El Instituto de Medicina Natural y Terapias Complementarias llevó a cabo un curso sobre alimentación ancestral de pueblos originarios y afrodescendientes, con el objetivo de poner en actualidad el consumo de estos alimentos olvidados pero que pesen un alto poder nutricional.

La doctora Maritza Ruiz Avilés, coordinadora de investigación docente del Instituto explicó que el curso tiene una carga horaria de cuarenta horas, entre teóricas y prácticas.

En el curso participarán 236 fitoterapeutas clínicos de todos los Silais de Nicaragua que han venido adquiriendo estos conocimientos por bloques.

Tras estos estudios se espera que difundan los conocimientos en sus regiones a los pacientes como una alternativa para tener una alimentación saludable.

"Este curso está dirigido para dar a conocer todos aquellos alimentos que formaron parte de la dieta de nuestros pueblos indígenas Antes de la colonización. Estos eran alimentos que mantenían sanos a los pobladores y que a través de los años se ha perdido el hábito de consumirlos siendo reemplazados por otros alimentos de menos valor nutritivo", detalló la doctora Ruiz.

Estos alimentos ancestrales muchas veces se encuentran en los patios pero la población desconoce que con ellos pueden hacer cereales, tortas, postres, harinas como el caso del amaranto o la sábila.

"Tenemos el amaranto que es confundido con maleza. Tiene un gran aporte proteínico. Era un grano utilizado por los pueblos chorotegas del Pacífico. Al venir los españoles traen el trigo e imponen el consumo de este".

"En la actualidad se conoce que el amaranto tiene un alto valor proteico superior al trigo, superior al maíz y al frijol y con el curso queremos rescatar que el poblador vuelva a conocer este tipo de alimentos que están a la mano para incluirlos en la alimentación", subrayó la doctora Ruiz.