La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, valoró que en estos nuevos tiempos las esperanzas de las familias se van cumpliendo y el deber es trabajar por la paz.

Esos son los derechos humanos, vivir con dignidad, con energía, con saneamiento, agua, telecomunicaciones, vivir con dignidad en términos de asegurar las instalaciones del deporte para la recreación, para la salud, para la educación, vivir con dignidad asegurando los caminos, las carreteras, las calles, las viviendas”, expresó la Compañera Rosario Murillo.

Hace algunos años las personas nos escribían con problemas, describiendo problemas como deudas, ahora cuando nos escriben las personas nos describen la necesidad de una vivienda y ahí vamos. 10 mil casitas este año y ahí vamos. Luego también los problemas que tienen algunas familias cuyos hermanos, hijos, tíos, nietos están en el sistema penitenciario por distintas razones y ahí se va buscando cómo garantizar que cumpliendo con las leyes se aseguren las mejores condiciones para que por lo menos si no se puede salir, si no pueden salir, reciban las visitas de sus mamás, de sus esposas, de sus hijos en el lugar adonde se encuentran hasta que cumplan su periodo establecido por las leyes según el delito que se cometió. Pero eso grafica cómo vamos adelante y cómo la esperanza de las familias se va cumpliendo y cómo nos llenamos de más y más esperanza y de más y más fortaleza y fuerza para avanzar en energías victoriosas en la producción, en el trabajo y la paz, la seguridad... la garantía de que podemos ir de un lugar a otro”, agregó.

La Compañera Rosario Murillo dijo: “yo recuerdo los rostros de algunos que incluso hoy se andan candidateando. Esos que bloquearon este país, esos que llenaron de sangre este país, esos que levantaban la mano, y no me canso de decirlo porque es una imagen que quedó grabada. Insensibles, de verdad criminales, levantaban la mano diciendo no, no se pueden quitar los tranques. Mientras a los agricultores se les podrían las cosechas, mientras morían gente que no podía pasar en las ambulancias, mientras había mujeres embarazadas que perdían a sus hijos porque no podían llegar al hospital”.

Criminales, eso es lo que son. Y ahí andan diciendo que van a hacer cosas, a traerle prosperidad. Qué cáscara, como decimos, qué cascara cómo puede ofrecer prosperidad un matón. Cómo puede ofrecer prosperidad además gente que está vinculada a crímenes, hasta crimen organizado hay algunos por ahí. Sí, y todo el mundo lo sabe y en aquel momento se creyeron con derecho a cerrar el derecho, valga la redundancia, de los nicaragüenses a circular de un lugar a otro para estudiar, para trabajar, para sanar, para curarse. Cuánta gente dejó de recibir los tratamientos oncológicos, cuánta gente perdió la vida por eso durante el tiempo que estuvieron los caminos y las calles trancadas, el vandalismo y el terrorismo criminal. Por eso decimos, con todo el dolor y el derecho que nos da el dolor de los nicaragüenses: son matones, son criminales, son terroristas y todavía pretenden ser candidatos. Qué barbarie, como decía ... qué barbarie”, dijo.

Pero bueno, tiempos nuevos, estamos viviendo y en estos tiempos nuevos de evolución, de revolución tranquila, de devoción, de fe verdadera, de prácticas de cristianismo verdadero ahí vamos, y vamos iluminados e inspirados por nuestras creencias, por nuestro padre celestial y porque sabemos que Dios es bueno, que Dios todo ve y todo sabe, y bueno en el tiempo de Dios siempre llegan los tiempos para la justicia. Tiempos de Dios, tiempos para la justicia y tiempos, permanentemente son esos tiempos donde la obligación, el deber es trabajar por la paz, es amar el suelo donde uno nació, el cielo donde uno vio la luz y servir a su pueblo y no a los amos extranjeros. Servir al pueblo que es la fortaleza de nuestras vidas y servir a nuestro pueblo con amor y saber que somos nicaragüenses”, manifestó.

No obstante, recordó que “hay quienes no se enorgullecen de ser nicaragüenses y piensan que este país puede verse como si fuera un estado o un departamento de otro país, como decía oí en la televisión ahora decir al Presidente de México Andrés Manuel López Obrador: hay quienes se creen los dueños del mundo y hay quienes se creen brillantes porque los dueños del mundo se fijan en ellos y los ven como hormiguitas que pueden descartar en cualquier momento, también eso es cierto, Ah pero creo que soy grande porque los que se creen dueños del mundo se fijaron en mí y me dicen lo que es bueno y lo que es malo”.

Qué torpeza, qué falta de inteligencia es como una tara, a veces vemos gente que parece que se le apagó el cerebro, parecen tarados y creo yo que hay que pedirle a Dios que la inteligencia siempre le guíe a uno, porque la inteligencia cuando es sensibilidad y no es indiferencia es la luz del espíritu guiándonos a todos para bien y para mejor”, señaló.