Más de mil viviendas del barrio Concepción de María del distrito VI de Managua fueron fumigadas este jueves por el Ministerio de Salud (Minsa) con la finalidad de evitar las enfermedades vectoriales.

La fumigación estuvo dirigida por el doctor Javier Alfaro, epidemiólogo del centro de Salud "Roger Osorio".

Estamos en lo que es la lucha antiepidémica, estamos combatiendo posibles epidemias provocadas por el dengue, el zika y el chikungunya y fumigando todos los hogares para la destrucción de criaderos de zancudos”, añadió el galeno.

Precisó que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional mantiene una lucha antiepidémica permanente para evitar que las familias y los niños puedan ser afectados por las enfermedades vectoriales y por eso también se siguen aplicando el BTI en las viviendas.

Confirmó que las acciones antiepidémicas se continuarán llevando a cabo durante el período de vacaciones de Navidad y Año Nuevo. Nosotros no tenemos días feriados la salud trabaja de corrido”, puntualizó.

Claudia Salmerón, pobladora de ese barrio nororiental de la capital, calificó de muy importante que el Ministerio de Salud mantenga esta jornada permanente del combate hacia el mosquito que provoca las enfermedades vectoriales.

Precisó que esas fumigaciones de las viviendas, además de eliminar los zancudos, también matan a las cucarachas y “gracias a Dios que nuestro Gobierno nos manda a través del Ministerio de Salud a fumigar las viviendas”.

Karely Montoya, integrante de una familia originaria de Puerto Cabezas, calificó de importante esa fumigación que frecuentemente está llevando a cabo el Ministerio de Salud en las viviendas de todos los barrios de Managua.

Claudia Poveda dijo: Nos sentimos agradecidos con este gobierno porque nos ayuda a que mantengamos una buena salud y evitar las epidemias que producen los zancudos con el dengue, zika y chikungunya y esto solo con nuestro Gobierno sandinista lo podemos hacer”.

Dijo que ella como dirigente siempre está recordándole a la población de que hay que mantener limpias las viviendas y sus respectivos patios, así como participar en el “Plan calache” para deshacerse de objetos que pueden convertirse en criaderos de zancudos.