A principios de diciembre, tradicionalmente hay más de 7.500 altares a la Virgen María instalados alrededor de la ciudad de Ciudad Sandino para la Fiesta de la Inmaculada Concepción.

"Soy católico. Todavía rezo en mi casa todos los días. Simplemente ya no voy a misa".

Estamos sentados en un patio de tierra barrido en las afueras de Managua hablando con líderes comunitarios cuando el tema cambia repentinamente a los sacerdotes católicos de Nicaragua.

"No escuché esto de otra persona, lo vi con mis propios ojos", dice Marisol, una mujer de unos sesenta años que no anda con rodeos. El fervor de las palabras que salen de su boca demuestra la profundidad de las emociones: su dolor y su ira.

"No podía creerlo. Pero ahí estaba mi párroco, parado en la parte trasera de una camioneta con un megáfono, animando a un grupo de personas a quemar la sede del partido sandinista. Di un paso atrás hacia las sombras para que no me viera, pero yo lo vi ".

Marisol se refiere a los hechos que se dieron el sábado 21 de abril de 2018 en Ciudad Sandino, una ciudad de 180.000 habitantes en las afueras de Managua. Unos días antes en la capital, habían comenzado las protestas; protestas aparentemente contra las reformas propuestas al sistema de seguridad social. Sin embargo, rápidamente se hizo evidente que las protestas tenían que ver con otra cosa: un intento de derrocar al gobierno sandinista electo democráticamente.

Después de quemar la sede del partido FSLN ese día, el sacerdote y su gente se dirigieron al edificio del Seguro Social (INSS) de la ciudad. Fue la primera oficina del INSS en Ciudad Sandino, habiendo sido terminada solo unos meses antes: un edificio de varios pisos con aire acondicionado, equipado con muebles modernos y abastecido con leche en polvo que se entrega gratis a las nuevas madres durante los primeros meses de sus bebés.

"Supuestamente estaban protestando en apoyo a los ancianos, pero si eso era cierto, ¿por qué saquearon nuestro INSS?" pregunta Marisol. “Digo 'nuestro' porque estoy jubilada, tengo una pensión pequeña y ese edificio del INSS nos pertenece a todos los jubilados. Era nuevo, entraron y lo destruyeron. Se llevaron todo…. ¿Puedes imaginar? Entonces, si estuvieran protestando para apoyarnos, ¿por qué arruinarían nuestro edificio? "

Ella levanta un dedo desafiante, los ojos encendidos, "Esperaría cualquier cosa de un político, pero no de un sacerdote". Marisol no es la única católica nicaragüense devota que evita la misa y la Iglesia en estos días, ni mucho menos. Ella y sus vecinos dicen que las mismas cuatro o cinco personas son las únicas que se presentan a la misa del domingo. He hablado con católicos de todos los orígenes políticos que no han ido a misa desde abril de 2018 y aunque continúan celebrando sus sacramentos y días santos, no lo están celebrando dentro de la Iglesia. Mis hijas tienen 14 y 16 años, y aunque hemos asistido a muchos quinceaños (los importantes quince años, generalmente celebrados por los católicos con una misa especial en la Iglesia) en los últimos tres años, ninguno de ellos se ha celebrado en la Iglesia.

"Todavía no sabemos dónde lo tendremos", me dice una amiga mientras me invita al bautismo de su hija en su primer cumpleaños. "Quiero decir, soy católica, pero simplemente no estoy de acuerdo con los sacerdotes, y la ... situación ... con la Iglesia", dice ella, agitando las manos de manera expansiva como para abarcar todo el complicado estado de las cosas.

La "situación" comenzó con las protestas del INSS hace casi cuatro años. Después de que salieron informes falsos de estudiantes asesinados por la policía el 18 de abril, las protestas se tornaron violentas y al día siguiente murieron tres personas: un oficial de policía, un partidario sandinista y un transeúnte.

