Andrés, el gran Héroe Nacional de Nicaragua, nacido en la ciudad de Managua en el año 1831, ha sido un emblema de las circunstancias sociales, políticas e históricas de Nicaragua.

Fue hijo legítimo del matrimonio conformado por don Regino Castro y doña Javiera Estrada, ambos descendientes de las familias autóctonas de la ciudad. Era de estatura regular y piel morena.

Su más grande hazaña la conocen todos, pues al participar en la histórica “Batalla San Jacinto” en 1856, el aún tenía unos 25 años de edad. El coronel José Dolores Estrada Vado, comandante de los victoriosos batallones de San Jacinto, declaró:

“El vil soldado Andrés Castro, cuando le faltaron tiros para dispararlos con su rifle de piedra de chispa, con una de las piedras del corral le quitó la vida a uno de los malos”.

Gran hazaña de héroe que tuvo el valor de tomar una piedra y poder lanzarla aún sin tener armas algunas ante todo un ejército gringo.

¿Sabías que existe una medalla con su nombre entregada como reconocimiento?

La Medalla "Andrés Castro",​ que es otorgada por el Presidente de la República a los Maestros y Alumnos de Nicaragua que se destaquen por su excelencia educativa.

Además la Escuela Nacional de Sargentos "Sargento Andrés Castro" (ENSAC) del Ejército de Nicaragua lleva su nombre.

Después de la gloriosa acción de San Jacinto, Castro adquirió una finca situada en los alrededores de Managua, cerca del antiguo Hospital "El Retiro", Pero murió años después por una disputa amorosa con su vecino, en donde el hombre lo emboscó y le dio muerte, atacándolo por la espalda.

El sargento Andrés Castro Estrada simboliza el heroísmo en momentos. Como valiente patriota, demostró que los nicaragüenses estaban hecho de vigor y gloria, y ya sea contra el filibustero William Walker y sus tropas o contra el capitalismo y fascismo actual, donde siempre estará presente en la mente de los que hoy recuerdan y reconocen su legado.

Por eso, en su poema, “Andrés” del poeta Fernando Gordillo asegura:

Pudo más el oro que la sangre.

Toda tu tierra, Andrés.

Desde los lagos al Coco,

desde el Cabo hasta el San Juan.

Es una sola lágrima donde la Patria llora

Lanza la piedra.

¡Lánzala!

A un siglo de distancia, el enemigo,

es el mismo.

 

En el kilómetro 40 de la Carretera Panamericana está el Monumento consagratorio de la valerosa acción del sargento Andrés Castro. Luce airoso su gesto a la entrada de la histórica Hacienda San Jacinto.