El glorioso comandante sandinista Tomás Borge, cumple 90 años de vida fecunda y ejemplar. Guerrillero, político, escritor y poeta. Bien se podría decir que fue el hombre de su siglo. Nada de lo humano le fue ajeno, quienes hemos tenido el honor de conocerlo y tratarlo, sabíamos que estábamos frente a un combatiente por la dignidad humana y un pueblo acosado por la humillación.  
 
Quienes han leído sus testimonios saben que fue cautivado por la obra de Mariátegui, Vallejo y Arguedas. Pero sobre todo por la historia del Perú, su geografía humana y luchas sociales. En realidad, bien se podría decir que el comandante Tomás Borge, fue hechizado por un pueblo milenario, ancestral, trágico y mágico. 
 
A los 90 años regresa desde el fondo del tiempo, para leer sus poemas y recuerda que los pueblos cautivos alcanzan la libertad y liberación luchando. Soportó torturas y carcelerías pero nada pudo doblegarlo. Su ejemplo servirá para que las nuevas generaciones de América, sepan que existió un hombre total, un ejemplo, un paradigma.