En homenaje al 87 aniversario del paso a la inmortalidad del General de hombres y mujeres libres, Augusto C. Sandino, la dirección Nacional de Arqueología desarrolló un foro-debate titulado "Arqueología histórica: Lucha antiimperialista en Nicaragua".

La ponencia principal fue brindada por el especialista Jorge Espinoza, quien junto a otros expertos presentó una radiografía de las investigaciones realizadas en los años ochenta para dar con el paradero del General Sandino.

Ivonne Miranda, de la Dirección Nacional de Arqueología del Instituto Nicaragüense de Cultura, expresó que la actividad tuvo el objetivo de rescatar la memoria histórica y la comprobación material de los acontecimientos.

arqueologos-foro

El público a quien está dirigido el foro son antropólogos, arqueólogos e historiadores, quienes en conjunto debatiremos cómo definir y desarrollar nuevas líneas de investigación en el país, ya que tenemos una gran cantidad de información sobre hitos históricos de la lucha y gesta de nuestros pueblos de carácter antiimperialista”, dijo Ivonne.

El primer estudio arqueológico sobre Sandino

Al arqueólogo Jorge Espinoza, en la década de los ochenta, le fue encargada la misión de hacer la primera intervención de excavación arqueológica en busca de los restos del General Sandino, quien fue asesinado un 21 de febrero de 1934 a manos de la la Guardia Nacional, serviles de Anastasio Somoza y este del imperialismo Norteamericano.

La investigación científica realizada por el arqueólogo permite el fortalecimiento de la identidad nacional no solo de manera oral, sino para ser llevada a la escritura.

En el año 1981 la Junta de Gobierno me pidió buscar los restos del General Sandino y tuve que revisar una serie de documentos y tuve la gran suerte de traer a Abelardo Cuadra, que era el hombre que supuestamente había enterrado al General y conversé también con Carlos Monterrey”, relató.

A ellos los tuvo 15 días en la Ajax Delgado para realizar entrevistas que le permitieron después de varios meses de trabajo llegar a importantes conclusiones sobre el paradero del General y de los Generales que iban con él ese fatídico día.

arqueologos-foro

Excavé como una manzana de terreno buscando los restos del General Sandino. No se pudieron encontrar porque todo había cambiado desde el año 1934 al año 1980. Se habían construido ahí varios edificios entonces era muy probable que la tumba del General y de los que murieron ahí estuvieran enterrados bajo uno de esos edificios modernos”.

Vamos a hacer un esfuerzo porque hay otras probabilidades de dónde puede estar enterrado el General Sandino. Yo le mostré un documento a Luis Morales y le di a conocer que en mis entrevistas me habían dicho que la persona que manejaba el camión con los muertos se había detenido en un lugar que está por donde se conoce La Tiendona y que posiblemente el General estaría enterrado ahí”, agregó.

Yo concluí que el General Sandino parece había sido decapitado, que la cabeza fue enviada en una bandeja al Pentágono. Esto se rumoró en Managua y no se sabía a ciencia cierta. Es muy probable que esto haya sucedido y no sé si Camilo González, quien era un hombre de mucha confianza de Somoza, tenía o fue instruido a hacer esto. El codirector del Instituto Nicaragüense de Cultura y la compañera Rosario Murillo tienen un gran interés en que ejecutemos unas investigaciones para confirmar si todo esto es cierto”, explicó.

En este foro-debate comentó que desde muy pequeño tuvo el deseo de conocer y estudiar la vida del nacionalista llamado Sandino.

Relató: “Mi padre estuvo en México en varias ocasiones con el General Sandino. Recuerdo que en una oportunidad mi padre estaba en una corrida de toros con el General Sandino. La corrida se detuvo por muchos minutos porque todo el mundo gritaba “Sandino, Sandino” y narra mi padre que sintió una gran alegría y emoción que le erizó la piel”.

Mi padre me regaló una foto donde está con el General Sandino. Fue tomada el 2 de febrero de 1933 en la Presidencia. Yo la he guardado siempre porque mi padre me ha contado muchas anécdotas”.

Asimismo, Cecilia Costa, docente de la UNAN-Managua, resaltó que es un deber estudiar a fondo la historia revolucionaria de Nicaragua.

Ese deber nos pertenece a cada uno de nosotros tanto a los historiadores, como arqueólogos y antropólogos y cada persona que tiene amor a la revolución”, dijo Costa.

Tenemos un gran tesoro vivo en Nicaragua son los hombres y las mujeres que en distintas etapas de la vida pertenecen a las generaciones del Sandinismo. Este tesoro necesitamos volver a descubrirlo, ir a los barrios, comarcas, montaña adentro, porque hay hermanos campesinos que por ejemplo conocieron al Comandante Carlos Fonseca y otras experiencias increíbles que es memoria viva que le pertenece al pueblo y si es posible que trascienda las fronteras”, culminó la docente universitaria.