La Fundación Incanto presentó este viernes en la sala “Pilar Aguirre” del Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD) la ópera Amahl y los Visitantes Nocturnos en su segunda temporada lírica.

El compañero Laureano Ortega Murillo, que formó parte de la producción ejecutiva de la ópera (libreto original del inglés  Gian Carlo  Minotti), dijo que esta ópera es con motivos navideños, de esperanza, fe y amor.

Indicó que es una obra que refleja la historia de los tres Reyes Magos que van hacia Belén. Esta ópera forma parte del programa de Incanto para el mes de diciembre.

Informó que las actividades se estarán transmitiendo por redes y la televisión y que en ellas se incluirá la ópera presentada este viernes en el coloso de la cultura.

Hemos instado a las familias a que vengan con sus hijos para que conozcan más de la ópera a través de este espectáculo que es ameno y corto, añadió el compañero Laureano.

El argumento de la obra se inicia con un niño de gran imaginación que se la pasa fantaseando todo el día. Usa una muletita para caminar pues es cojo de nacimiento.

Su madre es una viuda pobre que sufre por el futuro de su hijo, que probablemente tendrá que mendigar porque no tiene para comer, ya que lo han vendido todo.

Una noche, mientras toca su flauta mirando al cielo estrellado, su madre le llama para dormir. Amahl está asombrado con una estrella tan grande como un faro que ha visto sobre el tejado, pero su madre no le cree.

Agrega que mientras duerme llegan tres personajes misteriosos, eran los tres reyes de Oriente que siguen una estrella que los llevará hacia el Niño que acaba de nacer.

Melchor, Gaspar y Baltasar buscan un lugar para pasar la noche. Amahl y su madre le abren las puertas de su casa.

Los tres reyes llevaban regalos para el Niño, pero los visitantes se llevan una sorpresa cuando Amahl les dice que el niño no necesita de esas riquezas, y es ahí donde el gran milagro de la Navidad ocurre.

En la ópera participaron 33 personas que son sopranos, tenores, contraltos y bajos de la Fundación Incanto.