La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, destacó que los nicaragüenses, ante todos los desafíos y en todas circunstancias, somos ese pueblo valiente que a lo largo de la historia ha sabido luchar y vencer con honor.

En ese sentido, reflexionó entorno al mundo que nos toca vivir, “¡Qué mundo! ¡Qué circunstancias!, ¡Cuánta inestabilidad, cuánta inseguridad, cuánta intranquilidad, cuánta aspereza, cuánta dureza!”.

Cosas, acontecimientos, eventos que nunca nos hubiésemos imaginado, con protagonistas que nunca hubiésemos imaginado, pero bueno, la bendición de Dios está con un pueblo bueno como el nuestro. Y en un país como el nuestro, nos sentimos de verdad tan profundamente agradecidos con el Padre Celestial porque en Nicaragua hay paz, hay concordia, hay identidad, hay cultura, hay sentido de familia y de comunidad. Porque en Nicaragua luchamos y avanzamos, y caminamos todos juntos para crecer en una cultura de encuentro, que recoge nuestros valores, los valores de esa identidad nacional gloriosa y honrosa que nos define a todos”.

Y caminamos en familia, en hermandad, en paz y victorias. Y sabemos que cada paso que damos hacia delante es bendecido por el Creador y representa los triunfos de un pueblo creyente, devoto, un pueblo potente, porque es desde la fe y la confianza que tenemos en nuestro padre celestial que sabemos que nada se mueve sino es la voluntad de Dios. Y sabemos que la voluntad de Dios es el bien, es el encuentro, es el amor, es el cariño, la voluntad de Dios, nunca ha sido el mal, la malignidad, o las falsedades o las falacias, son errores del ser humano”.

La Compañera Rosario Murillo sentenció que aquel que busca el mal, encuentra en mal en sus propias vidas, “y por eso siempre decimos que debemos cuidarnos, porque Cristo Jesús, es verdad, verdad verdadera, es luz, es la iluminación que tenemos en nuestras almas todos los hijos de Dios y en nuestras vidas. Quien encuentra y procura el mal, en estos caminos que son de concordia, que son de familia, de buena voluntad, recibe mal, y eso hay que tenerlo muy en cuenta”.

Recordó que sabemos que venimos de una historia, una historia de mucha, mucha falsedad, de grandes falsedades, de grandes inventos, de grandes mentiras, de grandes descalificaciones, de mucha maldad, perversidad, pero recordó también “como hemos dicho todos los días, ese afán de hacer daño, no puede ser eterno, porque no coincide con la voluntad de Dios, ese afán de dañar, ese sumarse al mal, no es la voluntad de Dios, por lo tanto esos que han dado pasos en falsos, errores humanos, esos que han cometido delitos, traición a la Patria, esos que se han sumado y han pretendido fortalecer la traición a la Patria, todo eso es parte de una historia que hemos venido dejando atrás a fuerza de paz, de concordia, de bien”.

Dijo que las falsificaciones no sirven, nada puede tapar el sol, “el sol no se tapa con un dedo. Este es un pueblo de justicia, un pueblo de paz, un pueblo de amor, un pueblo de cristianismo de fraternidad, de solidaridad, y eso no se puede ocultar, no se puede disfrazar y no se puede hacer daño, falsificando, que son los sentimientos más hermosos, esplendorosos, de amor, de familia, de comunidad, de cristianismo, de buena voluntad de las mayorías nicaragüenses”.

Dejó claro que justicia y paz ha sido la premisa de este proyecto y este programa que ha defendido la paz y la justicia para todos. De este programa y este proyecto de lucha preferencial para salir de la pobreza, y eso no se puede tapar, no se puede falsear, no se puede borrar”.

Así que nosotros, con la fuerza del pueblo que vence en estos días de julio, cuando recogemos el legado de tantos héroes y tantos mártires y tantos nicaragüenses que dieron lo mejor de sí mismo, que ofrendaron sus vidas para que viviéramos como vivimos, con tranquilidad, con seguridad con sentido de familia y comunidad, en paz y victoria, en estos días de julio, crece nuestros espíritu, crece ese sentimiento que es patrimonio nuestro de avanzar juntos, caminando juntos, alrededor del bien común, eso ni se oculta ni se puede falsear. Al contrario, crece a la vista de todos, todos los días gracias infinitas a Dios”, finalizó.