La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua, recordó que este 25 de noviembre el mundo dedica el día a la lucha “que debe ser cotidiana, sostenida y seria, decimos nosotros, contra la violencia, que desgraciadamente se continúa ejerciendo contra las mujeres”.

Dijo que Nicaragua no es una excepción, a pesar de los grandes avances y logros en el respeto a la dignidad, a la capacidad y la responsabilidad "de nosotras las mujeres que participamos, que hemos participado y seguimos participando como protagonistas en todos los espacios y esferas de la vida".

Añadió que "es fundamental tomar conciencia y continuar promoviendo y proponiendo todas las acciones jurídicas, legales, constitucionales, que garanticen justicia, seguridad, vida plena, a las mujeres que hemos sido, y somos, determinantes en todos los procesos políticos, sociales, culturales y económicos de nuestra Patria Bendita”.

La Compañera Rosario destaco que desde nuestra Nicaragua, revolucionaria y evolucionaria, “una vez más asumimos y elevamos el compromiso de continuar siendo ejemplo de equidad de género, articulando toda la institucionalidad y nuestro modelo de protagonismo familiar, fraternal, solidario y complementario, garantizando entre todos y por el bien de todos, los derechos que merecemos las mujeres, educándonos, aprendiendo y promoviendo más y más seguridad y armonía en la pareja, la familia y la comunidad”.

Somos, en estos tiempos del mundo, inspiración y lucha decidida como mujeres, desde las Mujeres, y desde toda nuestra Sociedad. Nuestro abrazo a todas en la continuidad de todas las batallas, y en esperanzas y sendas victoriosas”.

Destacó la Compañera Rosario que en Nicaragua es “un compromiso de lucha permanente y no de palabras, en Nicaragua las mujeres vivimos en equidad y ahora nos hace falta esa batalla pendiente por el respeto y la no violencia contra las Mujeres, batalla pendiente en todo el mundo, aún en ese mundo que dicen, que llaman, que dicen ser desarrollado, batalla pendiente aquí donde vamos adelante, porque somos trabajadoras, luchadoras, victoriosas, donde vamos adelante. Nos hace falta más y más esfuerzo de todos para ganar esta otra batalla y vivir en un país libre de violencia contra las mujeres”.