Con un acto ecuménico el Centro de Estudios del Desarrollo Miguel d' Escoto Brockmann de la UNAN-Managua y la comunidad universitaria rinden homenaje a la memoria del obispo Pedro Casaldáliga, quien partió a otro plano de vida a sus 92 años.

Casaldáliga fue uno de los principales promotores de la Teología de la Liberación y llamado el Obispo del pueblo, de los pobres, de los oprimidos, pues siempre defendió a los más vulnerables.

A Nicaragua llegó en 1985 cuando el pueblo nicaragüense sufría la guerra financiada por los Estados Unidos.

La maestra Ramona Rodríguez, rectora de la UNAN-Managua y presidenta del Consejo Nacional de Universidades (CNU), expresó que la comunidad universitaria que con este acto se honra la memoria a una personalidad que ha dejado huella, su legado en Latinoamérica, el Caribe y el mundo.

PEDRO1

"Siendo consecuente con su planteamiento, considero que desde la educación universitaria y de la educación en general, debemos continuar aportando a la construcción de ese otro mundo posible y necesario", dijo la rectora.

Agregó que en memoria a Casaldáliga reafirman el compromiso con la población nicaragüense, en especial con los jóvenes del campo fortaleciendo la calidad de la educación y el empeño de trabajar con el entorno natural, con la Madre Tierra.

En el acto estuvo presente el hermano Tomás Valdez, de las Comunidades Eclesiales de Base San Pablo Apóstol de la 14 de Septiembre, quien expresó que es un honor y un gozo estar presente en este acto.

PEDRO1

Estamos aquí para hacer este homenaje ecuménico a un sacerdote que realmente fue servidor de Cristo…Nunca se nos olvida cuando llegó a Nicaragua allá por los años ochenta, visitó nuestra iglesia, la capilla de la Concepción de María en la 14 de Septiembre y ofició ahí con nosotros”, relató Valdez.

Señaló que las Comunidades Eclesiales fueron impulsadas por Pedro Casaldáliga junto a otros sacerdotes, “somos génesis, somos células dentro de la Iglesia”, acotó.

El padre Benjamín Forcano desde España, expresó que no se encontrará a un hombre como él, pues se hizo de todos para todos, con una radicalidad, sabiduría, amor y libertad que sobrecoge.

Recordó que Casaldáliga no viajaba a ningún país desde 1968, pero la Revolución Sandinista fue algo excepcional que decidió viajar a Nicaragua, para acompañarla defenderla y apoyarla con toda su alma en 1985.

PEDRO1

Asimismo, Mario del Rosario Cruz, miembro de la Comunidad Eclesial de La Trinidad, Estelí, conoció y compartió muchos momentos junto con el padre Casaldáliga.

Siempre donde andaba comida con los pobres, hablaba, entre más pobre eran más se les acercaba. Nunca lo vi con alguien fenomenal. Jamás”, dijo Cruz.

Relató que cuando sucedió el huracán Mitch, Pedro llegó a su comunidad y le dijo que lo acompañara a Somotillo, y me dijo “quiero ver cómo está sufriendo esa gente”.

PEDRO1

Cuando íbamos por la carretera, todo estaba inundado. Miraba por todos lados y decía Pedro Casaldáliga: la gente va a sufrir hambre, y eso es doloroso, porque las cosechas se perdieron”. Y al ver todo eso, y las reflexiones que iba haciendo se puso a llorar”, relató Cruz.

La doctora Sofía Clark del Centro de Estudios del Desarrollo Miguel d' Escoto Brockmann, indicó que Casaldáliga tuvo una relación especial con Nicaragua, con el pueblo, visitando las montañas y viendo.

Su intención fundamental era de expresar la solidaridad de la Iglesia del Brasil, con la Iglesia de Nicaragua y entrar en el ayuno junto al Padre Miguel, en sus jornadas de ayuno y también en su esfuerzo por despertar la insurrección evangélica”, dijo Clark.

PEDRO1