El Ministerio de Salud visitó el barrio René Cisneros, ubicado en Distrito uno de Managua, con el fin de continuar la jornada de vacunación voluntaria contra la covid-19.

En este mismo recorrido los brigadistas de salud aplicaron el refuerzo a las personas que ya tienen la primera dosis del año.

"El año pasado me puse la AstraZeneca. Ahorita estoy embarazada, tengo 6 meses y me estoy inyectando la primera dosis de Pfizer para prevenir esta enfermedad y cuidar más mi embarazo, que espero todo salga bien", comentó Aura Rosa Chinchilla.

"Le doy gracias a los médicos y enfermeros porque sin ellos no se podría detener esta enfermedad que gracias a Dios poco a poco han ido disminuyen las muertes", mencionó Aura Rosa, de 32 años.

Los brigadistas de salud siempre recuerdan que con la vacunación se evita la hospitalización y por lo tanto, menos casos de muerte.

El cuidado personal es de suma importancia para evitar la propagación. La población no debe dejar de lavarse las manos constantemente y aplicarse alcohol para mantenerlas desinfectadas.

"En mi casa somos 8 personas y gracias a Dios a ninguno nos ha dado esa enfermedad. Yo le digo a la gente qué cuando salgan a la calle se pongan su mascarilla y carguen su alcohol así uno anda tranquilo y sabe que no se va a enfermar y que tampoco va a enfermar a otras personas", dijo Marlene Cuaresma, tras ponerse la vacuna.

"Estar en cama es algo terrible, ver en las noticias cuántas personas han muerto en el mundo por esa enfermedad nos debe hacer valorar todo el esfuerzo que hace el Ministerio de Salud por salvar la vida de nosotros y lo menos que podemos hacer es vacunarnos y cuidarnos", manifestó Cuaresma.

Ante cualquier síntoma siempre es necesario acudir al centro de salud más cercano para que un médico pueda diagnosticar el tipo de infección y su tratamiento.