Ni la lluvia vespertina que cayó sobre la capital y  particularmente en el  barrio 30 de mayo, pudo quitar la alegría a Johanna Huerta Portocarrero cuando recibió las llaves de su nueva vivienda Solidaria de manos de la Secretaría del Concejo Municipal Jennifer Porras y del encargado de negocios de la embajada de Taiwán Iván Lu.

Y esa lluvia que en infinidades de ocasiones le dio muchos problemas a Johanna y su hijos, en esta ocasión no perturbó la felicidad de esta familia que ahora tendrán una nueva vida con un techo que las protegerá del sol y del invierno.

La Alcaldía de Managua hizo un acto para inaugurar la nueva casa de Johanna, fue una verdadera fiesta de alegría para hacer entrega de la llave. Hubo presentaciones artísticas de niños y niñas que con su arte también mostraban la felicidad de que otra familia reciba su vivienda solidaria gracias al apoyo de Taiwán.

"Me siento alegre, estoy contenta porque mi sueño de tener una casa con un buen techo se me hizo realidad", dijo Johanna, mientras su hijo con discapacidad abría y cerraba la puerta de entrada de su hogar.

Esta humilde mujer de baja estatura, que lava y plancha por encargo, describió las muchas noches que no pudo dormir por culpa de la lluvia y porque sus hijos lloraban al mojarse.

"Era terrible, si no se metía por el techo, las corrientes de agua se metían por la puerta porque la casa vecina estaba en un nivel más alto  mis niños no dormían, lloraban mucho por la incomodidad", cuenta Johanna.

Porras señaló que cada entrega de una nueva vivienda, la municipalidad lo hace con mucha humildad porque reconoce las dificultades que pasan las familias que viven en condiciones de vulnerabilidad como el caso de Johanna que habitaba en una casa de ripios y viejas láminas de zinc.

"Estamos reivindicando un derecho de las familias a tener una vivienda, pero una vivienda digna en la que puedan protegerse de la lluvia, del sol y que ya no puedan sufrir como antes lo hacían cuando caía una lluvia como esta. Nos sentimos satisfechos porque hemos desarrollado nuestros planes y programas sociales dirigidos a la población que más lo necesita", afirmó Porras.

En este barrio 30 de mayo ya se han entregado 31 viviendas, lo que significa que todas estas familias lograron cambiar sus vidas gracias al cumplimiento del compromiso de un gobierno sandinista comprometido con las familias pobres de este país.

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda

vivienda