El Sistema Penitenciario Nacional de Tipitapa realizó la primera feria de artesanías y manualidades elaboradas por hombres y mujeres privados de libertad.

Almohadas, cojines, muebles, adornos, lámparas, alimentos y mucho más aprenden a elaborar a través de cursos y talleres que nacen con el objetivo de dar un nuevo oficio a estas personas que perdieron su libertad.

El alcaide Edwin Blandón, comentó que "la feria se está realizando en todos los establecimientos penitenciario del país y el objetivo es dar a conocer a la población que nos visitan y las que nos ven, que los pesos están involucrados en un trabajo productivo que es útil para la sociedad, una vez que ellos salen van con un oficio económico para ellos y su familia".

"Una de las orientaciones del gobierno es promover el trabajo, el estudio y la salud dentro de los establecimientos", señaló.

Desde el establecimiento penitenciario integral de Mujeres llegó Fátima Brizuela, quien a través de un curso de un año logró aprender a confeccionar almohadas, lápices decorados y retrateras.

"Me ha parecido excelente aprender este oficio porque con el tiempo he descubierto que me gusta y es algo para poder emprender el día de mañana que salgamos de este lugar. Me hace sentir más útil e importante porque estoy adquiriendo conocimientos de algo que nunca pensé aprender".

El joven Elmer Hodgson es otro de los presos que está aprendiendo a hacer manualidades para aprovechar el tiempo.

"Me siento muy bien al participar en este programa porque nos dan la oportunidad de aprender. Hacemos artesanía con madera y muebles y los que nos visitan pueden adquirirlo. Aprovecho mi tiempo y el sistema penitenciario nos da la oportunidad de aprender y mejorar como persona".

SISTEMA

 

SISTEMA

 

SISTEMA

 

SISTEMA

 

SISTEMA

 

SISTEMA

 

SISTEMA

 

SISTEMA

 

SISTEMA