Hace 47 años el jugador de béisbol Roberto Clemente realizo su tránsito a la inmortalidad el día 31 de diciembre de 1972.

El pueblo nicaragüense recuerda y honra el legado de solidaridad y amor que realizo el pelotero cuando partió desde su país Puerto Rico hacia Nicaragua para brindar ayuda a las personas que sufrían los estragos del terremoto del 23 de diciembre.

El pelotero de 38 años de edad murió mientras volaba sobre el mar caribe con un cargamento de siete toneladas de alimentos para los damnificados, al caer el avión al mar no dejó rastro de supervivencia.

Clemente no dudo en retribuir su solidaridad y amor al país ya que durante la vigésima edición del campeonato de beisbol Amateur siendo el dirigente de la selección de Puerto Rico, Nicaragua le brindó gran hospitalidad.

El pelotero al enterarse del terremoto que había sacudido al pueblo nicaragüense, comenzó a organizar abastecimientos y fondos para ayudar a las víctimas.

Dicha tragedia ocurrió meses después de haber ingresado al grupo de bateadores con 3000 imparables y siendo jugador estelar.

Clemente era ganador de 12 premios “guantes de oro”, cuatro coronas de bateo, jugador más valioso de la liga nacional de 1966 y atleta del siglo XX en su país.

Por su parte una de los primeros logros fue en el año de 1960 cuando era jugador de los Piratas de Pittsburgh de las grandes ligas norteamericanas; el pelotero llevó al equipo a la Serie Mundial contra los Yankees de Nueva York; llevándose la victoria.

En un segundo encuentro en la Serie Mundial de 1971, luego del triunfo contra los Yankees, el equipo enfrentó a los Orioles de Baltimore, esta vez Clemente era el principal bateador de los Piratas, tenía múltiples premios “Guante de Oro” agregando cuatro coronas de bateo; una vez más el equipo salió ganador.

En 1973 Roberto Clemente fue exaltado al Salón de la fama en Cooperstown convirtiéndose en el primer pelotero latinoamericano en recibir el llamado “Templo de los Inmortales del beisbol”

Al mismo tiempo de su entrada al Salón de la Fama, se inició la entrega del “Premio Roberto Clemente” que se otorga anualmente al pelotero que realice más labores destacadas en la comunidad y el deporte.

Por su parte Nicaragua le rinde homenaje al pelotero con la plaza Roberto Clemente ubicada en el parque Luis Alfonso Velásquez Flores, recordando el legado de solidaridad y amor que dejó a su paso a la inmortalidad.