Los Embajadores de la República Islámica de Irán y Nicaragua, Doctor Seyed Taha Hashemi y Francisco Javier Bautista Lara, sostuvieron un encuentro amistoso en el que compartieron el saludo de los Pueblos y Gobiernos de Irán y Nicaragua, cuyos Triunfos Revolucionarios coincidieron en 1979, iniciando la Historia de Amistad, Solidaridad y lucha por construir su destino y superar las continuas agresiones que promueve Estados Unidos en contra de las Revoluciones Populares Victoriosas.

El Diplomático iraní comentó que, después de cuatro décadas, continúan las presiones injustificadas y violatorias, la desinformación y manipulación, asumiendo un comportamiento brutal, que, a pesar del Acuerdo Nuclear logrado después de varios años de negociación en el grupo de Países P5+1, los norteamericanos se retiraron y continuaron generando problemas. Irán ha sufrido sanciones que afectan incluso el suministro de medicina, el País resiste y logra salir adelante. En Nicaragua, recordó el embajador, supera el fracasado Golpe de Estado que contó con patrocinio interno y externo de algunos actores locales, empresariales, no gubernamentales y religiosos, avanza con esperanza hacia el futuro, supera las presiones opuestas al Derecho Internacional, confía en la fortaleza popular y el liderazgo revolucionario, y que se impondrá la sensatez en la comunidad de naciones, quienes, con buena voluntad, haremos prevalecer la verdad.

Los Embajadores reconocieron el papel del Papa Francisco por promover la Paz Mundial y el Diálogo interreligioso, lo que es “una bendición en medio de las tensiones”. La Santa Sede e Irán establecieron relaciones diplomáticas en 1955, hace 65 años, mantenimiento respetuosa comunicación por los propósitos comunes. Recientemente se publicaron “Los manuscritos de Irán y el Vaticano” que datan del siglo XVII. Los cristianos son minoritarios, la mayoría de la población y el estado iraní son islámicos.

Refirieron el fraternal encuentro entre San Francisco de Asís y el sultán egipcio Malek al-Kamel (junio, 1219), hace 801 años, como uno de los gestos de Paz más extraordinarios del diálogo entre Cristianos y Musulmanes. Cada dos años, el Vaticano e Irán promueven un encuentro que se realiza, una vez en Teherán y otra en Roma, para abordar los desafíos del mundo actual. El XI Cumbre fue en la capital iraní (2019), se refirió, desde una visión de Esperanza, al propósito de servir a la Humanidad para fortalecer las coincidencias y la convivencia, contra el unilateralismo y las guerras.

Finalmente, el Diplomático musulmán recordó el mensaje del Corán: “el futuro pertenece a los Pueblos que luchan por su futuro”. Ambos coincidieron en que llegará un día que todas las Naciones vivamos en Paz, sin intervenciones externas, y los opresores no pretendan frustrar las aspiraciones legítimas en la construcción de su Porvenir en Paz.

Roma, Jueves 29 de Octubre de 2020

embajada-nicaragua-iran-encuentro