Pasaron un poco más de 2 meses sin que rodara el balón en las principales ligas de fútbol del mundo por la pandemia de la Covid-19.

Y este fin de semana, Alemania fue el primero en dar el paso al volver a la actividad de la Bundesliga en su temporada 2019/20. Se jugó la fecha 26 y, además de los resultados, dejó muchas curiosidades que, seguramente, tomarán en cuenta las grandes ligas de España, Inglaterra e Italia cuando reanuden sus acciones previsto para junio.

La pelota rodó en medio de la pandemia bajo estrictas medidas de higiene o protocolos sanitarios para evitar los contagios de coronavirus, por ejemplo, el traslado de los equipos de los hoteles a los Estadios se realizó en varios autobuses (no en uno como normalmente se hacía).Las entrevistas previas a los partidos se hicieron a distancia y los balones fueron desinfectados antes, durante y después de cada partido.

Todos los jugadores, Cuerpo Técnico, recoge pelotas y demás personal involucrado directamente en los juegos (300 personas máximo en cada estadio) usaron obligatoriamente mascarillas.

Los partidos se jugaron a puertas cerradas, así que, las gradas estaban vacías y en algunos casos, los equipos de casa optaron por colocar figuras de cartón en las gradas.

No hubo saludos protocolares y fue común observar choque de codos y puños entre jugadores. Los equipos pudieron hacer 5 cambios (antes eran permitido solo 3) y cada vez que un jugador salía de la cancha debía colocarse una mascarilla e ir al banco de suplentes.

El regreso de la Bundesliga marca el inicio de una nueva era en el fútbol mundial y, seguramente, las otras ligas de élite tomarán en cuenta muchas de las medidas adoptadas por los alemanes.

Es de destacar que el balón no se detuvo en países como Turkmenistán, Bielorrusia, Taiwán y Nicaragua.