La Alcaldía de Managua hizo honor a las tradiciones de santo Domingo de Guzmán, patrono de la capital, con la entrega de la medalla Orden Bicentenario a los tradicionalistas, que durante décadas a través de sus personajes y acompañamiento al santo han dado vida a las celebraciones que cada año se realizan del 1 al 10 de agosto.

La medalla en honor al bicentenario de la capital, Managua, fue entregada por la alcaldesa Reyna Rueda y el vicealcalde Enrique Armas, al Presidente del Comité de Tradicionalistas José Alarcón, conocido como Chepe Largo; también al cacique mayor, Óscar Ruiz; a Reymond y Franklin Chávez, ambos hijos del fallecido Lisímaco Chávez; al tradicionalista Manuel Orozco, presidente del comité de vacas culonas de Nicaragua y a José María Barahona, mejor conocido como Chema Pelón.

Esta medalla del bicentenario todo el equipo de la Alcaldía de Managua la entregamos con mucho cariño y con mucho aprecio y sobre todo con ese ejemplo de fe que nos ha venido acompañando y acompañando a nuestro santo patrono Santo Domingo”, dijo Reyna Rueda, alcaldesa capitalina.

José Alarcón es cargador de la venerada imagen que cada año sale de la Iglesia de La Sierritas hacia la iglesia que lleva su nombre en el centro de Managua. Este año por la presencia de la covid-19 en el país se decidió resguardar a la diminuta imagen considerada por miles milagrosa y hacer un pequeño homenaje en su casa, ubicada en el sector de Gancho de Caminos.

Nosotros los tradicionalistas y cargadores de santo Domingo siempre estamos manteniendo dentro del pueblo la fe católica, siempre manteniendo esa tradición del pueblo, que no debe morir jamás. Un pueblo que está siempre fervoroso con sus tradiciones es un pueblo bendecido. Esta tradición está cumpliendo 165 años y este año no pudimos hacer la procesión pero está dentro de nuestros corazones y acá estamos celebrándolo a nuestro patrón con alegría, fe, devoción y amor”.

El Cacique Mayor

Óscar Ruiz fue nombrado el primer Cacique Mayor que resguardaba la imagen durante el largo peregrinar de diez días.

Hoy, a su avanzada edad sigue bailando al Santo en su casa en Monseñor Lezcano, con su tradicional vestimenta y gran penacho. Al recibir la medalla entregada por la alcaldesa manifestó su agradecimiento.

Estoy cumpliendo 55 años de tradición y 50 años de haber sido nombrado primer cacique mayor de santo Domingo. Agradezco a todos los que me han apoyado y siguen apoyando y que se me reconozca mi personaje con mucho cariño y respeto”.

Él le pide a Santo Domingo que le regale más salud para seguir manteniendo la tradición.

El recordado Lisímaco Chávez

En el barrio San Judas, la orden bicentenario fue otorgada a los hijos de Lisímaco Chávez, quienes cada año se desbordan con música y comida para celebrar junto al pueblo a la milagrosa imagen.

Estamos cumpliendo un año más con esta tradición aunque sabemos que este año de manera diferente. Agradecemos a la alcaldía de Managua que está siempre promoviendo la cultura nicaragüense, rescatando los valores culturales y esperamos que se siga llevando a cabo en los años venideros”.

Las famosas vacas culonas

En San José Oriental, Manuel Orozco, el presidente del comité de vacas culonas, dijo que: “Este es un gran gesto para nuestro barrio San José Oriental de parte del presidente Daniel Ortega y les digo que esta tradición va a seguir aunque no estemos nosotros porque a como se puede ver hay una gran cantidad de niños que nos siguen”.

El Palo Lucio

Finalmente, el recorrido por Managua concluyó en la casa de José María Barahona, mejor conocido como Chema Pelón, quien habita frente a la rotonda Cristo Rey, donde se realiza el inigualable Palo Lucio.

Tengo 45 años de hacer la promesa y comenzó por una promesa de mi hija. Esta zona es la más alegre cada año en estos días por el famoso palo lucio”.

Este tradicionalista junto a su hijo entregó una placa en reconocimiento a la labor que realiza la alcaldesa de Managua, quien siempre apoya estas tradiciones llenas de amor y de fe.

Cuenta la historia que la imagen de santo Domingo de Guzmán fue encontrada en el tronco de un árbol por un leñador, en el año 1855.

Según el historiador cultural Wilmor López la celebración por los milagros concedidos inicia hasta 1885, unos 30 años después, arrebatando de esta manera el patronato de Managua a Santiago Apóstol.

orden-alcaldia-tradicionalistas

orden-alcaldia-tradicionalistas

orden-alcaldia-tradicionalistas

orden-alcaldia-tradicionalistas

orden-alcaldia-tradicionalistas

orden-alcaldia-tradicionalistas

orden-alcaldia-tradicionalistas

orden-alcaldia-tradicionalistas

orden-alcaldia-tradicionalistas