La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, detalló que 6 personas perdieron la vida en las últimas horas como consecuencia del impacto del fenómeno climatológico Iota en Nicaragua.

A transcurrido un día de múltiples desafíos. Un día difícil, pero un día en el que aprendemos, aprendimos, seguimos aprendiendo y sobre todo asumiendo nuestras responsabilidades de cara a las consecuencias desastrosas, catastróficas en términos materiales, del daño material, infraestructura, puentes”, comentó.

Tenemos aquí tres puentes, comunidad Waslala - Siuna sobre el río Yiya, puerto viejo, a las 4:55 se reportó derrumbado, también parcialmente el puente Banacruz entre Siuna y Rosita, y el Rosa Grande, entre Siuna y Waslala. Solo ahí tenemos tres puentes que tenemos que atender reparar. En el caso de Banacruz son daños parciales, y en el caso de los otros dos puentes es pérdida total y tenemos que ver qué vamos a hacer. Por eso es tan importante en este caso, en el caso de los daños materiales, a la par que vamos atendiendo el desastre, ir haciendo el listado, la evaluación de los daños en vivienda, en infraestructura en general, en carreteras, caminos puentes, en centros de salud, en escuelas, la viviendas de las familias que es urgente como decíamos ahora a mediodía”, agregó.

Destacó que desde el gobierno “ya habíamos anticipado por lo menos lo básico que son los planes techo para aproximadamente 6 mil familias. Vamos a, en cuanto bajen las aguas del Wawa, a enviar más zinc con sus correspondientes complementos para poder, por lo menos a las familias atenderlas de inmediato, sobre todo atender en la medida de nuestras posibilidades”.

Detalló que hasta este momento “tenemos 62 mil 914 personas albergadas, 63 mil, en 683 albergues y hay más de 40 mil 904, o sea 41 mil brigadistas de buena voluntad, brigadistas comunitarios, hermanos y hermanas movilizados en brigadas de las instituciones el Ejército, la Policía, los Bomberos, la Cruz Roja, el Minsa, las alcaldías, Enatrel, Enacal, Telcor, todo lo que constituye la primera línea de atención de restauración, tenemos que restaurar los servicios a las familias afectadas en tantas zonas del país”.

La vicepresidenta comentó que “las lluvias han sido fuertísimas y si no ha sido todo este modelo de prevención, de protección, de gestión de riesgo que el compañero Guillermo González describió tan bien hoy en una entrevista de TeleSur, pues esto hubiera sido también una catástrofe humana”.

Lamenta pérdida de vidas

Gracias a Dios hemos perdido vidas, tres, cuatro vidas valiosas solamente, pero una vida valiosa es una gran pérdida, no decimos solamente en el sentido de que no cuentan, no, al contrario, lo que queremos decir es que gracias a Dios no se han perdido más vidas y entendemos y acompañamos con solidaridad a las familias. Por ejemplo, aquí una hermana en Quilalí que en la comunidad... en un caño que pasa cerca de su casa estaba asomada para mirar, ver cómo se se llenaba ese caño y luego qué pasó, se derrumbó el lugar el pedazo de barranco y la señora cayó precisamente adonde corrían las aguas que ella estaba viendo. Evidentemente esta es una persona que estaba ahí, pariente de hermanos nuestros, estaba ahí observando el movimiento generado por las lluvias y desgraciadamente perdió la vida. En Wiwilí, Jinotega, en la comunidad El Jilguero, dos hermanos que habían sido evacuados, ya estaban en albergues, quisieron retornar a sus viviendas a traer unas pertenencias para instalarse mejor en el albergue, eso es humano, así es. Y entonces se produjo un derrumbe y desgraciadamente perdieron la vida, un hermano de 50 años Carlos Carazo, diácono de la iglesia evangélica asambleas de Dios de esa comunidad, y Francisco Carazo, hijo de don Carlos, padre e hijo respectivamente. Una desgracia que lamentamos y enviamos nuestro abrazo solidario, profundamente solidario, fraternal y solidario a estos compañeros allá en Wiwilí Jinotega, comunidad El Jilguero, Las Vegas, a 30 kilómetros de Wamblán. Y en la Garita del cerro El Chipote, así se llama el lugar, del municipio de Quilalí donde pereció la señora María de la Cruz Duarte que como contábamos estaba asomándose, viendo pasar cómo... aquí dice mirando cómo se llenaba un caño que pasa cerca de su casa, se derrumbó el pedazo de barranco junto con ella y cuando la rescataron ya estaba sin vida. Un abrazo grande a la familia de María de la Cruz Duarte. Por eso siempre insistimos que cuando estamos resguardados estamos resguardados, no podemos estar afuera. El peligro, los riesgos acechan y por eso es que recomendamos prudencia, para asegurarnos garantizar la vida. Y don Carlos José López Méndez de 40 años en estado de ebriedad, en la comunidad de Santa Ana, el Diamante municipio de Jinotega, también perdió la vida”, indicó.

❗ #HuracánIOTA | Nicaragua ha realizado un sinnúmero de acciones para salvaguardar la vida de sus habitantes ante la llegada del potente Huracán Iota. Conozca las más relevantes.

Publicado por JP+ en Martes, 17 de noviembre de 2020

Así que estamos pendientes, recibiendo todas estas noticias trágicas, tristes. Hemos hecho todo lo que humanamente hemos podido, hemos tenido a las personas en los albergues y sin embargo pues algo se les olvidó, algo querían resguardar, algo querían llevar para mejorar su estadía en los albergues y ya vemos pues el resultado. Así que lamentablemente, lamentamos profundamente estas pérdidas y vamos a estar orando por ellos por sus familias”, dijo.

La compañera Rosario Murillo también añadió que dos menores perdieron la vida en Carazo. Al respecto dijo que “no culpamos a nadie, pero siempre, siempre hemos insistido cuidémonos, cumplamos con las instrucciones, resguardemos la vida, y lo decimos ahora otra vez a la luz de este dolor, el dolor que es albergado en el corazón de estas familias en estas comunidades en Jinotega, en Wiwilí, Nueva Segovia, allá también en Wamblán, Wiwilí Jinotega y en Jinotega municipio. A todos ellos nuestro abrazo y la recomendación. Compañeros el peligro no ha pasado, el huracán salió de nuestro territorio, pero está en Centroamérica y las lluvias siguen y los peligros ahí están”.

Quiero hacer el recuento, aquí tenemos dos compañeros en Wamblan, luego Quilalí la señora María de la Cruz, don Carlos López en Jinotega, una, dos, tres, cuatro y luego los dos niños ahí en Santa Teresa de Carazo. A todos ellos el abrazo de nuestro comandante. Claro que nos entristece cada uno de esos hermanos, hermanas que perdemos en estas circunstancias que son trágicas. Nos duelen esas vidas y tenemos que insistir, cuidémonos hermanos, protejamos la vida y tomemos en serio todas las indicaciones. Si ya estamos albergados para qué vamos a salir, si se ha dicho que nos protejamos en las casas para qué vamos a salir, y cuidarnos, cuidarnos en general, eso es lo que impone esta situación que nos convoca a todos a actuar como ciudadanos responsables, conscientes, eficaces y a toda la institucionalidad, el estado, el gobierno, a proteger, avanzar a resguardar y luego también a restaurar hasta donde es posible hacerlo a lo inmediato, la normalidad de las vidas de las familias”, manifestó.