La Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) rindió este martes un homenaje a la auxiliar de enfermería Silvia Ferrufino, fallecida hace 42 años tras 33 días de huelga de hambre que hizo para exigir a la Dictadura Somocista el reintegro de sus más de dos mil compañeros trabajadores de la salud, despedidos desde julio de 1978.

El homenaje se llevó a cabo junto a la lápida donde descansan los restos mortales de Ferrufino en el cementerio de la comarca de Jocote Dulce.

El acto incluyó la colocación de una ofrenda floral de parte del Secretario General de Fetsalud, Doctor Gustavo Porras Cortes y miembros del Comité Ejecutivo Nacional de la organización que aglutina a los trabajadores de la salud.

El doctor Porras recordó que Ferrufino también fue fundadora de la Federación de los Trabajadores de la Salud hace 47 años. La organización de los trabajadores de la salud se fundó el 25 de mayo de 1974, después que se produjeron múltiples huelgas de los trabajadores de las “batas blancas”.

Precisó que Silvia Ferrufino murió después de pasar 33 días en huelga de hambre y sufrir fuertes daños en su organismo.

Recordó que esa acción de Silvia fue para acompañar en una lucha a los trabajadores de la salud contra la dictadura de Anastasio Somoza en 1978.

Ese ejemplo de dignidad, fuerza, decisión valor frente a una Guardia Nacional terrible, porque era una guardia que masacraba a los jóvenes y ahí estaba Silvia en su huelga de hambre”, dijo.

Recuerdo que estábamos en los patios de Don Bosco donde nos juntábamos todos los que estábamos en huelga porque nos desalojaron de los hospitales”, precisó el doctor Porras.

Agregó que esa huelga se produjo cuando el país estaba en una etapa preinsurrecional y que Silvia Ferrufino mantuvo su lucha hasta que se les dañaron sus riñones y restos del organismo que trajo como consecuencia un año después su paso a la inmortalidad.

Cuatro meses después del deceso de Silvia se produjo el triunfo de la Revolución Popular Sandinista el 19 de julio de 1979 y “por eso creo que es importante recordar a nuestros héroes, nuestras heroínas y sobre todo a Silvia quien fue una mujer con una decisión inquebrantable”.

Silvia nos transmitió a los trabajadores de la salud un ejemplo que todavía perdura”, añadió el doctor Porras.

Porras también indicó que el legado que dejó Silvia Ferrufino ahora se traduce en programas como es Mi hospital en mi comunidad, en las jornadas quirúrgicas, “es decir es un aporte de los trabajadores de la salud en Nicaragua”.

Silvia Ferrufino Sobalvarro falleció en la finca de sus padres en Jocote Dulce, en Managua.

Silvia nació en abril de 1943, tras graduarse como auxiliar de enfermería obtiene su primer trabajo el Hospital General El Retiro, el principal de Managua antes del terremoto de 1972. Ese hospital estaba ubicado donde hoy es la tienda PriceSmart.

Desde su puesto de trabajo se involucra en la lucha por los derechos de los trabajadores de la salud, conculcados por el régimen somocista.

Así participó en la huelga del “pan duro” en 1971, en 1973 en la huelga nacional de los trabajadores de la salud y en 1974 en la huelga histórica, por medio de que se consigue el primer convenio colectivo a nivel nacional.

En julio de 1978, participa en otra huelga nacional que exigía el cumplimiento del convenio colectivo de los trabajadores de la salud y decide incorporarse a la huelga de hambre en las instalaciones de la Cruz Roja.

silvia

silvia

silvia

silvia