Al asumir el presidente Daniel Ortega Saavedra el primer periodo de esta segunda etapa de la Revolución Sandinista, solamente un 50 por ciento de los hogares contaba con energía eléctrica, cinco años después la situación se incrementó en un 66.7 por ciento, de acuerdo al ingeniero Salvador Mansell, director ejecutivo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel). Para llegar a estos logros tiene mucho que ver la Alianza Bolivariana Para Nuestros Pueblos de América (ALBA).

Al concluir este segundo periodo de Gobierno Sandinista, se tiene planificado llegar al 86 por ciento, permitiendo a unas 306 mil viviendas anexarse al sistema nacional de electrificación, lo que significa que un 1.7 millones de nicaragüenses tendrán el derecho restituido del servicio de energía eléctrica.

Estas metas están contempladas en el Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energías Renovables (PNESER) para beneficiar a 3 mil 666 comunidades, la inmensa mayoría ubicada en zonas rurales y de fácil acceso.

Informó que pronto comienza la licitación para electrificar más de 200 comunidades en el país, actualmente se concluyen obras en otras 60 zonas rurales. Esto permitirá alcanzar en este 2012 el 70 por ciento de cobertura nacional y para el 2016 tener un 86.7 por ciento.

Mansell subrayó que para lograr estas metas se contempla invertir unos 404 millones de dólares, para ejecutar significativas obras, entre ellas la Electrificación Rural por Extensión de Redes, cuyo objetivo es llevar el fluido energético a zonas rurales donde no lo reciben.

Igualmente el proyecto de Normalización de la Electricidad en Asentamientos Humanos Espontáneos, que tiene como finalidad fomentar la implementación de medidas de legalización y adecuación técnica del consumo de energía en los lugares donde viven usuarios no registrados.

Y el ultimo componente es la Expansión del Servicio a Zonas Aisladas con Energía Renovables, para hacer posible el suministro eléctrico promoviendo el uso de fuentes limpias.

“Donde no podamos llegar con nuestras redes ponemos paneles solares, pero el objetivo es llevar electricidad a la población”, dice Mansell, al agregar que esto es una orientación directa del comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República.

Está inversión lleva objetivos colaterales, como el hecho mismo de potenciar la producción agrícola del campo y brindar mejores condiciones para el manejo adecuado de los productos perecederos como la leche, queso y hortalizas, lo que representa un verdadero impulso al desarrollo económico-social de los sectores más pobres.

Su financiamiento es gestionado mediante préstamos y donaciones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial (BM), Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Sociedad Financiera Internacional (IFC), Fondos de Inversión en el Clima (CIF) y Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

Interrupciones eléctricas por falta de generación es cosa del pasado

Mansell reiteró que las interrupciones de energía eléctrica por falta de generación en las plantas, es cosa del pasado y las pocas que se han registrado obedecen particularmente a situaciones ocurridas en Panamá y Honduras, países que forman parte del Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central (SIEPAC). El funcionario explicó que si en una nación del SIEPAC tiene alguna afectación, ésta también tiene incendias en nuestro país.

“Han habido fallas en Panamá que nos ha ocasionado interrupciones de energía, con Honduras de igual forma”, dijo Mansell.

Las afectaciones por las velocidades en los vientos, fenómeno natural en esta época del año tampoco han ocasionado situaciones de alarma, dado las inversiones en las redes de transmisión. Este año se tiene  contemplado invertir unos 149 millones de dólares en mantenimiento y fortalecimiento de los sistemas de transmisión.

Informó que unos 100 técnicos de ENATREL han venido realizando “limpieza” de ramas de árboles, para evitar daño a las líneas de transmisión, logrando de esa manera reducir a la mínima expresión las interrupciones por  corte de los circuitos.

“Si queremos garantizar el mínimo de interrupciones a las familias nicaragüenses, entonces ejecutamos a partir de todo el año y lo desarrollamos un poco más entre noviembre y febrero. Acabamos de terminar la limpieza de una brecha de más o menos 30 metros donde va el recorrido de las líneas principales, porque recordemos que la salida de una línea principales son como las carreteras que unen los departamentos, entonces una suspensión en esa línea provoca la suspensión en toda la región, en varios municipios”, dice Mansell.

En este tipo de trabajo de limpieza de las redes de transmisión Enatrel invierte anualmente unos 6 millones de córdobas, actividad permanente a lo largo de los 12 meses.

En periodos de gobiernos neoliberales se daban un promedio 360 interrupciones semanales, mientras actualmente se reducen a la mínima expresión y cuando ocurren se rehabilita a los pocos minutos.

Visita a municipios leoneses

Este martes Mansell visitó diversos municipios y zonas rurales del departamento de León, precisamente se reunió con pobladores de Malpaisillo, El Jicaral y Limón, lugares donde se ha incrementando el número de familias con acceso a la energía eléctrica.

Informó que parte del trabajo es instar a la población a cuidar y proteger las líneas y evitar el robo de los angulares de las torres de transmisión, así como el daño de las estaciones que permiten llevar la energía a sus hogares.

“Esta comunicación que hemos estado teniendo con la policía, ejercito, la comunidad, la población, nos ha permitido tener una reducción en la sustracción de los angulares”. En el periodo 2007-2011 se compró unos 15 millones de córdobas en reposición de angulares robados por sujetos inescrupulosos.

Detalló que en el 2007 el municipio El Jicaral apenas contaba con un 47 por ciento de su población con servicio eléctrico, en el 2011 se incrementó hasta el 76 por ciento y se ha planteado llegar al 82 por ciento.

En Malpaisillo logró llegar al 80 por ciento en el 2011, después de haber sido encontrado con un 50 por ciento.

De acuerdo a Mansell en Nicaragua el FSLN al asumir el poder en el 2007 se encontró un país con solamente con un país con 54 por ciento de viviendas con energía eléctrica y se concluyó en el 2011 con un 66.7 por ciento de cobertura, lo que significó que 156 mil nuevos hogares tengan electricidad, para permitir 906 mil nicaragüenses.