¡Nicaragua no está sola! Fue el grito reiterado por los pueblos hermanos durante una nueva feria de solidaridad celebrada en el puerto Salvador Allende de Managua.

Con un derroche de cultura, gastronomía y principalmente de sentimiento patriótico, representaciones de Cuba, Bolivia, Venezuela y Palestina, se vieron fortalecidos los lazos que unen a estas naciones que comparten en común su lucha por la dignidad y la independencia.

“Ese es el sentido de éste evento, humilde pero realmente con el corazón. La segunda idea idea que quisiera expresar es básicamente para nuestros hermanos nicaragüenses: ¡Nicaragua no está sola y nunca ha estado sola!, desde Sandino, el General de Hombres Libres y los hombres están representadas nuestras mujeres tan gloriosas. Sandino se inscribió en el corazón de los latinoamericanos para enseñarnos cómo había que luchar contra el enemigo que se atreve a invadirnos”, expresó Palmiro Soria, embajador de Bolivia y encargado de expresar el sentimiento de los pueblos.

En tal sentido el embajador de Palestina, Muhamad Amro, expresó que es parte del saludo a esta patria centroamericana en el mes que celebra los 200 años de independencia.

“Venezuela, Cuba, Bolivia y nosotros Palestina hacemos esta feria para que la gente también disfrute de espacio tan lindo y tan bonito y agradecer a Nicaragua por el apoyo que siempre ha dado a nuestras causas, que es la causa de la libertad, la causa de la paz y la justicia”, recalcó.

A la vez el embajador cubano Juan Carlos Hernández Padrón, indicó que es vital realizar acciones que unan más a estas naciones en estos tiempos difíciles que atraviesa la región y el mundo entero.

“Donde los emprendedores que son nuestros propios nacionales de nuestros países, residentes acá en Nicaragua, compartiendo un pedacito de eso y también con la música y el baile. Es la manera también que decir que estamos presentes tanto en las buenas como en las malas y sobre todo en estos tiempos en los que prima tanto el odio, la desunión a veces entre los países y nosotros una demostración que estamos más unidos”, aseguró.

La feria también fue un espacio en el que las familias visitaron el puerto, pudieron profundizar más en las culturas de las naciones amigas a través de expresiones artísticas, gastronómicas e incluso, eventos en los que se explicaron detalles y características de los trajes típicos de cada país presente en el encuentro.