El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás  Maduro Moros, comenzó sus palabras en la jornada conclusiva del Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, saludando al General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, ocasión en la cual expresó que «donde está Raúl está Fidel», ante un auditorio estremecido en el capitalino Palacio de las Convenciones de La Habana, que contó con la presencia  del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y del Segundo Secretario del Partido, José Ramón Machado Ventura.

Destacó que cuando entró al salón una consigna lo emocionó mucho: «Se oye, se siente, Fidel está presente». «Nos estremecimos porque así es, Fidel está presente en este esfuerzo por encontrar una salida a los intentos neoliberales», resaltó.

Recordó cómo Cuba fue la primera nación en convocar a otros pueblos de América a unirse para enfrentar al imperialismo. Acto seguido mencionó a Chile, la nación que ha despertado ante los intentos del Gobierno de ese país por inyectar más neoliberalismo a esa tierra.

El Presidente venezolano dijo que es una vergüenza que en Chile todavía esté vigente la Constitución del dictador Augusto Pinochet. «Ahora es el pueblo de Chile en las calles el que va a cambiar la Constitución», afirmó.

En este sentido destacó la insurgencia del pueblo contra el modelo de exclusión del capitalismo neoliberal del Fondo Monetario Internacional (FMI) y «acompañamos la rebelión de los pueblos del mundo contra el fmi y el modelo de exclusión», manifestó.

«Eso lo decía, recordando que fue en este escenario, donde Fidel tocó la campana y fueron los movimientos sindicales los que indicaron la primera respuesta. Luego vino la caída del muro de Berlín, la desintegración de la urss y el imperialismo se creyó triunfador para siempre.

«Mucha gente de movimientos de izquierda se quitó la chaqueta. Los años 90 fueron épocas duras, porque se trató de imponer el modelo político del neoliberalismo, un mundo unipolar y vino una segunda respuesta, donde Cuba jugó un papel primordial. Cuba estaba pasando el periodo especial, fue heroico lo que hizo Cuba al quedarse sin el apoyo de la URSS. Cuba resistió, se mantuvo de pie, siguió adelante, dando un ejemplo revolucionario».

Y luego, añadió, en nuestra América se levantó un movimiento fuerte, de izquierda, con un gran líder al frente, nuestro Comandante Hugo Chávez.

«En 1999 impulsamos el proceso popular constituyente para preguntarle al pueblo, si quería una Asamblea Constituyente para transformar el Estado». Puntualizó que el 25 de abril de 1999, el pueblo, con su voto, apoyó la propuesta que le hizo el Comandante Hugo Chávez.

Denunció que desde temprano acusaron al Comandante Chávez de dictador, caudillo y hubo gente, no de derecha, que lo creyó.  «Hoy a mí se me acusa de dictador y se nos persigue y nos acusan de todo para ejecutar un golpe de Estado y hay gente, no de derecha, que se lo cree y teme acercarse a Venezuela y ceden cobardemente al chantaje imperialista», reflexionó.

El estadista bolivariano reafirmó que Venezuela no cederá jamás a un proyecto neoliberal y se mantendrá en un proyecto latinoamericanista, bolivariano y revolucionario.

Precisamente dijo que la Revolución Bolivariana surgió hace poco más de 20 años como respuesta temprana al pensamiento dictatorial y unipolar del imperio y surgió como una respuesta temprana para demostrar que otro mundo es posible para garantizar una educación gratuita, una salud gratuita, una vivienda decente, derechos sindicales y sociales, pensiones y jubilaciones dignas, los derechos culturales; es un modelo alternativo, que demuestra que en tiempo de vacas gordas y en tiempo de vacas flacas sí es posible distribuir las riquezas entre todos.

«La Constitución (de la nueva Venezuela) fue aprobada en referendo constitucional el 15 de diciembre de 1999; este 15 de diciembre cumplimos 20 años. Aquí está la guía estratégica, fue la primera respuesta que pudo lograr la lucha social, la lucha ideológica por la toma del poder político por la vía electoral.

«Ha pasado bastante tiempo, podemos decir que nuestra Revolución mantiene intacto el camino.

«La fuerza revolucionaria de Venezuela, enfrentando campañas mediáticas mundiales, agresión, magnicidio, no es poca cosa.

«Son campañas especializadas las que se hacen contra el chavismo.

«La campaña en Argentina es especializada. ¿Por qué tantas campañas, tanta manipulación, tanto temor?», preguntó  Maduro.

«A pesar de tantas campañas estamos de pie. No es poca cosa decir que la Revolución en 20 años ha ganado 23 elecciones de 25 y estamos preparados para dentro de unos meses ganar la elección número 24».

