La vicepresidenta de la Duma Estatal de la Federación de Rusia, correspondiente a la Cámara Baja del Parlamento, Olga Epifánova, visitó la planta de vacunas Mechnikov, que se encuentra en Managua.

La importante funcionaria llegó la noche del martes al país para participar de una serie de actividades enmarcadas en el 75 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas, de amistad, hermandad y solidaridad entre Rusia y Nicaragua, las que se fortalecieron con el triunfo de la Revolución Popular Sandinista.

En la visita a la planta Mechnikov, a Epifánova se le explicó el objeto y misión de este proyecto de salud.

"Para mí ha sido muy importante haber venido a esta empresa que está hecha con la colaboración de nuestra agencia medico‑biológica, porque para mí, podemos decir, es como si fuera la primera golondrina internacional. Para mí era muy interesante ver cuáles son los planes porque América Latina está un poco lejos de Rusia y aquí vemos otro cuadro en cuanto a las enfermedades", señaló Epifánova.

Hizo ver que en cada continente existen diferentes tipos de enfermedades "pero hay que saber cómo afectan a la población. A mí me ha impresionado mucho en cuanto a las vacunas contra la gripe y otros medicamentos".

Subrayó que la planta cuenta con la mejor tecnología, lo que permite que los especialistas rusos puedan dotar de estas herramientas a los nacionales.

"Los jóvenes de este país tienen la posibilidad de trabajar con estas tecnologías. Es una posibilidad muy grande para los jóvenes", puntualizó Epifánova.

En su visita, la vicepresidenta de la Duma Estatal es acompañada por funcionarios de la embajada de Rusia en Nicaragua y por el viceministro de Relaciones Exteriores para los países de Europa del Este y Asia Central, Luis Molina.