Zoocriaderistas de Nicaragua se reunieron la mañana de este jueves en el parque nacional Volcán Masaya para participar en el primer congreso nacional, impulsado por el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena.

En este congreso participaron unos doscientos protagonistas que respetando la biodiversidad han logrado crear un negocio rentable económicamente.

La ministra del Marena, Sumaya Castillo, resaltó que la reproducción de fauna en encierro está permitiendo que se liberen animales y se proteja la vida silvestre.

"Es una estrategia que contribuye a la economía nacional porque se exportan animales vivos criados en cautiverio y a la seguridad alimentaria porque al nicaragüense le encanta la sopa de garrobo e iguana", afirmó.

"Parte del impacto de la estrategia es que, como ya se produce en encierro, ya no se quema el bosque para poder cazar la iguana, la guardatinaja o armadillo", dijo.

Sumaya detalló que los principales mercados este tipo de carnes son Estados Unidos, Canadá, Japón y China.

Byron Úbeda Torres, del municipio de San Rafael del norte, reproduce en cautiverio la rana verde ojos rojos.

"Estoy iniciando y estoy contento con lo que he aprendido con la reproducción porque este año he logrado unas dos mil quinientas, una parte de ellas las liberé y el año que viene espero comenzar a vender".

Fernando López, del zoocriadero fauna marina, ubicado en Granada, explicó que en el año tienen ingresos de hasta 4 millones de córdobas.

"Tengo veinticuatro años de reproducir fauna. Este congreso es una excelente política porque motiva y hace crecer este negocio. En la actualidad estoy reproduciendo veintiocho especies entre anfibios y reptiles y dos mamíferos como el armadillo y zarigüeya".

"Ahorita tenemos una exportación a Canadá y Hong Kong. Exportamos en ocasiones diez mil y veinte mil dólares mensuales".