La economía de Nicaragua se encuentra recuperada, reactivada y en rumbo de crecimiento, afirmó el ministro de Hacienda Iván Acosta, quien realizó una breve valoración sobre la reciente visita del Fondo Monetario Internacional (FMI) para evaluar el Artículo 4.

En una entrevista en el programa Revista En Vivo, Acosta explicó que en la primera visita post pandemia que el FMI realizó a Nicaragua, se revisaron tres aspectos: las estadísticas, números de crecimiento y proyecciones; el comportamiento en temas vinculados al GAFI como el programa antilavado, y la defensa ante el financiamiento al terrorismo; y el manejo de los fondos y rendición de cuentas.

Al respecto, explicó que el FMI reconoció el buen manejo de las estadísticas, certificando las proyecciones del Banco Central de Nicaragua (BCN), también destacó las reformas necesarias, los controles realizados para fortalecer a la Unidad de Análisis Financiero (UAF) de manera que el país superó la lista gris; y resaltó que Nicaragua además de tener una sólida rendición de cuentas es uno de los países que más optimizó los recursos focalizándolos para que haya más bienes y servicios para la población.

El ministro agregó que Nicaragua con el crecimiento del 10.3% en el 2021 obtuvo una recuperación extraordinaria que borró las pérdidas económicas del 2018 con el intento fallido del golpe de estado, y las del 2019 y las del 2020, que tuvieron que ver con la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, recordó que en la economía fueron mucho más fuertes los daños del intento fallido del golpe que los ocasionados por la pandemia.

Acosta, manifestó que en la reciente visita del Fondo, se evaluaron las variables más importantes para el buen desempeño de la economía en 2022 donde hay complejidad en el tema inflacionario, hay temas relevantes que tienen que ver con la cadena de suministros, la cadena de fábricas, hay problemas mundiales que están impactando en los centros económicos mundiales y que son derivados de la guerra en Europa.

Señaló que en medio de ese contexto, Nicaragua ha mantenido un crecimiento de más de dos dígitos durante 6 o 7 años "es decir se está produciendo mucho más, optando a buenos precios, pero también están creciendo los volúmenes (café, oro) las zonas francas industriales siguen exportando, se recuperaron rápidamente en el 2021 y en el 2022 van a superar fácilmente los 3 mil millones. Las importaciones siguen articuladas y relacionadas con la actividad exportadora, importante la recuperación del consumo interno, podemos observar una mayor actividad en sectores de hotelería y turismo, cadena de servicios, recuperación de los bancos (financiando más a la producción) el sector más pujante ha sido el agroindustrial y también la demanda interna ha sido dinamizada por el incremento de las remesas que van a superar los 3 mil millones este año".

Indicó que en el lado monetario los depósitos superar fácilmente el 2.5 % del nivel histórico que tuvieron, y actualmente se sitúan en 5300 millones de dólares. Enfatizó que en Nicaragua "ya hay una economía recuperada, reactivada y en rumbo de crecimiento".

Además, dijo que las reservas se mantienen muy fuertes por encima de los 4200 millones. Los déficit fiscales del último año han estado muy cerca de 0 entre 12 y 0, y la proyección del presupuesto del 2023 va a estar cerrándose con un superávit.

"Hay mucha prudencia, mucha estabilidad y además está financiado el Presupuesto, el gasto está financiado fundamentalmente por los ingresos", indicó.

El ministro valoró que "todos esos elementos permitieron que pudiéramos tener un informe de un gran reconocimiento a Nicaragua, y al gobierno del Presidente Daniel Ortega, hay un  reconocimiento a la gestión del Presidente Daniel Ortega, a la gestión de la Compañera Rosario, Vicepresidenta de la República, a la gestión del gobierno, porque si se reconoce al país se está reconociendo a la gestión del gobierno para junto a los otros sectores de la economía, o contribuir con los otros sectores de la economía, para que el país esté en un gran desempeño".

Acosta expuso que el garantizar que los indicadores macroeconómicos estén en mejores condiciones, facilita la llegada de inversiones privadas en sectores estratégicos como energía, desarrollo minero, infraestructura, pesca, entre otros, generando empleos y movilizando recursos para la construcción de carreteras, puertos, hospitales, escuelas, entre otros.

Respecto al crecimiento económico de este año, el ministro indicó que en vista del buen desempeño fiscal, la recuperación de los diferentes sectores, el consumo y el incremento de las remesas, el aumento de la producción y las exportaciones, se tiene previsto un crecimiento cercano al 4.5%.

No obstante, también destacó que en el entorno internacional se han dado una serie de complejidades y por esa razón este año se han movilizado más de 100 millones de dólares  para energía, agua, transporte y combustible, "pero era muy importante estabilizar la economía".

Explicó que tenemos una economía que depende mucho del precio del combustible, y este ha sido un año para traer productos de países que no están en el continente, y las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, tienen efectos en la economía nivel mundial. Sin embargo, el país ha podido ser resiliente a esas condiciones adversas, así como por absorver shock como la pandemia, o como el ocasionado en el intento de golpe.

Acosta, también se refirió a la proyección del crecimiento económico para el año 2023, que se calcula en poco más del 3% y se fundamenta en aspectos como las exportaciones que serán alrededor de 7 mil 300 millones, crecimiento del 7 u 8% más; además va a generarse más empleo con inversiones nuevas en zonas francas, particularmente en el sector agrícola; también van a seguir creciendo los depósitos y las reservas y eso va a permitir más créditos para el financiamiento los diferentes sectores de la economía, y se espera que los commodities sigan manejándose con buenos precios a nivel internacional.