La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua expresó que este lunes 18 de mayo es un día de conmemoración histórica y de compromiso inmenso con la patria que seguirá siendo libre porque tiene hijos e hijas que la aman, la patria de Augusto Nicolás Calderón Sandino, General de hombres y mujeres libres, nuestra patria.

Nos dio tanto sentido de vida, de fuerza, de esperanza indoblegable, inclaudicable de luchas para vencer, de victorias, precisamente. Sandino y Darío, cómo marcan nuestra idiosincrasia, nuestro carácter, nuestro ser nacional, valentía formidable”, señaló la compañera Rosario Murillo.

Se refirió a Sandino, que aquí estuvo, inmenso, infinito, “aquí vivió, aquí batalló, aquí lucho, por esta patria que todos queremos libres, las mayorías nicaragüenses, que sabemos ser valientes, firmes, decididos, que sabemos defender nuestra soberanía nacional, sentimos a Sandino, su infinito amor a Nicaragua es nuestro amor a Nicaragua, y su espíritu grande. Un ser humano pequeño en el sentido físico, un ser humano humilde salido entre los humildes, de entre los pobres que se alzó como predestinado a Vivir (en mayúscula) porque darse a la patria es vivir”, comentó.

Cuánto aprendimos y cuánto aprendemos de Sandino todos los días. Ese heroísmo suyo, esa grandeza, esa valentía, esa gloria de forjar victorias en el tiempo histórico y en la historia de los tiempos, ese es Augusto Nicolás Sandino, que es el nicaragüense de Niquinohomo, valle de los guerreros, Sandino general de hombres y mujeres libres, cuánto te agradecemos, por habernos dado el deber de sentir cada día dentro de cada uno de nosotros ese sol de libertad que no podemos dejar. Porque aquí nos ilumina y no declina y es precisamente con Sandino en ese sol de libertad que vamos adelante”.

La compañera vicepresidenta Rosario Murillo dio lectura a un poeta extraordinario del gran Pablo Neruda, poeta de Chile y de Nuestra América, poeta luchador, poeta comprometido con las batallas de los pueblos, poeta revolucionario.

Cuándo se refirió a Sandino decía: Aquel amigo”. Sandino hermanado, Pablo Neruda hermanado en las luchas populares, las luchas libertarias, hermanos en las luchas de los pueblos, como somos hermanos en las luchas todos los pueblos de nuestra América Caribeña.

Y dijo Pablo Neruda:

Después Sandino atravesó la selva

y despeñó su pólvora sagrada

contra marinerías bandoleras

en Nueva York crecidas y pagadas ardió la tierra, resonó el follaje:

el yanqui no esperó lo que pasaba:

se vestía muy bien para la guerra

brillaban sus zapatos y sus armas,

pero por experiencia supo pronto, quiénes eran

Sandino y Nicaragua:

Todo era tumba de ladrones rubios:

el aire, el árbol,

el camino, el agua,

Surgían guerrilleros de Sandino

hasta del whisky que se destapaban

y enfermaban de muerte repentina

los gloriosos guerreros de Luisiana

acostumbrados a colgar los negros

mostrando valentía sobrehumana:

dos mil encapuchados ocupados en un negro

una soga y una rama.

Aquí eran diferentes los negocios:

Sandino acometía y esperaba,

Sandino era la noche que venía

y era la luz del mar que los mataba,

Sandino era una torre con banderas,

Sandino era un fusil con esperanzas.

 

Eran muy diferentes las lecciones,

en West Point era limpia la enseñanza:

nunca les enseñaron en la escuela

que podía morir el que mataba:

los norteamericanos no aprendieron

que amamos nuestra pobre tierra amada

y que defenderemos las banderas

que con dolor y amor fueron creadas.

 

Si no aprendieron esto en Filadelfia

lo supieron con sangre en Nicaragua:

allí esperaba el capitán del pueblo:

Augusto C. Sandino se llamaba.

 

Y en este canto quedará su nombre

estupendo como una llamarada

para que nos dé luz y nos dé fuego

en la continuación de sus batallas.

