La experiencia y la juventud son 2 factores que se conjugan a diario en el personal de salud para cumplir a cabalidad con el esfuerzo que realiza el gobierno en el proceso de inmunización contra la Covid 19 a nivel nacional.

En cada uno de los puestos de vacunación habilitados se observan rostros de jóvenes y adultos, cuyo aspecto en común es el blanco de su uniforme, el que con orgullo han sabido portar durante la batalla contra una de las más grandes pandemias que ha enfrentado la humanidad.

Omar Dietrich Rios, un enfermero con 32 años de experiencia es uno de los eslabones que integran la brigada de salud que se ha puesto al frente de la vacunación, su disposición la ha demostrado desde el primer llamado, al que acudió de forma voluntaria y que con gran satisfacción ha venido cumpliendo en todos estos meses.

“Me integre a la brigada nacional de vacunación, pro activo porque mi jefa me pasó la voz y en su momento creí que era local pues pertenezco al personal del hospital Lenin Fonseca, pero luego me convocaron al Silais Managua para informarnos que era una misión a nivel nacional, jamás me negué y aquí estamos, aprendiendo porque esta es una lucha diaria en la que enfrentamos una pandemia”, destacó.

Las horas de servicio han aumentado en los últimos días, son pocas las horas de descanso, han convivido con todo tipo de pacientes, sin embargo, el ánimo de los brigadistas sigue alto tal cual fuese su primer día de jornada.

“Nos sentimos satisfechos, a pesar de estar realizando un trabajo cansado y agotador pero estamos a favor de la salud del pueblo y eso nos motiva a seguir brindando el servicio porque entre más vacunados estemos, menos riesgos de contagio hay y la población tendrá más salud, protegidos por la mano de Dios y la vacuna. Antes dormíamos 8 horas, hoy nuestro tiempo de descanso se ha reducido pero tenemos una fuerza mayor que nos motiva y es mejorar la calidad de vida de las personas”, enfatizó.

Una nueva experiencia en formación de nuevos profesionales de salud

El Ministerio de Salud (Minsa) cuenta con recursos humanos muy jóvenes, tal es el caso de la licenciada Brenda Traña López, quien con tan solo 6 años de experiencia en su especialidad se ha sumado a la batalla por la salud y la vida.

“Nuestra jornada la iniciamos desde la 1:00 de la madrugada, el recorrido pasa llevándonos para estar en el punto de vacunación a las 3:00 am y empezar a atender a la población a las 4:00 am. Estamos alegres cumpliendo con esta ardua misión que nos ha encomendado nuestro gobierno”, manifestó.

Brenda no es oriunda de Managua, sin embargo, le ha tocado dejar por un tiempo a sus seres queridos para entregarse en su totalidad a su pueblo, al que ha acogido como su nueva y gran familia.

“No me imaginaba que estaría luchando frente a una pandemia, es un trabajo muy bonito y gracias a Dios y a nuestras autoridades por elegir a cada uno de los que estamos acá. Nos ha tocado dejar nuestro hogar, nuestras familias, sin embargo el apoyo del Minsa ha sido grande, tenemos sitio de alojamiento, transporte y alimentación, aquí estamos luchando con nuestro pueblo ante una pandemia que vamos a vencer con la ayuda de Dios”, añadió.

Por su parte, la doctora Ana Gabriela Morales, directora del Hospital Manolo Morales, expresó su reconocimiento a cada uno de los miembros de la brigada de vacunación, los que han demostrado cuanto amor sienten por el pueblo.

“Somos un grupo de compañeros los que formamos parte de un modelo integrado e integral de salud que ha logrado con éxito atender a una gran cantidad de población y en este gran esfuerzo nos damos cuenta y podemos palpar las palabras del comandante, el compromiso que nuestro gobierno del Frente Sandinista tiene con la salud de los nicaragüenses”, subrayó.