Aunque el gobierno rescindió las reformas propuestas al sistema INSS, las protestas continuaron y la oposición exigió que la policía fuera sacada de las calles. Sin presencia policial, los grupos de oposición armados levantaron rápidamente cientos de barricadas que paralizaron el país y se convirtieron en epicentros de la violencia. Los bloqueos de carreteras duraron casi tres meses, unas 253 personas murieron y muchas más resultaron heridas. La economía quedó paralizada: se incendiaron o saquearon 250 edificios, las pérdidas de propiedad del sector público superaron los US$230 millones de dólares y se perdieron 300,000 puestos de trabajo; todo lo cual fue catastrófico para Nicaragua.

La oposición y su aparato mediático culparon al gobierno por la violencia, pero la policía y los sandinistas fueron blancos específicos de la violencia - más de dos docenas de policías fueron asesinados - y ahora las investigaciones en curso muestran quién estaba financiando esta violencia en Nicaragua: el gobierno de Estados Unidos a través de USAID, NED, IRI, todos los "brazos suaves" de la CIA.

Aunque Estados Unidos estaba financiando el intento de derrocamiento del gobierno sandinista electo democráticamente en Nicaragua, la jerarquía de la Iglesia Católica en Nicaragua lo estaba instigando. Mientras la Conferencia de Obispos estaba aparentemente "mediando" un diálogo nacional, sus propios sacerdotes estaban llamando a la violencia. En estos "tranques de la muerte", como se les conoció, los partidarios sandinistas fueron señalados, golpeados, violados, torturados y asesinados, con sacerdotes observando y a veces, participando en la violencia.

Un video tomado en León muestra al sacerdote católico Padre Berríos y al pastor evangélico Carlos Figueroa presenciando y sin hacer nada para detener la tortura de un joven sandinista, Sander Francisco Bonilla Zapata, incluyendo rociarlo con gasolina. Se puede escuchar a uno de ellos diciendo: "Toma la foto, pero no la publiques".

El párroco de Masaya, Harvin Padilla, dirigió la banda terrorista que torturó al policía Gabriel de Jesús Vado Ruiz y le prendió fuego estando todavía vivo. Se encontraron mensajes a los terroristas en sus teléfonos, identificándose y diciendo: "Esconde estos * $%, incluso en el fondo de una letrina ... intenta que la gente no suba fotos y videos a Facebook de lo que estás quemando, para que no haya ningún problema ".

En Diriamba, un joven sandinista fue torturado durante tres días en el interior de la Basílica de San Sebastián. Describió cómo el padre César Castillo lo golpeaba repetidamente y cómo los francotiradores disparaban contra los sandinistas desde la torre de la iglesia. Cuando contó su historia, la gente de Diriamba irrumpió en la iglesia y encontró armas almacenadas en el interior, así como suministros que habían sido robados de un centro de salud cercano. Los feligreses enojados exigieron que el sacerdote entregara la iglesia a la comunidad, gritando: “Saquen las armas; el Padre debe irse; queremos la iglesia ". (Voz de Sandino 9 de julio de 2018)

Después de recibir la orden de permanecer en sus cuarteles en abril y mayo, a fines de junio y principios de julio de 2018, la policía nicaragüense volvió a las calles y logró eliminar el bloqueo de las carreteras. La llegada de la policía a cada ciudad fue tratada como una liberación por la gente, que había sido rehén durante meses por los matones que dirigían los "tranques de la muerte".

El miembro más prominente y vociferantemente antisandinista del clero en Nicaragua fue el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio Báez. En octubre de 2018, Báez se reunió con un grupo de campesinos en un intento por reactivar la violencia. Las grabaciones de la reunión fueron filtradas por la Comunidad de Base Cristiana San Pablo Apóstol, un grupo católico laico arraigado en la teología de la liberación. En las grabaciones -que luego admitió- Monseñor Báez insinuó que los bloqueos violentos fueron idea de la Iglesia. Reconoció que los obispos se oponen al gobierno, que tenían alianzas con narcotraficantes y organizaciones criminales, y estaban tramando una segunda ola de violencia para “deshacerse” del FSLN. Hablando del presidente Daniel Ortega, Báez dijo: "Tenemos todos los deseos de llevarlo ante un pelotón de fusilamiento".

