La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, destacó el modelo de presencia directa, de organización y de prevención que se desarrolla en atención a la emergencia ocasionada por el huracán Iota en el país. A su vez hizo un llamado a las familias a cumplir con las instrucciones de las autoridades en los centros de albergue.

Destacó que el último parte de las 6 de la tarde de Ineter “nos informa que a la hora del corte la tormenta tropical se encuentra  a 30 kilómetros en Honduras ya, 45 kilómetros desde Ocotal al noroeste, con vientos máximos sostenidos de 80 kilómetros y una velocidad de 19 kilómetros por hora. Se supone que continúa desplazándose sobre Honduras, posteriormente llegará a El Salvador ya como depresión tropical, se calcula y saldría hacia el Pacífico mañana miércoles a lo largo de la tarde o noche. Seguiremos teniendo vientos, lluvias y seguiremos protegiéndonos, resguardando”.

Advirtió que “el riesgo de derrumbe de deslave ha incrementado. Qué nos dice el Ineter a las 6 de la tarde que los acumulados de lluvia continuarán siendo importantes y por lo menos dice en las siguientes 12 a 24 horas los suelos seguirán llenos de agua, saturados y habrá más riesgo de deslizamientos y de inundaciones en las zonas susceptibles”.

Y bueno, les decimos, nos decimos todos cuidémonos, protejámonos, sigamos cumpliendo con las instrucciones que emanan de las autoridades locales, de las brigadas de buena voluntad, de todas las instituciones decíamos, de las autoridades nacionales. Cumplir con el deber que tenemos todos de protegernos, de salvarnos y de salvar vidas, indicó.

Aquí estamos nuestro Comandante Daniel, envía un gran abrazo a todas estas familias que hoy lloran la ausencia de seres queridos y vamos adelante con la fortaleza que tenemos y que Dios, que Dios incrementa, aumenta en cada uno de nosotros para caminar, para caminar, para seguir caminando y para seguir avanzando, aprendiendo”.

Yo creo que en todo esto, lo he dicho varias veces, de todo esto aprendemos, el modelo nuestro es un modelo de presencia directa y organización, prevención, atención, mitigación, prevención entre las familias los hogares y las comunidades y tenemos que seguirlo perfeccionando. Ese es el desafío ese es el reto”, dijo la compañera.

Agregó que “frente a todo lo que es la evaluación de daños, que ya han empezado a hacer los compañeros desde el Sinapred y las instituciones especializadas, hacer todo lo que nos corresponde hacer en términos de gestión para cooperación solidaria, respetuosa, de gestión para financiamiento junto a los presidentes y gobiernos de toda la región para enfrentar estas consecuencias desastrosas de este fenómeno”.