Cuánto orgullo, cuánto nos hace sentir. Gran pueblo nicaragüense. Valiente, valeroso pueblo nicaragüense. Nos da luz y nos da fuego el nombre de Sandino, agregó la compañera Rosario.

Reiteró que en Nicaragua seguimos luchando, “la vida es lucha, la vida es para sentir cada día el deber de cantar, de caminar, el deber de ser amor y dar amor, el deber de vivir desde el alma, el espíritu que nos llama, que nos convoca a ser grandes seres humanos grandes porque Dios nos dio grandeza de espíritu para cultivar grandeza humana, amor al prójimo, Sandino.

Los yanquis que no aprendieron, aquí lo dice Neruda y sobre todo no aprendieron y no aprenden que amamos nuestra pobre tierra amada y que defenderemos las banderas que con dolor y amor fueron creadas”, añadió la vicepresidenta compañera Rosario.

Sandino Torres con Banderas, Sandino Fusil con Esperanza. La Esperanza, el Alma de los Pueblos. La confianza en Dios es el arma de los pueblos. La lucha como el más alto de los cantos para nosotros en esta Nicaragua cristiana y solidaria”.

La compañera Rosario Murillo también destacó el hecho que Sandino, cuánto nos enseña cada día. Porque están las dos vertientes el Sandino guerrillero y el Sandino maestro de espiritualidad. “Y las dos vertientes unidas, integradas para que seamos integralmente humanos con capacidad de luchar para vencer en todos los campos y con capacidad de animar esas luchas desde nuestro gran espíritu cada uno, cada hermano, cada hermano y Sandino llamaba a sus generales hermanos, desde ese sentido de comunidad universal, de fraternidad universal, de familia humana”.

Hermanos y hermanas caminamos, luchamos, somos valientes, somos fuertes, somos dignos, somos Sandino y somos Nicaragua cada uno de nosotros. Y tenemos la luz, y tenemos el fuego y tenemos ese espíritu grandioso para continuar en las batallas”, enfatizó.

Nicaragua agradece los saludos en ocasión del natalicio de Sandino

La compañera Rosario Murillo agradeció todos los mensajes que se han recibido este día de partidos, de la región centroamericana, movimientos sociales, personalidades en nuestra América en general. Hermosísimos mensajes de movimientos sociales, movimientos políticos de Uruguay, Argentina, Chile, de tantos lugares de la patria Grande, Mesoamericana y caribeña.

Destacó el mensaje publicado por el querido compañero Nicolás Maduro, presidente de la República Bolivariana de Venezuela:

A 125 años del natalicio del general nicaragüense que ofrendó su vida a favor de la soberanía de su pueblo, rendimos tributo a su lucha. Augusto C. Sandino, guía con su fuerza indoblegable y dignidad a los hombres y mujeres que resistimos contra el imperio estadounidense”.

Sandino nos guía, Sandino Luz, Sandino Fuego, Sandino Amor, Sandino en la continuación de las batallas”, dijo la compañera Rosario.

También se refirió al mensaje publicado en redes sociales por el canciller de la República Bolivariana de Venezuela, compañero Jorge Arreaza.

Hace 125 años nació en Nicaragua Augusto Nicolás Calderón Sandino, el general de Hombres (y Mujeres) Libres. Sandino y sus compañeros de lucha demostraron que los pueblos de Nuestra América saben y pueden derrotar al imperialismo estadounidense, al activar su dignidad y unidad”.

Podemos y trabajamos para vencer, para derrotar a los poderes que no son espirituales, se llaman poderes, pero son los centros de dominio y de humillación de los pueblos, pero podemos, claro que podemos. Somos hijos de Sandino, somos hijos de Darío, somos hijos de Bolívar, de Martí, de los grandes nuestroamericanos, y sabemos que podemos y sabemos que vamos adelante y sabemos que la dignidad se impone. Cómo nos conmueve un día como este porque somos sangre de esa sangre, nervio de ese nervio. Somos la raza nuestroamericana y caribeña que sabe de luchas y sabe de honor”, finalizó.