La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, destacó que este martes se realizó una conferencia virtual en la que se presentó la Ley Especial de Ciberdelitos y la reforma al Artículo 37 de la Constitución Política de Nicaragua.

"Tuvimos hoy una conferencia con más de 220 participantes, organismos no gubernamentales, asociaciones de amistad, comités de solidaridad y embajadores y jefes de misión de nuestra Nicaragua. Hablamos de la Ley especial de Ciberdelitos", dijo la compañera vicepresidenta.

Indicó que los expositores fueron el diputado Carlos Emilio López, la diputada Auxiliadora Martínez y el asesor de la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia, el compañero Silvio Grijalba, también el compañero Melvin Peralta de Telcor.

"Y luego también hablamos, recibimos las preguntas, las respondimos, la Ley de Reforma al Artículo 37 de la Constitución que establece severas penas para los crímenes de odio, cadena perpetua", comentó.

"Cada martes realizamos estas presentaciones importantes para difundir lo que estamos haciendo, la verdad de Nicaragua. La verdad que es amor a Nicaragua, la verdad que se opone al odio, a la calumnia, a la difamación, la verdad que es el contraste, el contraste, porque además todos tenemos ojos para ver, oídos para oír, y sabemos donde está la verdad y donde está el vicio, el vicio de la calumnia, de la difamación y las agendas políticas destructivas y desconectadas además del bien común y de los caminos que recorre el pueblo nicaragüense con buena voluntad. Desconectadas totalmente", dijo.

"Es absurdo cuando oímos, vemos gente hablando, hablando de cualquier cosa, hablando de injerencia, amenazando con injerencias, nicaragüenses sin la gracia de Dios que hoy mientras todos estamos ocupados, desvelados, pero felices porque nos sentimos bendecidos porque Dios nos acompaña, habían ahí algunos señores vociferando sapos y culebras, cinco bollos siempre, cinco bollos gastados, las monedas negritas de tanto estar soterradas y enterradas. Imagínense qué falta, qué falta de sentido común, qué falta de sentido de humanidad. Un pueblo entero dedicado a defenderse, a protegerse, a seguirse protegiendo y defendiendo y protegiendo la vida en todas partes. Y unos cuantos miserables, mezquinos, cinco bollos, de verdad, de verdad con el óxido, oxidados, oxidados por el odio, encorvados por el odio, hablando necedades. Qué increíble, qué falta de conexión con la vida verdadera, oxidados son, de verdad es el óxido el que les ha corroído, ellos mismos han atraído hacia sus vidas óxido. Oxidados, soterrados, enterrados, desconectados del esfuerzo de todo un pueblo para asegurar la vida y hacerlo con respeto, con dignidad, con conocimiento, con apropiación, con experiencia y sobre todo con agradecimiento a Dios", agregó la vicepresidenta compañera Rosario Murillo.