El tradicional Festival de Polkas, Mazurcas y Jamaquellos que se espera año con año por matagalpinos y turistas, fue todo un derroche cultural, en el que desfilaron una gran gama de artistas originarios del norte de Nicaragua.

La XIV edición de la muestra cultural, fue un espacio en el que se lucieron los artistas con sus voces, las mandolinas, guitarras, violines de ‘tatalaca’ y otros instrumentos propios de su identidad.

“Los músicos y cantautores, compositores, nos deleitan en las diferentes comunidades y municipios del departamento de Matagalpa”, señaló Yohaira Hernández, delegada departamental del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

Asimismo, explicó que el Intur ha centrado los esfuerzos para promover el turismo local “para que luego planifiquemos desde nuestras familias, de nuestros hogares, visitar y hacer turismo en el departamento de Matagalpa”.

Para los artistas, la iniciativa representa un espacio ideal para desarrollarse de manera más profesional. “Esta es una oportunidad que se nos ha dado para todos aquellos promotores de cultura que nacimos de manera empírica (…) Lo más importante de esta participación es que desde el gobierno se nos está dando la oportunidad a través de la cultura y que sirve para abonar a la idiosincrasia nicaragüense”, señaló el promotor de cultura del municipio de Esquipulas.

Al mismo tiempo, dijo que esto permite llevar y distribuir en sus localidades los conocimientos adquiridos a los jóvenes que están esperando en los centros culturales.

“Esto es un rescate de nuestros antepasados, es para demostrarle a nuestros hijos lo que es la Polka y lo que es la Mazurca, lo que es el Jamaquello, porque ahora nos invade una cultura extranjera. Nosotros queremos dar a conocer lo nuestro, de nuestro origen que es lo que nos representa”, señaló Candida Rosa Mairena, procedente de Jinotega.

Por su parte Arlen Dávila señaló que el festival es importante, porque hace notar, que Matagalpa es más que el turismo de montaña, además de reiterar la importancia que tienen para preservar las artes autóctonas.

“Estos son espacios muy importantes porque se promueve que desde la niñez, los jóvenes, los adultos, vayamos aprendiendo, porque el tema de Polkas, Mazurcas y Jamaquellos puede ser que si nos lo rescatemos lo perdamos y esa es una riqueza muy valiosa”, expuso la matagalpina.

Además de las muestras artísticas, se expuso la gastronomía típica de la zona, prendas tradicionales y artesanías.