La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua informó a partir de este viernes 19 de febrero se pagarán 143 mil 546 pensiones en los centros de pago del Instituto de Seguridad Social.

Ya se han pagado 68 mil y se han pagado por transferencias bancarias 43 mil 600. Y en cajas móviles 41 mil 669, para un total de casi 300 mil pensiones en este mes de febrero, mes heroico, mes de luz, vida y verdad, mes de ir siempre más allá.

"El INSS pagando 1 mil 688 millones de córdobas a los pensionados, gracias a Dios cumpliendo a nuestro pueblo, sirviendo a nuestro pueblo, luchando activamente contra la pobreza. Vencer la pobreza es la meta, es el objetivo, es el triunfo que alcanzaremos las familias nicaragüenses".

También los jubilados del Inss van a disfrutar de una tarde especial en este mes, antes de concluir en el Puerto Salvador Allende, se trata de una fiesta recreativa especial para jubilados, coordinada por el INSS.

Otros anuncios

La Compañera Rosario también destacó la entrega de una nueva casita a la hermana Juana Esperanza Muñoz aquí en Managua, estrenando casita ella y su familia.

También las visitas que hace el Ministerio de Salud a los hospitales y centros especializados.

Mejoras y ampliación del alcantarillado sanitario en San Juan del Sur, una inversión de 92 millones de córdobas con financiamiento del BID y del presupuesto nacional para atender a 4 mil familias de esa comunidad.

El Profesor Harold Delgado del Ministerio de Educación escribió e hizo llegar un poema de Darío a la Compañera Rosario: Sé, pues, justo y bueno, uno de los mejores según concepto del Profesor Delgado y cuyos elementos siguen vigentes en la vocación de buena voluntad de los nicaragüenses.

La Vicepresidenta dio lectura a un fragmento:

Sé, pues, justo y bueno

Hemos de ser justos, hemos de ser buenos,
Hemos de embriagarnos de paz y amor,
Y llevar el alma siempre a flor de labios
Y desnudo y limpio nuestro corazón.

Hemos de olvidarnos de todos los odios,
de toda mentira, de toda ruindad
hemos de abrasarnos en el santo fuego
de un amor inmenso, dulce y fraternal.

Hemos de llenarnos de santo optimismo,
tender nuestros brazos a quien nos hirió;
Y abrazar a todos nuestros enemigos
en un dulce abrazo de amor y perdón.