El pretexto es un argumento o una razón, salida de baño diría yo, que se esgrime para justificar una acción o para explicar por qué no se hizo algo. El pretexto es aquello que se anuncia como motivo pero que, en realidad, oculta otra motivación que no se difunde. 

Con el cuento de defender la democracia se han cometido crímenes terribles de lesa humanidad. El mundo ha sido víctima de los imperios y muy contemporáneamente del norteamericano. Cuando el Tío Sam ha querido asaltar a otros países ha usado como pretexto la “amenaza a la democracia” pero teniendo por propósito ulterior quedarse con las riquezas de los países que agrede, interviene o invade. 
 
Basta que usted ponga en el buscador “países saqueados por Estados Unidos” para que Wikipedia le sirva una lista aterradora de lo que el imperio ha hecho para “salvar”, dice la Casa Blanca, a la democracia que finalmente donde existía terminó sustituida por un gobierno títere a fin al Tío Sam y por además pirateado y bajo escombros porque siempre por donde pasan los marines, “los libertadores” no queda piedra sobre piedra.   
 
Aquí en Nicaragua hay hijos bastardos de esta patria que para todo invocan la democracia y cuando la citan es para decir que en vez de ella lo que existe es una feroz “dictadura”. Con ese decir ellos lo que siempre quisieron es que Washington les sirviera en bandeja el poder que por sí solos son incapaces de lograr y es así que pretendieron dar forma aun golpe de estado que terminó en el fracaso, aunque con la persistencia de seguir intentándolo. 
 
No son pocos que indignadamente y con mucha razón analizan y observan el contrasentido de los bastardos de llamar “dictadura”, a lo que tenemos por gobierno, pero abiertamente actuando con impunidad para delinquir, para jochar, para retar, para dárselas de valientes al insistir en estarle tocando con vara corta los huevos al tigre. 

Hablando con un extranjero, un español que anda buscando cómo poner un restaurante o Mesón, perturbado por la irracionalidad oposicionista, -imagínese le decía como estaremos nosotros los nicas-, me comentaba que él no le encontraba ni pie ni cabeza a los que aquí se llenan la boca exigiendo una democracia que sobradamente existe y que solamente está en riesgo por ellos mismos. 
 
Este ciudadano español con una visión externa de lo que pasa en Nicaragua reafirmaba únicamente de lo que nosotros los de aquí estamos más que claros. Aquí el imperio que es quien a amamantado a esta pila de cobardes, que se les ocurrió son la oposición, lo que pretende es terminar de saquearnos y cree que aquí, por su poder y soberbia nos vamos a acalambrar y dejar al terrorismo interno que se crea el cuento de que es intocable. 
 
Este ciudadano me decía que es increíble la fortaleza que tiene el Presidente Daniel Ortega después de lo sucedido en 2018, película que vio enterita, pero que es más increíble la sabiduría y la tolerancia con que manejó está ofensiva imperial porque teniendo los instrumentos constitucionales a su alcance para poner en cintura a los sediciosos lo que hizo fue exponer a los demonios, permitió que hicieran lo quisieron, hasta lo permisible, para que se desnudaran como lo que son, canallas y miserables humanas que por muchísimo menos de lo que hicieron aquí, bajo una verdadera dictadura estarían viendo crecer el zacate pero desde abajo de la raíz. 
 
Las cosas están cambiando, las piezas comienzan a calzar a donde siempre debieron estar y es tal la estupidez de estas miserias humanas que se quedaron sin pretextos no son más que un grupejo de desadaptados que por brutalidad se les ocurrió que podían estar por encima del pueblo y de la ley. 
 
El más grande los pretextos que se desgrana de la frágil mazorca que sostenía el imperio por el dólar ensangrentado que la financió es que Daniel Ortega dividió al oposicionismo y que por eso, en la medida que el 7 de noviembre se asoma de cuerpo entero, cada uno de estos grupos oportunistas va en champa aparte, pero la gran verdad es que el candidato de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, no solo necesitó mover un dedo para dividirlos, sino que las miserias humanas se convirtieron en el mejor jefe de campaña del también secretario general del FSLN. 
 
La falta de democracia en nuestro país fue solo un pretexto del oposicionismo para imponer la dictadura del neo liberalismo. Estos bastardos, que se equivocaron en nacer aquí hablan y dicen lo que quieren, a puertas cerradas se reúnen en los mejores y más costosos hoteles para sus asambleas y conferencias; financian medios de comunicación donde descaradamente te hablan de guerra y de matar sandinistas; con el odio en la trompa cada vez que dicen algo lo hacen con las bilis; viven pidiendo agresiones contra Nicaragua y descalificando todo lo que sea desarrollo y progreso para la nación y sus ciudadanos; se la pasan llamando a paros y a no pagar impuestos; celebran que una aerolínea no venga, viven deseando el momento que no podamos manejar el Covid-19; irrespetan a la autoridad cuando a la policía le dicen cualquier bascosidad y de paso cuando quieren se llevan en el alma al Ejército Nacional solo porque les molesta que la institución castrense no apunta las armas contra el pueblo. 
 
En las redes sociales, donde la miseria humana ye es insignificante, uno lee claramente la indignación del nicaragüense contra toda esta miasma y cuando estos esperpentos se les ocurre hacer piquetes en las calles, por demás ridículos, la gente que los ve haciendo sus berrinches los trata de HP para arriba con la visible actitud y deseo de írseles encima, pero al final aguantándose porque ese es el escenario que ellos quisieran para victimizarse. 
 
