Jóvenes del Movimiento Ambientalista Guardabarranco  recibieron una capacitación a cargo de especialistas de la Empresa Portuaria Nacional para conocer sobre las medidas de mitigación, que se deben implementar ante el impacto de huracanes en el país.

Nicaragua en las últimas semanas ha sido golpeada por la fuerza de la naturaleza y es de suma importancia que la población conozca algunas acciones para mitigar, en la medida de lo posible, las consecuencias que traen fenómenos como los huracanes o tormentas tropicales, muy comunes que se forman durante los meses de invierno.

“Estamos capacitándonos en este importante tema de contexto. Queremos saber la importancia de los huracanes y cómo mitigarlos para que los humanos no nos veamos tan afectados. Sabemos que para la madre naturaleza las fuertes lluvias y vientos tienen sus beneficios, pero para la humanidad tiene diferentes perjuicios”, dijo Jasón Quezada.

“Sabemos que los huracanes son una bendición de Dios porque los campos se ponen verdes, los ríos y otros depósitos de agua suben su nivel y para el resto de las diferentes formas de vida significa esperanza”, agregó.

“Uno de los consejos muy útiles es sembrar plantas como la valeriana que se introduce en la tierra y amarra los suelos evitando en gran manera la erosión y deslizamientos de tierra, tenemos también la colocación de farallones de piedras, tierra y llantas”, detalló el joven ambientalista.

Por su parte,  Ángel Mario López, técnico de enlace, de la Empresa Portuaria Nacional, quien fue el encargo de dar esta capacitación también mencionó el trabajo que hacen las instituciones para mitigar el impacto de los fenómenos naturales.

“Una de las cosas más importantes es ver toda la cadena logística para el antes y el después. Dar a conocer a la población y en este caso a los jóvenes que hay un plan de respuesta como país.  Ahora tras el paso del huracán Iota tenemos que ver la evaluación de daños y podemos ver que donde fue el impacto del huracán no hubo fallecidos y fue gracias a las evacuaciones”, señaló.