La compañera vicepresidenta Rosario Murillo, lamentó este jueves que los vendepatrias quieran asaltar el derecho de los nicaragüenses a vivir con dignidad y advirtió que esos personajes nefastos quieren tomarse Nicaragua para volver a robar y saquear el país.

Todos los días hablamos de la condición particular y particularmente arrogante de ciertas personas, que además de creerse superiores, además de caracterizarse por ser cobardes, son vendepatrias y creen que la alcurnia, la cuna, los apellidos, les dan derecho a maltratar, a ofender y humillar a los humildes”, refirió en su mensaje de este jueves.

Imagínense, todos los días hablamos de aquellos que ignoran los derechos humanos de las personas, siempre, históricamente, y sobre todo, nunca hablan, nunca hablan, de los derechos humanos de los empobrecidos, de los excluidos, de los descartados por ellos”, añadió la compañera vicepresidenta de la República.

Dijo que esos personajes históricamente han asaltado el derecho de todas las personas a vivir con dignidad.

Las víctimas de los vendepatrias

Son personas empobrecidas por gente como ellos, personas sencillas y trabajadoras del pueblo, a quienes han querido y quieren volver a arrebatar el derecho a la voz, a hablar, el derecho a la vida, al trabajo, a vivir seguros, vida segura, a la paz, todos los días hacemos alguna referencia sobre el carácter agrio, agresivo y explosivo de aquellos que se creen más”, dijo.

Que nos ven desde arriba. ¿Cuál arriba? ¿Cuál abajo? Todos somos iguales y cuando pasamos a otro plano de vida, no hay arriba, no hay abajo, todos vamos en la misma dirección. Esa es la verdad, no entenderlo es ser realmente limitados”, enfatizó.

Se creen con derecho divino

Se creen, porque se creen más con derecho divino de tratar a los demás como seres inferiores, así nos ven a todos, como inferiores, ni siquiera como sus empleados, ah, porque no tienen ningún reparo en correr a centenares, a miles de personas de sus trabajos, después de que destruyeron Nicaragua”, destacó.

Así nos ven a todos, como seres inferiores. Ninguna consideración. Desde esa cultura que no es cultura, que es incultura, de menosprecio, quieren volver a tomarse Nicaragua para volver a robar”, sentenció.

16 años de saqueo neoliberal

Qué hicieron en los 16 años, robaron, saquearon, explotaron, exprimieron. Los años de la corrupción. Quieren volver a la oscuridad de esos 16 años de atraco inmisericorde de los bienes de todos los nicaragüenses”, dijo.

Son los mismos asaltantes que quieren volver a usurpar Nicaragua para seguir robando y para seguir ignorando la dignidad de las personas. El derecho de todos, a estudiar, a trabajar, por muy humilde que sea el trabajo que tengamos”, sentenció.

Ese trabajo de quienes  se ganan la vida bajo el sol inclemente en las calles, los trabajadores por cuenta propia, es respetable, merece respeto, son personas dignas. Somos todos personas dignas y tenemos derecho a prosperar, a progresar, a trabajar, tenemos derecho a vivir seguros y contentos”, añadió.

Dijo que “la alegría es un don de Dios y tenemos derecho a tener voz, tenemos voz, podemos hablar. Hay quienes se revisten, o son personajes abominables y despreciables que parecen estar siendo reflejados en esos mensajes que se intercambian personalidades, autoridades, mensajes que circulan  en todo el mundo por redes sociales, en los que se les recomienda relajarse, en los que se les recomienda relajarse, en los que se les recomienda distraerse, en los que se les recomienda ver películas, hacer un poquito y dejar de vivir furiosos, porque hay una furia interior, vomitan fuego y se ven tan ridículos esos personajes aquí en Nicaragua que nos ocupan que vomitan fuego pero ni figura tienen porque ni dragones, sencillamente son como los pobres tragafuegos, que en algunos lugares todavía se paran en algunas esquinas, a tragar gasolina y sacar fuego”.

Así son, el pueblo, en la voz de un humilde trabajador reclama y les dicen, perdónenme la palabra por favor, ya dejen de joder, eso dice el pueblo, sabiduría popular”, manifestó.

Queremos vivir en paz quiere decir eso, escuchen, escuchen, impresentables criatura, ojalá Dios y les de la oportunidad para razonar, para reflexionar, y sobre todo les permita conocer el respeto, el respeto a los demás. Todos merecemos respeto por muy humilde que seamos”, explicó la compañera Rosario Murillo.

