La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, destacó este miércoles 26 de mayo, la próxima celebración del Día de la Madre Nicaragüense y aprovechó para saludar a las mamás “porque a ellas les debemos la vida”.

Saludamos con amor a todas las madres de esta Nicaragua bendita. A ellas nos debemos porque les debemos la vida y la educación en valores con nuestras madres, en nuestros hogares, con nuestras familias hemos aprendido a ser como debemos ser, hermanables, ser como debemos ser, personas de bien, seres humanos que aprendemos y aprendimos de nuestras madres a compartir a convivir compartiendo en la casa, en la familia, en el vecindario, en la comunidad, convivir compartiendo y convivir defendiendo la vida que es defendernos todos y defendiendo nuestro modelo de vida que es defendernos todos, porque esos valores de familia, esa manera de querernos en nuestros hogares, esa manera de querernos en toda Nicaragua se la debemos en primer lugar a María Santísima nuestra madre, a la que estamos consagrados, la madre de Jesús y a nuestras mamacitas, nuestras abuelas, toda nuestra familia ampliada que cada día se encuentra, se muestra, vive en amor de madre y en amor a Nicaragua y en amor a la familia y en amor fraternal a la comunidad”, expresó.

Amor de madre y amor para las madres. Nuestra madre María Santísima, nuestra Madre Nicaragua bendita, nuestra madre tierra, patrimonio de todos, nuestra madre naturaleza que nos nutre a todos y que cuidamos con esmero porque es la casa de todos, nuestras mamacitas queridas, nuestros hogares sencillos, humildes, ahí reina la mamá, la jefa, la que nos trajo al mundo en gracia del Altísimo. Nuestra mamá ternura, bendita, corazón y fuerza, corazón y guía, ese amor de mamá amor como ninguno. La celebramos y le ofrecemos lo mejor: el compromiso de una Nicaragua en paz, en desarrollo justo, en trabajo, en educación, en salud, en familia, en alegría y con futuro ofreciéndole como el regalo de todos y de todas los hijos de mamá en nuestra Nicaragua bendita, patria para vivir tranquilos, patria para todos, patria para crecer culturalmente, espiritualmente, cultura de encuentro, de reconciliación y paz, música y fortaleza espiritual infinita le ofrecemos, le damos, nos comprometemos tantas hermosas victorias, porque la paz es el camino y en caminos de paz vamos alcanzando todas esas hermosas victorias que Dios ha dispuesto para las familias nicaragüenses”, agregó.

Y les decimos a nuestras mamás, aquí o en el cielo: Sígannos cuidando, sígannos enseñando los rumbos del amor, la fe, la familia, la comunidad, el barrio, la comarca. Sígannos acuerpando, respaldando. Nuestras mamás son ese apoyo incondicional que tenemos, las que están aquí con nosotros como privilegio que agradecemos a Dios que todavía estén con nosotros y las que están allá, ángeles para cuidarnos, ángeles para promover que escuchemos toda esa vibración del corazón bueno de los seres humanos nicaragüenses”, indicó la Vicepresidenta.