La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua destacó cuánto orgullo sentimos los nicaragüenses este 24 de junio al estar participando en la XIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP.

Con pueblos luchadores como nosotros, con pueblos que han sabido defender en circunstancias de todo tipo, pero, sobre todo, en lo que ha sido la continuidad de la injerencia, la intromisión histórica del imperialismo, los derechos de su pueblo, los derechos de sus países”, dijo.

Dignidad, riqueza fundamental

Destacó que, oyendo ayer al Comandante, ¡Cuánto orgullo sentimos, cuánto orgullo cuando él dice –y nosotros sabemos—, que tenemos una riqueza fundamental que es la dignidad, el amor a la Patria, amor patrio! ¡Cuántos nicaragüenses, la mayoría, amamos a nuestra Patria!”.

En este sentido, dijo que son unos cuantos, “los ‘puchos’, me acuerdo que una vez que se habló de chingaste. Chingastes de los serviles de siempre, son los que muestran y demuestran nada de amor, sino odio, porque todas las expresiones de esta gente son de odio, en lo material, de odio en el corazón que se envenena, que se intoxica, de odio espiritual, porque el que no sabe amar el suelo patrio, donde nacimos, crecimos, vivimos, es una persona digna de lástima”.

Por un lado nos indigna, pero por otro lado sentimos lástima, porque esa gente, que no conoce el amor al pueblo, el amor a Cristo Jesús en el rostro del pueblo, el amor a la Patria, no conocen, se pierden de conocer, el reino de Dios en la Tierra. Amor es lo que nos mandanta Cristo Jesús, amor a nuestro país, a nuestra Patria, a nuestro pueblo, y sobre todo amor convertido en derechos, porque debemos luchar y hacerlo todo contra la pobreza, por el derecho de todos a vivir con dignidad. El derecho de todos a vivir bien a tener trabajo, a avanzar en seguridad, a avanzar en estabilidad y hacerlo desde una identidad nacional, una cultura que fortalecemos todos los días, de encuentro, de concordia, una cultura en la que todos sabemos, todos sabemos validar y valorar el amor en las prácticas cotidianas. El amor en la lucha decidida contra la pobreza, el amor en los caminos de trabajo, el amor en la tranquilidad de las familias que se movilizan para disfrutar, trabajar, para estudiar sin ningún impedimento, el amor que crece en los hogares, en las familias, donde nos reunimos, nos encontramos y sabemos y fortalecemos ese saber, ese conocimiento, esa conciencia de ser nicaragüenses. De practicar el cristianismo, la fraternidad, la solidaridad, nuestro tesoro, nuestra riqueza, la dignidad, el amor patrio, el amor entre nosotros y eso ahí está, decía el comandante ayer, ha estado firme y está firme”, enfatizó.

Profundizó en este aspecto, destacando que la dignidad y el amor patrio “han estado firmes a lo largo de la historia, y hoy más fuertes, más se fortalece la dignidad de nuestro pueblo, mientras más intromisión e injerencia, más dignidad y más respuesta soberana de las familias, del pueblo nicaragüense”.

Y más sabemos que se fortalece también, a como se ha fortalecido, la dignidad del pueblo venezolano, del pueblo bolivariano, del pueblo boliviano, del pueblo cubano, de los pueblos que son agredidos, amenazados, pueblos que son invadidos”, añadió.

Se refirió a la cultura del descarte, a como dice el Santo Padre, la cultura que excluye a las mayorías. Esa cultura que se entromete por todos lados es también una invasión que apunta a desvirtuar, a desvalorizar, apunta de debilitar las identidades y a querer generar en el mundo una sola visión, una sola perspectiva, la de los dominadores, la de los conquistadores, pero no, aquí hay pueblos que luchan, y que luchan porque luchamos para vencer, y pueblos que luchan porque luchamos para avanzar en nuestra independencia”, dijo.

Vamos, como decía el Comandante ayer, a la segunda y definitiva independencia, eso es lo que estamos subrayando todos los días cuando decimos aquí no hay rendición, aquí no hay un paso atrás, luchamos contra los enemigos de la humanidad, luchamos con valores humanos y luchamos para vencer y vamos adelante con nuestros procesos sociales, económicos, de protagonismos solidarios, complementarios de todas las familias que merecemos los derechos que se garantizan en esta Patria bendita”.

Nuestro proceso electoral es soberano

Se refirió la Compañera Rosario Murillo al tema de las elecciones: Nuestro proceso electoral soberano, todos los días o todas las semanas se reportan todos los pasos y todos los caminos que se dan, asegurando esos caminos de soberanía electoral, de acuerdo con las normas internacionales y nacionales, de acuerdo con nuestras leyes, con nuestra soberanía nacional que defendemos con la dignidad de nuestras voces, de nuestros pasos, adelante hacia el futuro de nuestro trabajo para el desarrollo humano, dijo.

