humanidad.

Habría que recordar a las autoridades estadounidenses la sabiduría convencional sobre Yellowstone. Un proverbio inglés dice: "Las personas que viven en casas de cristal no deberían tirar piedras". Washington, que decide el destino de otros estados y naciones, debería recordar que también en Pompeya los antiguos romanos vivían prósperamente y no eran ajenos al desenfreno.

Por cierto, algunas personas en Estados Unidos dicen que Europa del Este y Siberia serán los lugares más seguros en caso de una posible erupción. Tal vez aquí resida la respuesta a la pregunta de por qué las élites anglosajonas están tan interesadas en hacerse con ese mismo Heartland.

Las catástrofes humanitarias y su enfoque deberían empujar a los países hacia el entendimiento mutuo, no hacia el conflicto. Sin embargo, la experiencia mundial con el coronavirus ha demostrado lo contrario. ¿Cree que en caso de un nuevo problema de escala similar se repetirá la experiencia de los países divididos? ¿O la gente sigue viendo la situación de forma diferente a como la ven sus gobiernos?

Nikolái Patrushev: No hay que olvidar que en Estados Unidos, como en otros países hostiles, viven muchos ciudadanos que tienen una actitud positiva hacia Rusia. Los buenos estadounidenses y europeos bien podrían ignorar la propaganda antirrusa de Washington y venir a nuestro país y convertirse en ciudadanos de la Federación Rusa, siempre que cumplan la legislación rusa y respeten nuestra cultura.

Por cierto, va en aumento el número de los que desean elegir Rusia como lugar de residencia permanente. La mayoría de ellos son cristianos devotos, cercanos en espíritu a los valores morales y éticos protegidos en Rusia, pero pisoteados durante mucho tiempo en Estados Unidos.

Como dato curioso, el número de ciudadanos estadounidenses que han recibido pasaportes de otros países se ha triplicado en el último año. El mito del famoso "sueño americano" ha quedado desmentido. Hoy, Estados Unidos se ha deslizado literalmente hacia la Edad Media.

Las autoridades estadounidenses contemplan en silencio las atrocidades de los radicales, obligando a los ciudadanos a doblegarse ante los activistas de BLM (iniciales del movimiento "Black Lives Matter", Las Vidas Negras Importan).

Una auténtica caza de brujas es la creciente persecución de los medios de comunicación. En los dos últimos años, ha habido más de 300 agresiones a corresponsales en Estados Unidos. Decenas de periodistas han sido detenidos y condenados simplemente por cumplir con su deber profesional, informando sobre temas sobre los que las autoridades prefieren guardar silencio.

Los procesos políticos internos de Estados Unidos se están volviendo turbulentos e ingobernables debido a las diferencias irreconciliables entre élites, corporaciones y estructuras de poder.

Las turbulencias no sólo se observan dentro de este país, sino también fuera de él. Y todo ello en un contexto de catástrofes naturales y crisis económicas recurrentes. En su opinión, ¿por qué necesita Estados Unidos a Ucrania en estas condiciones?

Nikolái Patrushev: Los estadounidenses sólo necesitan a Ucrania como objeto de explotación despiadada de los recursos naturales disponibles sin una población autóctona. Siguiendo esa línea neonazi, Washington ya la ha convertido en un territorio del que millones de personas huyen en masa, buscando protección en el extranjero frente a los problemas socioeconómicos y la opresión pro-fascista. Treinta años de agitación orquestada por Washington en Ucrania han reducido a la población a la mitad. Y hoy la Casa Blanca va a continuar fácilmente su guerra con Rusia hasta el último ucraniano. La preservación de Ucrania como Estado no entra en los planes de Estados Unidos.