El Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, durante su intervención en la XXII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), destacó la dignidad que tiene todo pueblo, la dignidad que tiene todo ser humano, y esa dignidad y fortaleza para librar las más duras batallas y salir victorioso.

Antes de hacer un recorrido por la historia de Nicaragua y por la historia de las batallas libradas en Latinoamérica y el Caribe contra el imperio norteamericano, destacó la figura de Fidel Castro, Raúl Castro y del Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República de Cuba, compañero Miguel Díaz- Canel Bermúdez.

“Fidel, Raúl, Miguel, son de los que no están diciendo yo hice, sino que dicen yo estoy haciendo revolución, sigo siendo consecuentes con mis principios. Y la consecuencia se hereda con el ejemplo, con la firmeza, de Fidel, de Raúl, líder histórico de esta revolución, cubana y latinoamericana, caribeña, africana, mundial, una revolución que se ha ganado el respeto del mundo, incluyendo el respeto del pueblo norteamericano”, enfatizó el Comandante Daniel entre medio de aplausos de los presentes.

“Nuestro hermano Miguel Díaz- Canel Bermúdez, que estuvo en nuestras tierras en las zonas de guerra en los años 80, acompañándonos por esa solidaridad que sabía y sabe expresar la revolución cubana, acompañando a nuestro pueblo, a nuestra juventud, que enfrentaba una vez más la agresión del imperialismo yanqui, porque los yanquis, han intervenido directamente en Nicaragua desde el siglo antepasado, desde los años 1856, se producía la primera batalla en Nicaragua donde eran derrotados los expansionistas yanquis que habían impuesto un presidente norteamericano en nuestro país, reconocido por el gobierno yanqui. Sí, tuvimos un presidente yanqui, William Walker”, relató.

“Llegaron para apoderarse de Nicaragua, que era apoderarse del paso del canal por Nicaragua y fueron derrotados. Y luego las tropas norteamericanas interviniendo en nuestro país, a comienzo del siglo, allá en el año 1912, y el pueblo nicaragüense, los patriotas nicaragüenses encabezadas por el General Benjamín Zeledón, enfrentaba a las tropas yanquis, una vez más, a pesar del poderío y a pesar de la fragilidad de nuestro país, país pequeño con una poca población, con una economía bien limitada”.

“Los yanquis pensaban que el pueblo se iba a rendir, y se atrevían incluso a ofrecerle a combatientes como el gran Benjamín Zeledón, que se rindiera y que le iban a perdonar la vida, y Zeledón respondía con cartas a su familia, a su esposa, que entendieran que no tenía más alternativa que entregar la vida, pero jamás rendirse ante el imperio yanqui”.

Y el 4 de octubre de 1912 cae frente a las tropas yanquis el General Benjamín Zeledón, y luego vino Sandino, y así, triunfa la Revolución, enfrentados al imperialismo yanqui que había instalado en nuestro país la tiranía somocista. La había armado y tranquilamente… Ustedes saben, es conocida aquella famosa frase de Roosevelt cuando le preguntan por Somoza, porque somoza visitaba los Estados Unidos, era amigo de los Estados Unidos, era armado por los Estados Unidos, había sido utilizado por los yanquis para asesinar a Sandino. Y cuando le preguntan a Roosevelt ¿Cómo es posible que usted reciba a un tirano como Somoza?, él dijo: Será un tirano y será un hijo de perra, pero es nuestro hijo de perra”.

“Así lo decía tranquilamente el yanqui, ahí está la naturaleza del imperio, que no ha desaparecido, mientras tengamos imperio, tendremos ahí esas manifestaciones imperialistas”, recalcó el Presidente de Nicaragua.

El Comandante Daniel saludó a los Presidentes, líderes de los países miembros de la ALBA-TCP, al Hermano y Compañero Nicolás Maduro, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, “a nuestro hermano Luis, de Bolivia, nuestro saludos a los primeros ministros”.

“Ahora que escuchaba al Primer Ministro de Granada, me recordaba inmediatamente a Maurice Bishop, en aquellos tiempos donde Cuba estaba librando la batalla sola, en nuestra América, y triunfa la Revolución Sandinista y llega Bishop a la Presidencia, a la dirigencia de Granada, y estaba Torrijos en Panamá, también participando de una batalla heroica y recuerdo aquel encuentro en Managua con Bishop, con Fidel, ahí en los años 1981... 79, 80, 81, primeros aniversarios de la Revolución”, dijo.

“Y luego el asesinato de Bishop, la invasión de las tropas norteamericanas a Granada, y cualquiera habría pensado que ya Granada estaba rendida, pero Granada no se había rendido, mantenía viva lo que es la dignidad que tiene todo pueblo, la dignidad que tiene todo ser humano, y esa dignidad da la fortaleza para librar las mas duras batallas y salir victorioso como ha salido Granada en esta ocasión, felicidades queridos hermanos”, decretó el Presidente de Nicaragua, frases que cerraron con un aplauso de los mandatarios.

En esa misma línea destacó ese vínculo de Cuba, con los pueblos del Caribe, “dimos seguimiento al recorrido que hizo Miguel, por todos los países del Caribe que nos recordaba nuestro hermano de Granada”.

“Esas son las realidades, no la idea de lo que hiciste ayer, ¡decime lo que estás haciendo hoy, decime lo que vas a hacer mañana y entonces sí te voy a decir que estas actuando consecuentemente como revolucionario!”, enfatizó.

“Y hoy estamos conmemorando un aniversario más de lo que fue el momento histórico en el que se encuentran Fidel y Chávez, aquí en La Habana, el primer encuentro. Chávez todavía no era Presidente, y tuve el privilegio de estar aquí en La Habana y que Fidel me mandó a buscar, y me llevaron allá a La Habana Vieja donde se realizó un acto en la placita, y ahí con Fidel, y la gran sorpresa de escuchar a Chávez, con ese lenguaje revolucionario, con esa firmeza, y era ahí una unidad que estaba naciendo entre dos pueblos hermanos, entre Cuba y Venezuela, y también Nicaragua, porque Fidel me presentó a Chávez. Estuvimos conversando del Foro de Sao Paulo, fíjense cuánto, del Foro de Sao Paulo, que se iba a realizar en El Salvador. Y Fidel le decía a Chávez: Es bueno que vayan al foro como punto de partida para nuestros pueblos que están luchando”, añadió.

Y luego se da la victoria de Chávez, se estrechan las relaciones con Cuba y la creación del ALBA-TCP, Fidel y Chávez, Chávez y Fidel, Fidel y Chávez están presentes aquí este día, en este 18 aniversario de la fundación del ALBA, están presente, los sentimos en nuestras venas, los sentimos en nuestro corazón, en nuestra conciencia, que ellos nos den más fortaleza, más firmeza para continuar librando la batalla frente al imperialismo agresor”.

“Y del ALBA, se ha hablado con mucho detalle del impacto, de la proyección que ha tenido en el campo de la solidaridad, y también tenemos que agregar el impacto que ha tenido el ALBA para que se produjera el milagro, porque fue con el empuje del ALBA que se produce el milagro de que los pueblos latinoamericanos y caribeños decidamos de una vez por todas empezar a hacer realidad el sueño de Bolívar en la CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños”, subrayó.