Y leo al Comandante que dice: Y es en paz, defendiendo la paz, porque la paz es lo más sagrado para nuestro pueblo, es en paz que vamos adelante, y es en paz que se multiplican las escuelas, los puestos de salud, las carreteras, las viviendas, la producción, en turismo, el emprendimiento familiar y comunitario, las carreteras, los caminos, las calles, los parques, la energía, cubriendo todo el país, el agua, el saneamiento”.

Añadió que “es en paz y con proyectos de derechos humanos que defendemos nuestra soberanía y luchamos contra los enemigos de la humanidad. Siembras, producción en los campos, medianos y pequeños negocios, en los municipios, alimentos que producimos, para garantizar la seguridad de las familias en el campo de la vida que es la alimentación”.

Estamos avanzando y estamos avanzando reafirmando que vamos a la segunda independencia, y que lo hacemos de corazón, de alma, de vida, de valores, de identidad, de decoro y de honra nacional, orgullo de ser nicaragüenses por Gracia de Dios”, recalcó.

Chachalacas y terroristas de la comunicación

¡Qué calidad humana, la que muestran las chachalacas, las urracas parlanchinas! Si no es una cosa, es otra, pero siempre están instalando y queriendo instalar temas, y nuestro pueblo sabe cómo son de malignos, de hipócritas, de destructores, de criminales, de terroristas, y terroristas de la comunicación, también. Nuestro pueblo sabe, y a palabras necias de parlanchines y chachalacos, oído sordos”, subrayó la Compañera Vicepresidenta.

A veces las personas creen que ser comunicador es dar carta de impunidad para convertir los espacios de comunicación, en espacios de intimidación y destrucción de la tranquilidad, por eso decimos que son espacios de destrucción masiva, los que se dan en todas partes, y más de desde todos esos espacios mediáticos, que tienen una sola perspectiva, un solo enfoque, imperialista y colonialista, y que responden a los intereses y los designios de los colonialistas y los imperialistas”.

Pero bueno, ser periodista es ser veraz, responsable, es comunicar los hechos sin sesgos, y sobre todo sin agendas políticas de una cultura masiva, desgraciadamente de odio, cultura de odio, esa es la que destilan los medios internacionales de comunicación, solo saben de odio de desgracia”.

Celebran, festejan la desgracia. ¡Cómo les anima que 160 personas estén desaparecidas!, ese desgraciado derrumbe ahí en Miami. Y que se congreguen los familiares alrededor de los que buscan y tratan de encontrar sobrevivientes, todo eso es negocio, cómo les anima, les anima la tragedia, les anima el dolor, les anima el sufrimiento. Es una cultura de odio, no puede penetrar en países como el nuestro, porque somos de fe, de cristianismo, de cariño, de solidaridad, en países como el nuestro. A esa cultura de odio hay que decirle ‘va pa trás’, ‘vade retro, satanás’, decírselo de alma, y que no se interpongan entre nosotros y que dejen de pretender, porque no pudieron ni podrán, oponernos unos contra otros, en un país bendito, digno, siempre soberano y siempre libre, con una cultura que nos llena de orgullo, defendemos la vida y defendemos los valores de familia y de comunidad”, proclamó la Compañera Rosario Murillo.

Recordó la Compañera Rosario Murillo que la próxima semana, el primero julio, celebramos el inicio del mes de las victorias, de todas las victorias, porque Nicaragua va adelante, con el poder infinito del cariño y la gloria de ser libres, soberanos, dignos, luchadores, de ser como somos, un pueblo con historia, y un pueblo con historia victoriosa de lucha por la dignidad y por el respeto a nuestra soberanía.

Y esos que vinieron en las tres carabelas…

Cuando escuchamos algunas voces altisonantes, disonantes, provenientes de imperios y colonialismos decadentes, países que nos colonizaron, países que cometieron genocidios, países que quisieron arrebatarnos nuestra cultura, y de repente aparecen con voces disonantes...” se preguntó la Compañera Rosario:

¿Qué derecho o qué autoridad tienen para elevar las voces, subir la voz? No pueden, no deben. Por vergüenza histórica no deberían, no les luce, porque bueno, el mundo es otro. Y esos que vinieron en las tres carabelas, ¿qué les pasa?, este es otro mundo. Aquí, toda esta América, de sangre indígena, mestiza, y luego también de afrodescendientes, reclama y exige respeto. La colonia se acabó, somos independientes y estamos caminando hacia nuestra segunda independencia”.

Cristóbal Colón, el almirante que unos dicen que era genovés, otros dicen que era de otro lado, en fin, vino y trajo la ruina a nuestra cultura, eso fue lo que trajo, enfermedades, eso fue lo que trajo, y se llevaron nuestro oro, se llevaron nuestras riquezas y nos dejaron ¿qué nos dejaron? Destrucción, muerte, y ¿dónde está la democracia que trajeron? ¿Cuándo? Aquí hemos sido sometidos, hemos padecido ese dominio sangriento de los imperios, y ese pasado no volverá, nunca más”.