Estos tipos y tipejas son suicidas oposicionistas que ya hartan y por eso la más grande desilusión, de los que algún día creyeron alcanzar el poder, sin necesidad de ir a elecciones, viene de ellos mismos porque ya empezamos a leer cosas como que no les importa lo que suceda a Cristiana Chamorro con la investigación que se le sigue por lavado de dinero porque acusan que quienes merecían más recibieron migajas y que los que nunca hicieron nada, ni se arriesgaron, se quedaron con lo más grueso de la tajada de un pastel super millonario manejado desde la Fundación Violeta Barrios Chamorro cuya razón social era luchar contra la pobreza y al final resultó que los pobres eran los del partido de papel, La Prensa, S.A, Radio Corporación y los Gadea, 100% Mentiras, Cinco y Carlos Fernando Chamorro, Canal 12, comentaristas que quedaron locos arriba de los palos y otros que recibieron cañonazos hasta para pagar oficinitas en INVERCASA. 
 
Bueno “dura Lex sed lex”, la ley es dura pero es la ley, y estos suicidas oposicionistas, que fueron amnistiados, se les puso a su servicio atención sicológica, se les garantizó el retorno seguro para aquellos que quisieron volver tras haber salido en desbandada huyendo de la perversidad terrorista que desataron, ya, se les acabó el jabón y van a comenzar a responder por sus delitos en lo que pinta como un carrusel de entrevistas ante el Ministerio Público donde se deberá determinar cómo es que funcionó todo este pulpo, quien era su verdadera cabeza, -bueno eso ya lo sabemos- y quienes los tentáculos porque aquí no es solo la Fundación Violeta Barrios Chamorro que fue la madre de un montón de venados, sino lo que manejó Felix Maradiaga, director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas IEEP, lo que manejó James Stanley Wheelock, Jaime Wheelock, ex miembro de la Dirección Nacional Ordene y Presidente Junta Directiva en Instituto para el Desarrollo y la Democracia, IPADE; Lo que manejó Roberto Courtney de “Etica y Transparencia”; Lo que maneja el Movimiento Por Nicaragua de la Violeta Granera primero y de Marvin Gómez después y de la misma forma Hagamos Democracia, FUNDEMOS y otros ONG que deben probar si en los eventos de 2018 todas esas siglas actuaron ceñidas a sus estatutos y en qué usaron las millonarias partidas que recibieron de la cabeza del pulpo, Estados Unidos. 
 
Que algunas de estas ONG ya no existen, que fueron disueltas por la Asamblea Nacional, eso no es pretexto para indagar si cumplieron con los propósitos por los que originalmente se les otorgó la personalidad jurídica porque hasta hoy lo único claro que se observa es que fueron la cuchara grande con la que se repartieron a granel los cabecillas de los actos terroristas de abril de 2018. 
 
Hasta ahora la reacción de los que ya sienten el talonear de la justicia detrás de ellos es pegar alaridos y denunciarse perseguidos y para crear un ruido mayor, como mafia organizada, se juntan para repetir como loras en guanacastes que la “dictadura aquí y que la dictadura” allá, pero cuando son llamados a declarar como indagados ellos mismos se ponen la soga al cuello como indiciados porque eso es lo que hizo la Cristiana Chamorro cuando con expresiones de brutalidad suprema llegó a decir que ella llegaba al Ministerio Público a preguntar no a responder, que ella ya había sido absuelta por su financiero, el capo mayor, que dijo que no había ningún lavado de dinero y que además exigía, E-XI-GIA, que le liberaran sus cuentas porque la pobre no tenía ni un centavo para ir a comprar al mercado y menos para dar limosnas en misa. 
 
Pobres los curas, los monseñores y algunos Obispos que ya no reciben las limosnas de Doña Cristiana, a lo mejor todos nos compadecemos y le compramos un paquete AFA a la suspirante que bajó de los cielos porque según ella los nicaragüenses le hemos pedido de rodillas que sea nuestra presidenta. De todas formas, a algunos de esos que también son miembros de la Conferencia Episcopal no creo que les interese mucho porque como líderes y cabezas intelectuales del fallido golpe de 2018 fueron de los que más recibieron y todo para bendecir el baño de sangre con el que hirieron a la patria. 
 
Lo importante sin embargo es que ahora los apellidos no cuentan para evadir la justicia y Doña Cristiana hoy enfrenta un proceso penal en el que deberá probar su inocencia, pero no porque ella determine que lo es, sino que lo que debe determinar eso son los estados contables de la fundación de la que por años fue presidenta y por supuesta la justicia como tal a la luz de las evidencias. 
 
Hay individuos en este país que por hablar y pensar en ingles o por el echo de ser nicas caitudos se les ocurrió que la persecución era para el sandinista y la impunidad para ellos que jamás creyeron en su arrogancia que la justicia no los podía alcanzar y la gran negación a eso es que Doña Cristiana va a enfrentar un juicio penal y que detrás de ella vienen otros en calidad de tentáculos de un pulpo que ya sabemos qué hizo por encima de la mesa, pero que ahora sabremos qué hizo por debajo de ella.    
 
QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA