Hoy 31 de Mayo inició y finalizará el 17 de Junio del 2021 el “Período de Sesiones de Negociaciones” de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), reuniendo virtualmente a los principales “Cuerpos Subsidiarios de Asesoramiento Científico, Tecnológico e Implementación (OSACT y OSI).

Este “Período de Sesiones” es el de mayor relevancia porque se deben de preparar los proyectos de decisiones en el contexto de la próxima COP26, Reino Unido, para enfrentar los impactos del cambio climático, en particular las economías desarrolladas tienen que frenar el nivel de emisiones de “Gases Efecto Invernadero” causante del “Calentamiento Global”.

La apertura fue presidia por la Señora Patricia Espinosa (México), Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, Señor Tosi Mpanu (República Democrática de Congo) y Marianne Karlsen (Noruega) Copresidentes del OSACT y OSI, respectivamente. Por las Presidencias salientes y entrantes de las Conferencias de las Partes (COP25 y COP26) participaron la Señora Carolina Schmidt (Chile) y el Señor Alok Sharma (Reino Unido).

Compañero Javier Gutiérrez, Jefe de Delegación, Secretario de Cambio Climático de la Presidencia y Viceministro del MARENA.

 

Los discursos iniciaron con los “Grupos Regionales de Negociación”, como el G77+China, ALBA, Países en Desarrollo con Ideas Afines al Cambio Climático (LMDC, por sus siglas en inglés), entre otros, los cuales expresaron las condolencias por el deceso de nuestro hermano Doctor Paul Oquist.

El Compañero Javier Gutiérrez, Jefe de la Delegación de Nicaragua, leyó los discursos del Gobierno de Nicaragua y de los países del ALBA, agradeciendo las condolencias para el Doctor Paul Oquist (Q.E.P.D), sobre los temas de atención solicitó prioridad en el financiamiento, pérdidas y daños; y la eliminación de las medidas unilaterales coercitivas, las cuales son ilegales y violan la carta de Naciones Unidas.

La Delegación de Nicaragua está conformada por el Compañero Javier Gutiérrez, Jefe de Delegación, Secretario de Cambio Climático de la Presidencia y Viceministro del MARENA, Compañero Jasser Jiménez, Embajador Representante Permanente Alterno de la Misión de Nicaragua ante Naciones Unidas, Compañeros Luis Fiallos y Josué Cantarero, Asesor y Oficial de Análisis de la Secretaría de Cambio Climático de la Presidencia, respectivamente.

 

 

Señora Patricia Espinosa (México), Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC


Señora Carolina Schmidt (Chile), Ministra de Medio Ambiente, Presidenta de la COP25.

Señor Alok Sharma(Reino Unido), Secretario de Estado para el Desarrollo Internacional. Presidente de la COP26.

 

 

DISCURSO DE NICARAGUA ANTE EL ÓRGANO SUBSIDIARIO DE ASESORAMIENTO CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO (OSACT) DE LA CONVENCIÓN MARCO DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE
EL CAMBIO CLIMÁTICO

Señor Presidente:

La Delegación de Nicaragua desea reconocer el trabajo realizado por los Cuerpos Subsidiarios en el último período, tomando en consideración el enorme esfuerzo desplegado por los Presidentes para sobrellevar el enorme volumen de trabajo comprendido en un período de dos años. Del mismo modo, reconocemos el trabajo conjunto realizado para poder superar los problemas ocasionados por el COVID -19, así como los inconvenientes de las conferencias y consultas a distancia, con todos los problemas técnicos y logísticos que esto involucra.

La Delegación de Nicaragua se adhiere a las declaraciones del Grupo G77+China, así como a las de los países LMDC y las del Grupo ALBA.

Nuestra delegación toma muy en cuenta la importancia del apoyo que el Órgano Subsidiario De Asesoramiento Científico Y Tecnológico (OSACT) brinda a las distintas instancias del Sistema de Naciones Unidas en la consolidación y operacionalización del Acuerdo de París. A continuación, expresamos nuestras posiciones ante las distintas y complejas actividades desempeñadas por SBSTA, desde la tecnología, agricultura y las finanzas climáticas, hasta los aspectos de género y a la plataforma de las comunidades locales y pueblo indígenas.

El Órgano Subsidiario De Asesoramiento Científico Y Tecnológico brinda apoyo en tecnología a países y organizaciones para incrementar la difusión e implementación de mayores niveles tecnológicos, desarrollando eventos especializados, para el intercambio de tecnologías que faciliten el alcance de los objetivos del Acuerdo de París, al tiempo que los países implementan evaluaciones de sus necesidades tecnológicas, tendientes a elaborar sus planes de acción en tecnologías. Sin embargo, a pesar de todos estos esfuerzos, las diferencias de niveles tecnológicos entre países siguen siendo enormes, lo que impone mayores retos al Mecanismo Tecnológico a fin de reducir la esta brecha.

Nuestra delegación saluda las acciones de colaboración del Órgano Subsidiario De Asesoramiento Científico Y Tecnológico con los distintos mecanismos financieros de la CMNUCC, trabajando coordinadamente con el GCF y el GEF en el mejoramiento de los aspectos tecnológicos que los países requieren. Los eventos conjuntos realizados con el Comité de Adaptación y el Comité Permanente de Finanzas han venido a facilitar un accionar más coherente en las tareas de la financiación y la estimación sus necesidades en distintos países.

Si bien es cierto que el Órgano Subsidiario De Asesoramiento Científico Y Tecnológico monitorea y procesa información sobre los avances en creación de capacidades que los órganos de la Convención necesitan, nuestra delegación considera que los bajos niveles de creación de capacidades existentes en los países en desarrollo, pueden poner en riesgo las posibilidades de alcanzar las metas y objetivos del calentamiento climático. Los esfuerzos realizados por el Comité de París en Creación de Capacidades marcan un inicio hacia un mejoramiento en este aspecto, donde mayores recursos y transferencia de tecnología son requeridos.

En cuanto al empoderamiento para la acción climática, los programas de educación y entrenamiento en cambio climático sirven de apoyo a los países para desarrollar sus propios programas, y coincidimos con el Secretariado en que la participación de jóvenes y niños en estos esfuerzos de concientización, son determinantes para el éxito de futuras generaciones. Nuestro país, Nicaragua, es un país de población mayoritariamente joven, donde se han iniciado masivos programas de educación y entrenamiento a partir de la educación primaria, con vías a proclamar una legislación específica al respecto.

En materia de adaptación, Nicaragua reconoce los esfuerzos del Comité de Adaptación, del Grupo de Expertos de los Países Menos Desarrollados y del Comité Ejecutivo del Mecanismo Internacional de Varsovia sobre Pérdidas y Daños, sin embargo, las evidencias muestran pocos avances en cuanto al reconocimiento de la importancia de la adaptación, lo cual es evidente cuando se comparan los recursos asignados a la adaptación con los destinados a mitigación.

Las pérdidas y daños siguen siendo considerados como un tema de segunda importancia, pese a la abundante evidencia cuantificable de los efectos que producen en los países más pobres. Asociados con esta temática se encuentra la vulnerabilidad de los mismos, a tal nivel que la región centroamericana no logra alcanzar el estatus de región altamente vulnerable. Resulta inconcebible que después que dos enormes huracanes impactaran Nicaragua y Honduras en menos de un mes, aún se pueda cuestionar la vulnerabilidad de nuestra región. Solo en Nicaragua, entre 2018 y 2020, los efectos de la pandemia y el paso de los huracanes ETA y IOTA dejaron pérdidas de casi 30.000 millones de dólares, equivalentes a 2.3 veces el PIB de la nación. Reafirmamos nuestro compromiso de continuar implementando la Política Nacional de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático con justicia social y ambiental; el Sistema Nacional de Respuesta, las Contribuciones Nacionalmente Determinadas, inversiones de transición ecológica bajas en emisiones de carbono y soluciones basadas en la naturaleza, para profundizar el desarrollo humano nacional, regional y mundial.

Nicaragua considera el sector de la agricultura como uno de los sectores más vulnerables al cambio climático, por lo que apoya la iniciativa del trabajo conjunto de Koronivia en agricultura, seguridad alimentaria y uso de la tierra, dentro de los principios de la Convención, bajo el concepto de adaptación al cambio climático.

En términos de mitigación, sigue siendo preocupante la poca voluntad de mejoría en las ambiciones de los países desarrollados, expresadas en la revisión de las contribuciones nacionalmente determinadas. Las emisiones de GEI siguen su tendencia creciente, poniendo en riesgo las metas de reducción para 2030, que a su vez impedirá el alcance de los logros planteados para finales de siglo. La incidencia de los países en desarrollo en la reducción de emisiones es mínima, sin embargo, en nuestro país, estamos enfrascados en programas de protección y conservación de nuestros bosques, protegiendo nuestros sumideros de CO2, reduciendo la tala ilegal, trabajando con finqueros en sistemas agroforestales y silvopastoriles, incrementando las plantaciones forestales del sector privado, entre otras acciones que contribuyen a la reducción de emisiones. La generación de energía limpia sigue siendo mayoritaria en nuestra matriz energética y los programas de eficiencia energética y ampliación de la cobertura de la red, son serios indicadores de la voluntad política en la lucha contra el cambio climático.

Nuestra delegación reconoce los esfuerzos de la Secretaría en seguir fortaleciendo su colaboración con las organizaciones intergubernamentales a fin de incorporar las consideraciones de género en diversas esferas temáticas del cambio climático, creando conciencia sobre la importancia de las consideraciones de género y el liderazgo de las mujeres en la acción climática. Reconocemos la participación de la Secretaría en actividades relacionadas con el Plan de Acción para el Sistema de las Naciones Unidas sobre la Igualdad entre los Géneros y el Empoderamiento de la mujer. Sabemos que todavía falta un largo camino que recorrer para acercarnos a términos aceptables de igualdad, sin embargo, podemos mencionar que en países como Nicaragua hemos avanzado en equidad de género. Según el “Índice Global de Brecha de Género 2020” del WEF, Nicaragua pasó de la posición 90 en 2007 a la posición 5 en 2020 (la mejor de América Latina).

Reconocemos positivamente la creación de Plataforma de Comunidades Locales y Pueblos Indígenas, la cual se estableció para promover el intercambio de experiencias y mejores prácticas, desarrollar la capacidad de participación y aprovechar el poder de los diversos sistemas de conocimientos para abordar los desafíos del cambio climático de manera integral. Este trabajo cooperativo ha logrado que se escuchen las voces de los pueblos indígenas y las comunidades locales como parte del esfuerzo global para lograr los objetivos del Acuerdo de París. En nuestro país, los pueblos autóctonos y las comunidades afrodescendientes cuentan con sus propios gobiernos, en territorios legalmente titulados, con respeto a sus tradiciones y costumbres. Las leyes de autonomía de la Costa Caribe tienen décadas de estar vigentes.

Señor Presidente:

La delegación de Nicaragua se encuentra en la mejor disposición de colaborar con las tareas y responsabilidades de la Presidencia, a fin de alcanzar logros positivos, ambiciosos y tangibles, y así concluir con una reunión exitosa de este Cuerpo Subsidiario para el presente período.

 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

DISCURSO DE NICARAGUA ANTE EL ÓRGANO SUBSIDIARIO DE EJECUCIÓN DE LA CONVENCIÓN MARCO DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

La delegación de Nicaragua reconoce los estudios e investigaciones que el OSE ha venido efectuando sobre las dimensiones socioeconómicas y de seguridad alimentaria del cambio climático en el sector agrícola y coincide en que, abordar esta dimensión y debe tener en cuenta el impacto del cambio climático y las políticas relacionadas en los ingresos de los agricultores, los efectos de la inversión, crecimiento económico general y factores demográficos, todo bajo la iniciativa Koronivia del trabajo conjunto.
Nuestra delegación también comparte que el objetivo debe ser abordar la desigualdad, la injusticia económica, la brecha de género, los derechos de los diferentes grupos y la generación de ingresos y, al mismo tiempo, lograr dietas más sostenibles y nutritivas para todos, lo que particularmente importante cuando un país se enfrenta a problemas de hambre.

Coincidimos en que la seguridad alimentaria es una prioridad clave. Combatir el hambre y La pobreza, como se prevé en los ODS, se ve amenazada por los impactos esperados del cambio climático sobre rendimientos, pérdidas y daños, y medios de vida. Dadas las causas fundamentales de la inseguridad alimentaria, es especialmente importante centrarse en proporcionar a los agricultores y las comunidades rurales, capacidades, herramientas, tecnologías y conocimientos para ir más allá de la subsistencia y contribuir a la seguridad alimentaria de sus hogares y de otros hogares no agrícolas.

Los países en desarrollo y los menos desarrollados, enfatizamos que, dados los enormes desafíos que plantea el cambio climático para la agricultura y seguridad alimentaria, la adaptación en la agricultura es una prioridad para nuestros países.