Después de filtrar las grabaciones, la Comunidad de San Pablo Apóstol recogió 586,000 firmas de nicaragüenses en una petición que fue enviada al Papa para solicitar la destitución de Báez por su papel en apoyo al intento de golpe, su sistemático discurso de odio y llamamientos a la violencia. En abril de 2019, el Papa Francisco llamó a Báez a Roma. Después de Roma, Báez se fue a Miami y permanece cercano a los grupos de oposición que siguen tramando el derrocamiento del gobierno de Nicaragua.

Mientras tanto, en Nicaragua, los católicos mantienen su desacuerdo con el liderazgo de la Iglesia.

“A pesar de todos los problemas, seguí yendo a misa por un tiempo”, me dice Rosa, propietaria de un pequeño negocio del centro urbano de Ciudad Sandino. “Aproximadamente un año después estábamos en una procesión de Semana Santa. Mientras nos preparábamos para salir de la iglesia, el sacerdote sacó una bandera de Nicaragua y la izó al revés. Eso me sorprendió absolutamente. Pero le dije a mi familia: 'Sigamos y terminemos con esta procesión”. A pocas cuadras de la calle, el sacerdote comenzó a gritar consignas políticas de oposición, tratando de que los feligreses lo replicaran.

“Le dije a mi familia, 'No, eso es todo. Hemos terminado ", dice Rosa. "Nos alejamos de esa procesión y no hemos ido a misa desde entonces".

Esta semana es la Fiesta de la Inmaculada Concepción, Purísima, la fiesta más grande de Nicaragua. Los católicos celebran la Concepción de María sin pecado original, por ser la madre de Jesús, colocando altares a la Virgen María en sus hogares y encendiendo fuegos artificiales. Los vecinos vienen a cantar a la Virgen y los cantantes reciben dulces, frutas, juguetes, comida y artículos para el hogar. En Ciudad Sandino tradicionalmente hay más de 7,500 altares instalados alrededor de la ciudad. La madre de Rosa es devota de la Virgen María y siempre tiene un muy decorado altar en su porche; recibe 5,000 visitantes cada año, la mayoría provenientes de los barrios más pobres de Ciudad Sandino.

“Ahora con la pandemia, los sacerdotes le han estado diciendo a la gente que se queden en casa y no celebren la Purísima”, dice Rosa. "Eso no parece correcto. Deberían decirle a la gente que celebre, pero ayudándoles a hacerlo de forma segura ".

En Managua, decenas de miles de fieles han estado saliendo cada noche para ver los altares patrocinados por el gobierno en el centro de la ciudad. De vuelta en su patio a las afueras de la ciudad, Marisol nos dice que seguirá celebrando la Purísima como de costumbre.

“Aún tengo mi fe y seguiré levantando mi altar a la Virgen”. Le hacemos otra pregunta a Marisol: “Hemos escuchado mucho sobre la represión en Nicaragua. Entonces, ¿cómo se castiga a estos sacerdotes por sus acciones violentas? " Todos en el patio se ríen.

"¡No están siendo castigados en absoluto!" dice Marisol. Jairo, un anciano tranquilo que es miembro de un partido de oposición, habla.

"Oh, sí que lo son", declara. “El gobierno no los está castigando y la iglesia no los está castigando. Nosotros, el pueblo, estamos castigando a los sacerdotes al no ir a misa ”.

---------------------------------

 (*) Publicado por Nicaragua Network, un proyecto de Alianza por la Justicia Global

Consulte aquí:  “We’re not going to mass.” – How the Nicaraguan People Are Punishing Their Coup-Mongering Priests

 (Becca Renk es parte de Jubilee House Community y su proyecto en Ciudad Sandino, el Centro para el Desarrollo de Centroamérica. Vive en Nicaragua desde 2001.)