El Consejo Nacional de Universidades (CNU) inauguró la Casa de la Soberanía Miguel D'Escoto Brockmann, ubicada en Santo Domingo Managua, un espacio que servirá para fortalecer la formación, valores y principios de la República de Nicaragua.

La doctora Ramona Rodríguez Pérez, presidenta del Consejo Nacional de Universidades y rectora de la UNAN-Managua, explicó que la Casa de la Soberanía cuenta con archivo gráfico y documental para la investigación y estudio del mundo y del pensamiento revolucionario.

"Hoy estamos acá para declarar oficialmente abierta a los nicaragüenses la Casa de la Soberanía inspirada en el pensamiento del canciller de la paz y la dignidad padre Miguel D'Escoto Brockmann, ejemplo de lucha por la soberanía y autodeterminación de los pueblos, por una vida más justa y solidaria", dijo Rodríguez.

"La Casa de la Soberanía es y continúa siendo un espacio de estudio, formación e investigación sobre nuestra doctrina y práctica de Independencia, soberanía, dignidad e identidad nacional como factores claves para el desarrollo integral de nuestro pueblo", reflexionó la rectora.

"Su quehacer está inspirado en el pensamiento de nuestros Héroes y Mártires. Aporta a la difusión del pensamiento antiimperialista constituyéndose en un espacio de reflexión, investigación y propuesta para la comprensión de las dinámicas socioculturales, políticas y económicas contemporáneas, especialmente vinculadas al escenario nacional e internacional, es por tanto, un espacio donde la solidaridad con los pueblos que lucha por su autodeterminación tienen una dedicación muy especial", culminó Rodríguez.

A la inauguración se hicieron presentes autoridades del CNU, de las embajadas acreditadas en el país, autoridades de la Asamblea Nacional, representantes de la Unión de Estudiantes de Nicaragua e invitados especiales.

El Canciller de Nicaragua, Denis Moncada, recordó que el 21 de diciembre del año 2011, el padre Miguel D' Escoto, escribió el manifiesto para el siglo XXI por la paz y la vida y expresó que es un granito de arena personal para contribuir con la obligación común de desenmascarar al imperio.

"El Siglo XXI da avisos de convertirse en el de las mayores atrocidades cometidas por seres humanos a lo largo de la historia, atrocidades que ya se han convertido en grandes amenazas para gran parte de la vida de la madre tierra incluyendo la de la propia especie humana", subrayó el canciller.

"Se produce con la apertura de esta casa una simbiosis integrándose los más altos valores de la patria y el nombre del Padre Miguel de D' Escoto Brockmann, Canciller de la Paz y Canciller de la Dignidad. Militante sandinista ejemplar, sacerdote, defensor de la Revolución, de la soberanía, expresión práctica de cristianismo lleno de amor por la humanidad, por la paz, la justicia y la solidaridad", aseveró el Canciller Moncada.

"Un compañero digno, pletórico de amor por sus semejantes y dispuesto a todo sacrificio en momentos y circunstancias difíciles, así lo demostró en sus largas caminatas desde Jalapa en tiempos de ofensiva antirevolucionaria y en su intensa y multifacética actividad cuando presidía la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el año 2008, en Nueva York y en otras partes del mundo", dijo.

"Fue sembrador de esperanzas en diversos continentes promotor de arte, cultura y de la artesanía transformada en arte, en ese día especial transmitimos a ustedes el fraterno saludo del compañero Presidente de la República Comandante Daniel Ortega Saavedra y de la Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo", declaró.