La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, destacó la alegría que se vivió en todo el país durante los festejos de fin de año 2019 y el inicio de una nueva década este primero de enero.

"Qué desborde de alegría el de este 31 y el de este primero de enero. Cómo expresamos nuestro júbilo, nuestro corazón agradecido a Dios por tanta bendición. Fue una explosión de alegría la que vivimos el 31 y ayer primero, todos las familias, los niños, los jóvenes, las mujeres, los abuelitos y abuelitas, unidos en un solo canto gracias a la vida y gracias al Señor porque sonreímos y tenemos el rostro, los rostros, los corazones iluminados con su gracia, el don de Dios, el don de Dios que es la vida, que son cantos de vida y esperanza, el don de Dios que es el amor, que es cariño, la alegría que sentimos y que vivimos en todos los hogares nicaragüenses, esa alegría sublime que precisamente refleja nuestro espíritu, la fortaleza que tiene nuestro espíritu", expresó en su primera comunicación del 2020 la compañera Rosario.

"Es con alegría que caminamos, es con alegría que avanzamos y es la alegría la que nos permite recibir este año con valentía, la alegría de una década que iniciamos para bien, con alma buena y con tanta experiencia de vida. Una década que iniciamos y una década que dejamos. Hemos aprendido muchísimo, hemos aprendido tanto y todos los días decimos: atrás quedan las penumbras, las sombras. Vendrán, vienen otros tiempos, tiempos de luz, tiempos para creer y crear, tiempos para reconocernos llenos de esa fuerza victoriosa que nos permite acoger todos los desafíos, los que lleguen, los que llegan seguramente porque la vida está hecha de luchas y de victorias", añadió.

Señaló que en barrios, comarcas, comunidades y en todos los hogares "sabemos que estamos juntos, reunidos estos días en merecido descanso, fin de década, inicio de otra década y otro caminar que sin duda alguna será para avanzar trabajando, seguros, para avanzar cada día procurando más justicia, para avanzar con la dignidad en alto, para avanzar en paz y bien".

También destacó que "la mejor voluntad de cada uno de nosotros para ser cada vez más sabios, cada vez más pacientes, cada vez más prudentes, cada vez más llenos de convicción de que es con amor, con respeto a esa dignidad alzada del pueblo nicaragüense que vamos adelante como familia, como fraternidad cristiana y solidaria y sobre todo con esa disposición absoluta, esa disposición absoluta a avanzar en generosidad, en patria, paz y porvenir".