La Delegación de Nicaragua toma nota del informe del Comité del Adaptación, reconociendo que éste se constituyó con vocación de ser el principal órgano encargado de promover la intensificación de la labor relativa a la adaptación de manera coherente en el marco de la Convención. Nuestra delegación reconoce que el Comité ha avanzado en su labor relativa al género, tanto en lo que se refiere a lograr una representación equitativa de las mujeres en sus eventos como a la incorporación de las consideraciones de género en todas sus esferas de trabajo.

Al respecto podemos mencionar las experiencias de nuestro país, cuando las instituciones especializadas certificaron que según el “Índice Global de Brecha de Género 2020” del WEF, Nicaragua pasó de la posición 90 en 2007 a la 5 en 2020 (la mejor de América Latina).

También reconocemos los buenos resultados cosechados en el ámbito de la participación del sector privado, donde el Comité de Adaptación intensificó sus esfuerzos por implicar a dicho sector en la planificación y ejecución de medidas de adaptación. Otras actividades del Comité que merecen reconocimiento son en el examen de la forma en que los países en desarrollo afrontan los peligros climáticos y se reconocen sus esfuerzos de adaptación, así como la puesta en marcha del inventario de metodologías de evaluación de las necesidades de adaptación.

Nuestra delegación reconoce el papel determinante que el Mecanismo Internacional de Varsovia para Pérdidas y Daños ha tenido en la labor destinada a conocer y entender mejor la manera en que los países gestionan las repercusiones del cambio climático, para permitirles mejorar sus actividades de evaluación y planificación frente a los riesgos a largo plazo, evitando y reduciendo al mínimo las pérdidas y los daños. También saludamos los avances en el ámbito de las consideraciones de género, en lo que se refiere tanto a lograr una representación equitativa de las mujeres en sus actividades, como a considerar el género de forma transversal en su labor técnica.

Tomamos nota de las actividades relacionadas con los enfoques de gestión integral del riesgo y la movilidad humana que siguieron llevándose a cabo por conducto del grupo de expertos técnicos sobre la gestión integral del riesgo y del equipo de tareas sobre los desplazamientos. Consideramos importante la decisión del Comité Ejecutivo de establecer un grupo de expertos técnicos para ayudar a los países en desarrollo en la elaboración de perfiles de riesgo, la observación y la evaluación de riesgos en el contexto de las pérdidas y los daños, y los enfoques de gestión del riesgo.

Nuestra delegación toma nota del informe sobre el progreso en la formulación e implementación de los planes nacionales de adaptación (PNA), según el cual 125 de 154 países en desarrollo han llevado a cabo actividades relativas a los PNA, de los cuales 55 han sido apoyados por el Fondo Verde del Clima. A noviembre de 2020, un total de 85 países habían presentado 88 propuestas para acceder financiación en el marco del Programa de preparación y apoyo del GCF para apoyar la formulación de los PAN. Las regiones que más han solicitado financiamiento son Africa, Asia-Pacífico, Europa del Este y América Latina. Nuestra delegación reconoce la eficacia de los programas de preparación del GCF en la financiación de los PNA.

Hay evidencia creciente de que existen soluciones de adaptación efectivas para ayudar a reducir la vulnerabilidad al cambio climático, tal como lo compartieron los países y los expertos en NAP. Algunos países que aún no han presentado sus PAN ya están implementando proyectos de adaptación con el objetivo de reducir la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático de varios sistemas y sectores, mientras otros están implementando continuamente actividades para facilitar la integración del cambio climático al desarrollo.

Reconocemos la labor realizada por los órganos establecidos en el marco de la Convención y su Protocolo de Kyoto en 2020, así como gran parte de su labor relacionada con la creación de capacidades, la cual se vio afectada por la pandemia de COVID-19. Consideramos importante las actividades de los órganos relacionadas con la creación de capacidades, que estuvieron dirigidas a un amplio abanico de interesados, entre ellos agentes gubernamentales, círculos académicos y la sociedad civil, incluidos los jóvenes. En 2020, se fomentó a menudo la participación del sector privado, en particular en las actividades dedicadas específicamente a las cuestiones relativas al sector privado y a su implicación.
Señor Presidente:

Nuestra delegación se compromete con sus mejores esfuerzos para colaborar con sus responsabilidades, a fin de que la presente reunión del SBI sea un éxito.