El Gobierno del Presidente Daniel Ortega a través del Ministerio de Salud de Nicaragua inauguró un nuevo Centro Familiar y Comunitario que lleva el nombre de la brigadista Elena del Carmen Lau.

El Centro Familiar y Comunitario es una realidad tras una inversión de 1 millón y medio de córdobas.

Este espacio de atención gratuita, cuenta con espacios para dar atención en medicina natural, casa materna, rehabilitación basada en la comunidad, estimulación temprana para embarazadas, estimulación temprana para niños, rincón de adolescentes y sala de recreación para los adultos mayores.

COMUNITARIO

Además, el centro cuenta con áreas de cocina, manualidades y costura.

La Ministra Asesora del Presidente de la República para asuntos del Sistema Local de Atención Integral en Salud, explicó que este centro es una nueva modalidad de atención en la cual se mezclan diferentes programas de prevención y promoción.

“El fin es promover la salud de la comunidad. Aquí vamos a tener personal especializado que va a trabajar con la comunidad en programas de nuestro gobierno”, dijo Dávila.

Agregó que “los adolescentes pueden venir de manera espontánea y referida por alguna unidad de salud a recibir orientación, a tener actividades de recreación y educación”.

Una de las primeras madres en llegar para atender a su hijo fue María José Sánchez, quien manifestó que “Dios ilumina al gobierno para crear estos lugares de atención. Es un gran apoyo para nosotras las madres más cuando luchamos para tener a nuestros hijos sanos”.

Los horarios de atención son de ocho de la mañana a cuatro de la tarde, de lunes a viernes.

El centro está ubicado en Plaza España, en el distrito dos de la capital.

En esta inauguración estuvo presente Elena del Carmen Lau, de quien lleva el nombre este centro.

Ella desde muy pequeña, viendo el ejemplo de sus padres, inició a apoyar desde su comunidad y con los años se fue integrando a los brigadistas comunitarios apoyando en jornadas tan importantes como la vacunación.

Me siento muy orgullosa de que este centro lleve mi nombre. Yo he luchado mucho en la vida, desde que era una niña y seguiré ayudando hasta que ya no tenga vida. En el ministerio de Salud apoyé en las vacunaciones y veo que para el comandante Ortega la salud es una prioridad. El Señor lo debe cuidar mucho a él y a la compañera Murillo”, dijo Elena, quien tiene ya 76 años.

COMUNITARIO

 

COMUNITARIO

 

COMUNITARIO

 

COMUNITARIO