Como ya es tradición cada 15 días, la Plaza 22 de Agosto se convirtió en la sede de la Feria del Mar, casa de los más ricos mariscos cocinados por protagonistas de la economía familiar con gran trayectoria culinaria.

El espacio gastronómico también representa una oportunidad para las familias de adquirir pescado y crustáceos frescos, traídos de las playas más cercanas como las de Pochomil y Masachapa.

“Ya uno se ahorra el viaje hasta allá, por lo menos yo que tenía pensado ir hoy, pero recordé que a veces vienen estas ferias y consulté y vi que sí en efecto iban a estar hoy, así que decidí venir acá mejor. Los precios son bastante económicos la verdad y ya me voy contento a cocinar a mi casa”, aseguró Marcos Somarriba, quien aprovechó para cumplir el antojo de mariscos que tenía desde hace varias semanas", dijo.

feria-mar

Otros que visitaron el lugar para hacer un desayuno-almuerzo fueron Gerson Ruiz y Valquiria Reyes, una pareja que también asegura estar pendiente de esta feria.

“A nosotros la verdad nos gusta a tomar sopa o pescado entero siempre acá porque realmente lo cocinan muy rico, como somos mucho de comer pescado y camarones, aprovechamos para comer acá y luego siempre nos damos una vuelta para ver qué comprar y tener guardado para la semana”, afirmó Ruiz.

Néstor Cruz, de Nica Asados, refirió que la población llegó desde tempranas horas a pesar de la lluvia con la que arrancó el día, para disfrutar el menú que ofrecen con precios entre los 100 y los 180 córdobas.

“Tenemos el plato del día que es un pescado de una libra, acompañado de arroz con camarones, tajadas, ensalada, salsa a la Tipitapa por 150 córdobas”, precisó.

Otros platillos que se pueden disfrutar son filetes de pescado, camarones empanizados, arroz chino y chow mein entre otros.

feria-mar

feria-mar

feria-mar

feria-mar

feria-mar