Destacó que hace dos años, en medio de las guarimbas y los asesinatos en Venezuela, fueron a elecciones, «y eso que dicen que somos una dictadura»; y de 23 gobernaciones ganamos 20 con la suma del 54 % de los votos y dos meses después de 335 alcaldías se ganaron más de 300, y con el 68 % del voto.

Puntualizó que entre los años del 2002 al 2013 se vivió un momento de ofensiva y de esplendor revolucionario con el Comandante Chávez, después del intento de golpe de Estado en Venezuela, y con la llegada de Lula, de Evo, de Tabaré, de Correa, del padre Lugo en Paraguay, de Mel Zelaya en Honduras y con la  Cuba revolucionaria de siempre; cada proceso con sus particulares.

A seguidas dijo que en la región se sufrió un retroceso con el golpe de Estado en Honduras contra el presidente Zelaya, en Paraguay contra el presidente Lugo, y en Brasil contra la presidenta Dilma. Denunció que en el gigante sudamericano se dio también otro golpe de Estado contra Lula para impedirle ganar las elecciones, «y estoy seguro de que las ganará cuando salga de la cárcel».

Señaló que duro fue el golpe en Argentina con la victoria de Mauricio Macri. «La muerte de Chávez fue un golpe duro, pues Chávez era el jefe de una corriente histórica de gran calado».

Agregó que el recrudecimiento del bloqueo económico contra Cuba, en tiempos de la administración de Donald Trump, es un tiempo difícil.

«Después de todo eso, de la férrea resistencia que hemos tenido hoy, a finales de 2019, podemos decir que empieza a configurarse una nueva situación geopolítica en la región y se ha levantado una nueva ola para enfrentar al neoliberalismo».

En tal sentido, señaló tres frentes: el frente de resistencia de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (Alba), con Cuba, Venezuela, Nicaragua, y el Caribe, y destacó su resistencia activa, victoriosa y vencedora.

Y a seguidas expresó que todos estamos seguros de que el indio Evo va a resistir y va a triunfar ante esta amenaza fascista de la derecha boliviana.

El Presidente venezolano dijo que el ultimátum no es contra Evo, es contra el pueblo de Bolivia, esa es la verdad, es el fascismo y «estoy convencido de que los pueblos originarios, los aimaras y los quechuas, así como los mineros, los jóvenes de las universalidades y los movimientos de los barrios van a salir a las calles en Bolivia para respaldar a Evo Morales y desde aquí enviamos un fuerte respaldo a Evo frente a la manipulación y la mentira de la derecha boliviana y de Estados Unidos. Tenemos allí mucha resistencia, un combate».

Indicó que un segundo frente, que se levanta en el horizonte de América Latina, que es brillante y hermoso, está en el presidente Manuel López Obrador, en México,  y en Alberto Fernández en Argentina, un frente progresista, que va a desempeñar un papel clave en América Latina contra el neoliberalismo, en tanto destacó como un tercer frente el conformado por los movimientos populares, que están en las calles en Brasil, en Ecuador, en Colombia y en Chile.

Añadió que el Gobierno de Estados Unidos, tan estúpido como es, y la derecha regional, expresaron que lo que está pasando en Brasil, en Chile y en Ecuador es culpa de Maduro y de Raúl, ¡no!, la culpa de lo que está pasando en esos países la tiene el FMI, y la aplicación de las recetas neoliberales; la culpa la tiene la  búsqueda de alternativas frente a esas políticas salvajes neoliberales de hambre y miseria.

«Queremos un destino común como lo gestara toda su vida el Comandante mayor Fidel Castro. Ese camino hay que labrarlo.

«Si algo aprendimos de Chávez fue la valentía. Siempre recuerdo la valentía de Chávez cuando vino a Cuba. Vino a Cuba a darle un abrazo a Fidel en pleno periodo especial.

«No faltó quien entonces le dijera a Chávez: ¡No vayas a Cuba que te rayas! Estaban en periodo especial y Chávez dijo: ¡Fidel es luz para el continente y yo voy! Y aquí estuvo hace 25 años. Hace falta una dosis de valentía para hacer caminos en la verdad.

«Luego con valentía unimos los procesos revolucionarios, mandatos de Bolívar y de Martí.

 «Y luego la unión de Fidel y Chávez. Hace falta tomar esos caminos de la valentía y atrevernos a derrumbar mitos, chantajes, mentiras.

«Buenos y mejores tiempos hay en América Latina.

«Tengamos la fuerza espiritual suficiente para seguir empujando en nuestro siglo y nadie nos lo quitará».

«Hasta la victoria siempre».