La compañera vicepresidenta Rosario Murillo instó hoy a unir fuerzas para ir adelante ante los desafíos, sufrimientos, dolores, dificultades y los retos que vive actualmente el mundo entero, durante una profunda reflexión en su mensaje de este jueves.

Pedimos a Dios que podamos trabajar en un mundo mejor todos los días, que todo estos desafíos, estos sufrimientos, estos dolores, estas dificultades, estos retos que hemos vivido en el mundo entero, resulte un mundo menos egoísta, un ser humano menos egoísta, menos codicioso, más aterrizado, más aquí en la tierra, porque siempre aprendemos así en la tierra como en el cielo, es decir, vivir nuestra fe y sobre todo, vivir el amor, la esperanza, en el amor al prójimo que esta inesperada desgracia que ha sufrido el mundo, de la que aparentemente vamos saliendo paso a paso, rayitos de luz, rayitos de esperanza, que nos deje un mundo mejor para seguirlo trabajando, seres humanos y familia humana y fraternidad humana, mejores todos, subrayó.

Con virtudes que sepamos cultivar. Bueno, aprender siempre, aprender todos los días a ser mejores, a reconocer los límites que tenemos o que hemos tenido, a reconocer los problemas de cada uno en nuestra interioridad, en nuestra espiritualidad, para aprender a superar y buscar cómo ser mejores, añadió.

Aconsejó a dejar atrás decimos nosotros cualquier forma de egoísmo, de indiferencia, porque estamos llamados a ser familia humana, solos, ha dicho el Santo Padre, el papa Francisco, no podemos, debemos unir esfuerzos, unir voluntades, unir compromisos, unir fuerzas, para ir adelante, solos no podemos.

Que en el mundo mejor que esperamos habitar vayamos minimizando si cabe decirlo, esos rasgos no deseados de nuestra humanidad, que potenciemos las virtudes, lo bueno que tenemos, aprendamos de lo bueno y vayamos alejando sobre todo, la indiferencia, porque la indiferencia nos lleva a pensar con arrogancia, a pensar que somos superiores y esa superioridad es inexistente, señaló.

Porque el ser humano, por muy acaudalado que sea, el ser humano también padece enfermedades, claro, las personas pudientes se atienden de mejor manera, y las personas excluidas por el egoísmo pues, no siempre encuentran la forma de atenderse, añadió.

Nosotros le damos gracias a Dios porque hemos sabido a lo largo de los años construir un modelo solidario donde no destruimos a nadie y buscamos cómo trabajar por el bien común, por la salud, por la vida, para conservar salud, tener vida y hacer nuestros mejores esfuerzos todos los días para aprender, para cuidarnos, para querernos, para trabajar, para prosperar, dijo.

Abogó por un mundo mejor que cuide la casa común. Porque la destruimos y sabemos el costo que pagamos por no cuidar nuestra casa común. Tantas cosas que han sucedido que se achacan precisamente a cómo hemos sido de no ser incluyente, sino egoístas, no reconociendo el valor de la naturaleza y la madre tierra que nos respalda todos los días, porque respiramos, porque vivimos, porque sabemos que dependemos y es lo que no queremos reconocer nunca la interdependencia dependemos del verde que te quiero verde, del verde naturaleza, de las aguas, de los mares, del aire, que debe ser limpio; dependemos y lo destruimos.

Cuánta desgracia. Incremento de tanto desastre. Le llaman natural pero no es natural. Todo eso tenemos que trabajarlo mejor en un mundo mejor, la relación entre ser humano, seres vivos y naturaleza, potenciarla y hacerla buena, exclamó.

Porque nos debemos respeto a la madre tierra, respeto a la naturaleza, respeto a los derechos de la madre tierra como decía aquella proclama, hermosísima, que se llevó a Naciones Unidas, escrita por el teólogo y ecólogo Leonardo Boff, a la que se sumó Nicaragua entre los primeros países, si no el primero, recordó.

Cuánto tenemos que trabajarnos cada uno de nosotros para intentar ser mejores. Humildad en vez de arrogancia. Conciencia, conciencia a nuestra condición humana, con virtudes y efectos, en vez de superioridad. Nunca excluir siempre incluir. No ser indiferente, no ser egoísta. Siempre defender el derecho de todos a vivir con dignidad, dijo.