La Embajada de Nicaragua en Ginebra, Suiza, celebró este miércoles 8 de diciembre, con la devoción y el fervor mariano que caracteriza a los nicaragüenses, una de nuestras tradiciones más significativas: La Purísima Concepción de María.

La celebración dio inicio con el rezo del último día de la Novena, y fue acompañada por los alegres cantos a La Purísima y la entrega del tradicional brindis entre los presentes.

El Compañero Embajador Álvaro Murillo, brindó unas palabras en las que destacó la importancia de mantener vivas las tradiciones como La Purísima para conservar la Identidad Nacional y compartir con orgullo nuestra Cultura nicaragüense en cualquier lugar donde nos encontremos.

Para finalizar, se despidió a nuestra Madre Santísima con el canto Adiós Reina del Cielo y se exclamó el grito Quién Causa Tanta Alegría ? La Concepción de María !, entre aplausos, ovaciones y maracas.