Y advirtió que “mientras más humilde la persona, más respeto merece, porque cuánto esfuerzo realiza para llevar el pan honradamente a su mesa, a su familia”.

Por favor, cómo vamos a estar viviendo los tiempos de innobles caballeros, que insultan a un trabajador, a ese mismo trabajador y a tantos trabajadores como ese, que han explotado a lo largo de la historia”, afirmó.

La riqueza es de todos

La riqueza es de todos.  Eso ya, a estas alturas, lo sabemos todos también y dignidad tenemos todos”, añadió

“Por qué será que no aprendemos a amar al prójimo, por qué será que es tan difícil vivir como cristianos, practicar el mandato sublime de Cristo Jesús, sencillo, concreto: Amemos al prójimo como a nosotros mismos”, se preguntó.

Desde el pueblo nicaragüense, en el profundo amor a Nicaragua que todos sentimos, exigimos respeto”, demandó.

Respeto a nuestra patria libre.  Oigan al pueblo cuando dice y vuelvo a pedir perdón por la palabra, no es la costumbre de uno hablar así, pero bueno es la sabiduría popular: Ya dejen de Joder. Que quiere decir, por favor ‘con la Paz no se Juega!’ Por favor escuchen ¡con la Paz no se Juega!”, enfatizó

Señaló que “el alma nicaragüense que sabe de luchas y de honor no puede convivir con la torpeza, la bajeza, la estupidez, la elementalidad, la falta de espíritu cristiano, de seres que parecen salidos de otras dimensiones, de mundos desconocidos, del menosprecio, del desprecio”.

La historia de estos personajes es de desprecio, la trayectoria es de desprecio, el que nunca le ha hecho falta el pan solo sabe despreciar porque exige que tiene el derecho de menospreciar y de despreciar”.

Recordemos que Nicaragua es de los nicaragüenses y que aquí manda el pueblo, mandamos los nicaragüenses, a grito partido, vomitando fuego, esos mismos personajes quieren dominarnos ellos y que otras nacionalidades nos dominen, impensable en estos tiempos del mundo”, dijo.

¡Somos libres, dejen de joder

Somos libres, jamás volveremos a ser vasallos o esclavos. Somos valientes y libres. Y no seremos vasallos ni esclavos, mucho menos de quienes patean, enlodan, las banderas sagradas de la patria. Que reciben el amor indeclinable e indoblegable, consecuente y firme del pueblo nicaragüense”, advirtió la compañera Rosario Murillo.

Qué quiere el pueblo, paz, qué quiere el pueblo, trabajo, qué quiere el pueblo seguridad, ya dejen de joder dice la gente, ya dejen de joder decimos todos, déjennos en paz. No merecen ser considerados nicaragüenses porque ni piensen ni actúan como nicaragüenses”, añadió.

Piensan y actúan con botas imperiales. Nicaragua quiere paz, el pueblo nicaragüense sabe de dignidad, recordemos, la voz del pueblo es la voz de la providencia, la voz del pueblo es la voz de Dios, Dios manda paz sobre Nicaragua”, recalcó.

Luego leyó un mensaje que le hicieron llegar algunos líderes religiosos.

Dicen, el lema que el Señor nos ha dado y que profetizamos sobre nuestra nación para el año 2020 es que Dios, Dios nos debe seguir dando la victoria sobre toda adversidad”, citó.

Cerramos y abrimos sobre alas de águila, 2020 año de abrir puertas, abrir caminos de la mano de Dios, así dice el Señor: El que abre caminos en el mar y sendas en las aguas impetuosas, he aquí que he puesto una puerta abierta delante de ti que nadie puede cerrar. Éxodo 19-4, Isaías 43-3. Apocalipsis 3-8”, prosiguió.

Vivimos en dependencia divina, Cristo Jesús nos manda a practicar el amor entre todos y, creo, queremos todos, ser capaces de abrir el corazón, solo que le pedimos a Dios, a nuestra madre Santa María de Guadalupe, a nuestra Madre María Santísima, Inmaculada Concepción de Maria, pedimos, invocamos sabiduría, invocamos que los corazones cerrados y cegados, ciegos por el odio, la ambición, el egoísmo, la insensibilidad se abran y se produzca un milagro del florecimiento en esos corazones”.

Es posible el milagro, Dios todo lo puede, el florecimiento del cariño y sobre todo, de quienes no tienen amor, quienes no demuestran amor, no usen el nombre de Dios en vano. Eso también le pedimos al Señor’, concluyó su reflexión.