La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, reiteró una vez más en nombre del pueblo y Gobierno su solidaridad y respeto a la familia y a los amigos del poeta y sacerdote, orgullo de Nicaragua, Ernesto Cardenal.

“Nos unimos de manera particular con la comunidad de Solentiname, donde sabemos que se van a depositar sus cenizas, esa comunidad a la que tanto enseñó, tanto entregó esa comunidad que en 1977 fue ejemplo, fue inspiración de lucha de liberación, de lucha libertaria en nuestra Nicaragua”, agregó.

“Y saludos en particular a todos los hermanos y hermanas que allá le esperan”, subrayó.

Destacó que continúan los eventos que siempre se dan alrededor de un duelo, más de un duelo nacional como el que ha decretado el Gobierno de Nicaragua.

“Celebrando la vida, los milagros, porque siempre es un milagro tener una personalidad tan relevante y una personalidad cuyos méritos, cuyos logros, cuyos talentos y cuya disposición estuvo al servicio de Dios nuestro Señor como sacerdote y será conocido en todo el mundo”, añadió la compañera vicepresidenta.