La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, dio lectura al Salmo 91 declarando que en estos momentos que el mundo vive una catástrofe global con la fuerza del amor de Dios, venceremos”.

Aquí recibí un bonito mensaje de una de nuestras embajadoras que me dice que en estos días que enfrentamos la pandemia, le cuento -dice- que cuando tenía 8 años yo en el 78, estando en plena guerra de septiembre en mi natal Estelí, Somoza bombardeaba la ciudad de manera indiscriminada, por lo que junto a mi madre estábamos los tres hijos menores 13, 10 y 8 años, los demás se habían ido a la guerra de revolución y mi madre nos enseñó y hasta hoy no se me olvida el Salmo 91”, relató la compañera sobre un mensaje que recibió.

Seguidamente dio lectura al Salmo 91:

1 El que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente.
2 Diré yo á Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en él confiaré.
3 Y él te librará del lazo del cazador: De la peste destruidora.
4 Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro: Escudo y adarga es su verdad.
5 No tendrás temor de espanto nocturno, Ni de saeta que vuele de día;
6 Ni de pestilencia que ande en oscuridad, Ni de mortandad que en medio del día destruya.
7 Caerán á tu lado mil, Y diez mil á tu diestra: Mas á ti no llegará.
8 Ciertamente con tus ojos mirarás, Y verás la recompensa de los impíos.
9 Porque tú has puesto á Jehová, que es mi esperanza. Al Altísimo por tu habitación,
10 No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.
11 Pues que á sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.

Y sigue el Salmo, un Salmo de protección, un Salmo que nos acompaña todos los días de nuestras vidas, pidiéndole a Dios, confiando en Dios, creyendo en Dios, el que mora al abrigo del altísimo, el que mora al abrigo del altísimo sabemos que está bajo la sombra de su poder y el poder de Dios es el más grande. Si Dios con nosotros, quién contra nosotros. Con la fuerza del amor de Dios vencemos compañeros. Siempre más allá. Adelante, adelante, siempre más allá”, expresó.

Nuestro comandante Daniel nos abraza a todos y a todas, dirigiendo todos los días todos los esfuerzos que estamos haciendo para ir adelante y para enfrentar con ánimo y esperanza esta, porque es una catástrofe global, esta circunstancia difícil, compleja que vive la humanidad, esta pandemia global. Con esa esperanza y esa fe cierta en el Dios que todo lo puede”, concluyó la vicepresidenta.